lamarea.com

viernes 27 abril 2018

Política

Raúl Sánchez: “Hay que celebrar un referéndum por sentido común”

Aunque no quiere que España se fracture, tampoco quiere vivir en una sociedad en la que no se pueda decidir. De profesión traductor, ha pasado muchas horas de su vida como activista.

26 septiembre 2017
14:19
Compartir
Raúl Sánchez: “Hay que celebrar un referéndum por sentido común”

Raúl Sánchez es de Moratalaz (Madrid) pero se considera, ante todo, ciudadano del mundo. No es muy de fronteras, somos todos ciudadanos de la misma urbe, asegura. Por ello, la independencia de Cataluña le parece un sinsentido. Ahora bien, cuando se trata del derecho a decidir la cosa cambia. Aunque no quiere que España se fracture, tampoco quiere vivir en una sociedad que no le dé la oportunidad de decidir. Es de profesión traductor, pero ha pasado muchas horas de su vida como activista. La Marea ha quedado con él en una terraza en el barrio de Vallecas para hablar sobre el referéndum. Llega puntual y con un discurso que parece haber repetido no pocas veces.

¿Por qué está a favor de la celebración de un referéndum de independencia para Cataluña?

Por varios motivos. El principal es por sentido común. Si fuera una reivindicación minoritaria sería diferente, pero no es el caso,y, por lo tanto, para solucionar el bloqueo del proceso democrático en Cataluña hay que respetar lo que quiere la mayoría. Además, la propia Constitución reconoce que el reino de España es plurinacional.

¿Según los datos recogidos en las encuestas sería suficiente para reconocer una Cataluña independiente?

Desde que se creó el llamado Procés, en 2012, el voto a favor de la independencia se ha demostrado que no es mayoritario, no llega al 50%. Por lo tanto, no habría una mayoría razonable para una independencia. Nadie con sentido común puede hacer una secesión o construir un nuevo Estado con una sociedad dividida en dos mitades. Lo importante es que se pueda decidir y que las cuestiones de la pertenencia o no a un Estado dentro de unos límites razonables estén sujetas a la consulta popular. Es una cuestión fundamental.

¿En qué porcentaje pondría el límite en caso de que saliese el sí a la independencia?

Más que el límite lo que haría sería poner un criterio de sentido común. La democracia es lo que permite decidir a la mayoría sobre el bien común, no sobre el mal común.

¿Un 55% de votos a favor de la independencia sería suficiente para la desconexión con España?

No sé qué decirte, yo creo que no.

¿Y un 65%?

Sí, sería razonable. Si vas más allá de los tres quintos no se puede quedar la cosa como está. Pero no me centraría en la independencia, que en el fondo no la quiere casi nadie y cuando profundizas descubres que en realidad es una minoría bastante loca o fanática la que la desea. Las élites catalanas quieren construir un paraíso fiscal, un Estado comercial, mercantilista y fiscalmente favorable dentro de la Unión Europea, algo que tal y como está el cuadro es muy poco probable.

¿Estaría siempre a favor del referéndum o habría alguna situación que le hiciera cambiar de opinión?

Creo que no puedo imaginar ningún supuesto en el que no estuviera a favor.

¿Cuál es su imagen de Cataluña?

He ido a Barcelona en incontables ocasiones. Mi imagen de Cataluña es mixta, por una parte de la observación y por otra por mi trato y lo que me cuentan los catalanes. Es evidente que hay un universo que es Barcelona y buena parte de la vieja costa industrial y luego todo el resto. Hay una visión deformada de Cataluña como algo homogéneo.

¿Ha sufrido lo que algunos llaman españofobia?

No. Cuando fui por primera vez a Barcelona tenía 22 años y era ya políticamente simpatizante del catalanismo y el independentismo. Luego he sido menos simpatizante pero lo era por mi formación política. Nunca me ha parecido que haya algún tipo de rechazo a los españoles. He visto gente de izquierda que no frecuenta mucho Cataluña o que ha ido a zonas costeras y que le han hablado en castellano, pero cuando se han visto en una situación que no interaccionas en catalán se han sentido molestos, como si hubiera una intención agresiva en ello.

¿Qué opina de lo que le ocurrió al periodista holandés en la rueda de prensa?

Me parece que un periodista tiene que poder entender o que le traduzcan las lenguas oficiales del Estado, y si está en Cataluña, con mayor motivo. Es una arena de combate que en una situación como un atentado en el que hay una demanda de información urgente, la exasperación del periodista le lleve a cabrearse e irse en vez de ir a un colega y preguntarle qué ha dicho. Por otro lado, no me parece bien que el Mayor no le diga quédese en castellano. De lo que se queja el periodista holandés es de que hablen en catalán, podía haber pedido por favor que se lo dijeran en castellano. Cuando hay esa crispación es difícil juzgar. Lo que hay que criticar es ese marco de seguir con la guerra lingüística cuando hay una situación en la que la mayoría de los muertos de las Ramblas no son ni españoles ni catalanes. Sorprende que en una situación de ese tipo se produzca esta anécdota tan lamentable.

¿Cree que el referéndum es la única forma de solucionar el conflicto entre España y Cataluña o hay otras formas?

Hay otras formas, pero ¿cuáles son las más probables? Todas ellas pasan por que haya una mayoría política y social que vote cambiar la Constitución. Veo poco factible que se produzca una consulta en los términos en los que estamos… Por otra parte, tal y como se está haciendo ahora, el llamado Procés es muy sectario y peligrosamente nacionalista.

Estamos viendo cómo cada día la tensión crece, ¿cree que el 1-0 será un día violento o pacífico?

Creo que será pacífico. Puigdemont sabe que la relación de fuerzas está completamente empantanada, no se mueve y que tienen que seguir adelante. Creo que lo más probable es que haya un amago, un gesto de hacer el referéndum pero que finalmente no lo harán y echarán la culpa a la represión del Constitucional y al gobierno de Rajoy y eso precipitará las elecciones, que serán constituyentes. Ahora bien, en esas elecciones, lo que se intentará hacer es ampliar la base social y electoral del derecho a decidir a través de una posible alianza de Esquerra con Los Comunes y también se intentará seducir al PSC para que rompa con la disciplina que intentará imponer Pedro Sánchez.

¿La inacción del Gobierno de España como estrategia ha aumentado el número de independentistas?

El origen del nuevo independentismo, es decir, el que sustituye al catalanismo de Pujol se remonta a  la segunda legislatura de Aznar y luego a la gran torpeza de Zapatero de recortar el Estatut y no haber presionado fuertemente, llamando a la puerta de la Casa Real y a la judicatura, y no haber presionado también al Constitucional, que anuló el Estatut. Estoy muy de acuerdo con Javier Pérez Royo, que ha escrito algunos artículos en los que habla del Estado de excepción constitucional. El Constitucional anuló el Estatut siendo un tribunal de chichinabo, que no es ni el alemán ni el Supremo estadounidense, y que no tiene legitimidad ninguna para hacerlo, y es lo que ha dado alas a ese independentismo, y con legitimidad.

¿Entiende el sentimiento de identidad catalana?

La identidad catalana entendida como la narración de una Cataluña igual a sí misma y que vive y late a través de los siglos a mí me parece una falacia. Tengo afecto por el catalanismo popular que va desde la CNT, los sindicatos, el PSUC, el Poum y todas las formaciones que han existido junto al anarquismo de Ferrer Guàrdia. Yo diferenciaría esto del catalanismo conservador y de derechas que tiene muchas resonancias carlistas como las tiene el nacionalismo racista de Sabino Arana.

¿Ha conocido a personas de otras comunidades que sientan por su tierra lo que los catalanes sienten por la suya?

Sí, tengo amigos castellanistas independentistas y también voy relativamente a Andalucía y también lo ves. El problema que se produce ahora es que hay una mezcla de sustancias que pueden ser muy tóxicas. El juego peligroso que está haciendo la CUP es que está mezclando ese catalanismo popular republicano, integrador y no racista, que parte de la migración, con el adoctrinamiento identitario de los años 70, que viene de Valencia, de Joan Fuster, y eso es muy peligroso. El gran problema de la CUP es que quieren hacer la independencia aliándose con los explotadores y luego quiere derrotar a los explotadores para que se haga justicia social, y la justicia social, razonablemente, le llevará a una solidaridad territorial con los trabajadores de su área económica, porque si eres rico vas a tener migración y qué vas a hacer con esa migración que será fundamentalmente aragonesa, castellana o andaluza…

¿Por qué hay tantos españoles que no se atreven a pedir que se celebre un referéndum?

No sé decirte. Hay gente a la que directamente le da igual y, si ves el grueso de votantes del PP, son de más de cincuenta años. El PP y el PSOE es actualmente un partido de viejos.

¿Es imposible una España sin Cataluña?

Sí. Sin duda. Se puede ir tirando, pero España es la integración de unos reinos históricos, que tiene consolidado en el mercado europeo una cierta especialización productiva, turismo, construcción e industrias… Cataluña reúne todo eso. Desde el punto de vista financiero, la potencia catalana es más de un cuarto del PIB español. Es inviable, no puedes ocupar la posición que tienes si se te va Cataluña y está claro que si se va, el País Vasco no se va a quedar como está.  

Donación a La Marea

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Alfonso Álvarez-Dardet

Alfonso Álvarez-Dardet

8 comentarios

  1. Gonzalo
    Gonzalo 13/10/2017, 01:09

    En resumen como el chaval ve poco factible que se cambie la actual constitución se la salta a la torera

    según el ahora los países se gobiernan por sentido común y no por las leyes, eso si por su sentido común no por el de los demás

    y lo que dice de los mayores de 50 que lamentable, espero que a sus abuelos y padres les trate mejor y no como desechos sociales sin voz en la sociedad

    Responder a este comentario
  2. Gonzalo
    Gonzalo 13/10/2017, 00:54

    El Tribunal Constitucional Español se compone de 12 miembros (Artículo 159), el alemán de 16 y el estadounidense 9
    ¿Porque el español es de chichinabo? ah ya vale porque no da las sentencias que a ti te agradan

    Responder a este comentario
  3. Gonzalo
    Gonzalo 13/10/2017, 00:36

    Primera mentira dice “la propia Constitución reconoce que el reino de España es plurinacional”

    La palabra plurinacional no aparece en toda la constitución española, lo que si aparece es que existen nacionalidades con derecho a autonomia no a independencia

    lo cito

    Artículo 2
    La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

    Vaya mentira “”
    que yo sepa ningun gobierno via rapida ha modificado lo que esta prohibido por los articulos 86 y 186

    Artículo 86
    1. En caso de extraordinaria y urgente necesidad, el Gobierno podrá dictar disposiciones legislativas provisionales que tomarán la forma de Decretos-leyes y que no podrán afectar al ordenamiento de las instituciones básicas del Estado, a los derechos, deberes y libertades de los ciudadanos regulados en el Título I, al régimen de las Comunidades Autónomas ni al Derecho electoral general.

    Artículo 168
    1. Cuando se propusiere la revisión total de la Constitución o una parcial que afecte al Titulo preliminar, al Capítulo segundo, Sección primera del Título I, o al Título II, se procederá a la aprobación del principio por mayoría de dos tercios de cada Cámara, y a la disolución inmediata de las Cortes.
    2. Las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y proceder al estudio del nuevo texto constitucional, que deberá ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras.
    3. Aprobada la reforma por las Cortes Generales, será sometida a referéndum para su ratificación.

    Responder a este comentario
  4. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 27/09/2017, 21:42

    Si no quieres que España se fracture supongo que te sientes español. Es decir nacionalista, me parecería muy bien si esta España fuera un estado federalista y con libertades; no la España caciquil, antidemocrática, franquista, católica y manipulada a la que nos conduce de vuelta la ultra derecha que nos gobierna.
    Si el dócil rebaño de súbditos no lo sabe ver, si prefiere seguir durmiendo, o vas a remolque de los que duermen o decides ser tu mismo.
    En estas condiciones mejor ser nacionalista catalán que español.
    Para liberarse de la dictadura española, pues ésto que tenemos no es precisamente una democracia, no; la izquierda y la derecha catalana es lógico que vayan juntas, luego ya pelearán por sus intereses.

    Responder a este comentario
    • Gonzalo
      Gonzalo 13/10/2017, 00:47

      Franquista??? pero aun no te has enterado que Franco ha muerto
      Catolica??? si por eso hay musulmanes, protestantes, judíos y ateos en España
      Antidemocrática??? por eso puedes votar en elecciones municipales, provinciales y nacionales
      Despierta que vives en el pasado!!!
      La izquierda y la derecha catalana cuando logren la independencia por lo único que lucharán es por convertir Cataluña en un erial.

      Responder a este comentario
  5. Maria
    Maria 27/09/2017, 10:28

    A ver… La sociedad no está dividida ni en dos mitades a causa del independentismo igual que no lo está a causa del orígen o la religión, todo eso es transversal. Si hay algo que divide la sociedad catalana en dos o más és el poder adquisitivo de cada uno…igual que en toda Europa.

    Votar en democracia no se traduce en lo mejor para todos sinó en la opción que la mayoria cree mejor: véase la Espans pepera, por ejemplo.

    Que se supone que debia hacer la CUP (independencia y socialismo) ante la opción de posicionarse con o contra una opción independentista? Recuerdo que decidió quedarse fuera de la coaclición que ahora és Junts pel Sí.

    Si no tienes la máquina no puedes usarla.

    Su conocimiento de Catalunya és de puro libro. Seria muy sano que todo aquel que se siente y actua como izquierdista pase a pensar como se ha posicionado aqui la izquierda (la que siempre a luchado en Catalunya) para entender que lo de juzgar el comportamiento politico desde fuera és muy pobre.

    Responder a este comentario
  6. Agustin
    Agustin 26/09/2017, 18:30

    PUIGDEMONT, UNA PALABRA TUYA BASTARÁ PARA SALVARNOS.
    Nadie se atreve a decir la verdad de lo que está ocurriendo en Cataluña, de lo que va a pasar próximamente; nadie se atreve a desvelar la historia que siempre se repite una y otra vez en entre los pueblos y entre las personas que llevan hasta el final sus ideales o sus creencias ideológicas.
    El gobierno catalán en la sombra está avanzando sus planes de independencia de forma sigilosa y este próximo 1-O dará su primer y mayor golpe a la democracia actual y dinamitará de forma clara y contundente toda posibilidad de entendimiento con el estado español.
    Va a ser la gran batalla de Barcelona y Cataluña entre las fuerzas policiales del estado español y los cientos de miles de luchadores organizados en grupos de defensa que se enfrentarán en las calles a dichas fuerzas que se verán desbordadas por todas partes y no podrán controlar la situación.
    Nacerá un doble poder en Cataluña.
    No va a ser una jornada cualquiera, la votación al referéndum independentistas se va a convertir en la primera de las muchas batallas que se van a librar contra las fuerzas de ocupación del estado español, ya que la insumisión va a ser general y se van a poner en pie todos los sectores privados y públicos en esta guerra de desgaste hasta la victoria final.
    Las cosas estan así, estaban ya de esta manera planificadas por el bando secesionista y solo falta saber que planes y en que tiempos se harán los del gobierno de Rajoy. Todo confluye al mayor enfrentamiento popular realizado en nuestra historia desde la última guerra civil del 1936.
    Nadie quiere una guerra, nadie dice que va haber una guerra, pero todo indica que incluso es imposible impedirla, es como si una gran presa de agua se rompiera y la gran ola comenzase a arrasar rio abajo todo lo que estuviese en su cauce, solo quedaría la opción de marcharse lejos del curso del rio para aquellos que quieran salir vivos de la acometida.
    Tenemos todos los ingredientes en las personas que van a dirimir este combate, historia, celos, odios, rencores, revanchas, y sobre todo, todos tiene una carga ideológica suficientemente alimentada y que necesita de alguna manera explotar ya, sin reflexionar las consecuencias de sus actos, y dirimir sus viejas diferencias una vez por todas.
    Estamos ante un hecho de una gran transcendencia histórica para el devenir de España y que está dirigido por dos dirigentes, Rajoy y Puigdemont, que no les va a temblar el pulso para tomar las peores y más graves decisiones para millones de catalanes y españoles.
    Esto ya es una cuestión de fuerza, de ver quien es capaz de tumbar al adversario. Los secesionistas catalanes están lanzados y confiados de que su estrategia que pasa por movilizar a sus cientos de miles de soldados clandestinos escondidos en la sombra pueda ser capaz de movilizar al resto de la población catalana e involúcrala para su beneficio en esta lucha final.
    El gobierno de Rajoy está adoptando una estrategia pasiva de ir viendo como asoma la cabeza de la serpiente, pero esta estrategia le lleva a estar por ahora a merced de los movimientos del adversario y tarde o temprano tendrá que asumir que tendrá que lanzar una guerra sin cuartel en todos los frentes, no solo el catalán, sino en el resto del estado ya que también se incrementará la respuestas a su guerra.
    Va a ser la batalla de Barcelona, la más fuerte y dura y el comienzo de la guerra de independencia catalana.
    Cuánto va a durar y cuantas víctimas se va a llevar este enfrentamiento fratricida entre españoles; nadie lo puede adivinar, pero seguro que serán cientos de muertos y miles de heridos lo que llegarán a los cementerios y hospitales.
    El ejército independentista no le importa ese sacrificio, saben que sin muertos y heridos no hay épica nacional para contar y cantar a sus descendientes en las escuelas del futuro. Miles de jóvenes van a intervenir por primera vez en esta batalla y se van a convertir de la noche a la mañana de estudiantes en soldados guerrilleros revolucionarios que lucharán con bravura y saña en las calles catalanas contra el enemigo invasor.
    Europa está ya avisada, Trump conoce los planes de Rajoy, nadie dice nada, nadie dice guerra, nadie quiere oírla, pero todos en el fondo saben que es imposible parar lo que en el fondo todos quieren que ocurra de una vez por todas.
    La historia nos ha vuelto a dar una mala pasada, nos ha dado la espalda, podemos avanzar en todos los campos de la ciencia y de la cultura, podemos vivir mejor que nuestros padres y abuelos, tener una buena educación y sanidad, pero parece ser que no es suficiente ya que también podemos avanzar en el odio, la sinrazón de unos pocos, el fanatismo ideológico y todo ellos mal que nos pese, nos lleva siempre a la destrucción de muchas sociedades y de muchas vidas humanas que prestaron sus brazos para defender unas causas inverosímiles en pleno siglo XXI.
    No es una guerra legal lo que se está preparando en Cataluña, es una guerra medieval de Duques y Marqueses que se rebelan contra el Rey, sumando en sus huestes a sus fieles y explotados vasallos diciéndoles que es el Rey Español el causante de todos sus males y sufrimientos.
    Si alguien sabe cómo detener este fiasco social debería hacer algo ya, el tiempo, los días o las horas corren para narrar esta nueva historia tenebrosa de nuestra España incomprendida.
    RAJOY, UNA PALABRA TUYA BASTARÁ PARA SALVARNOS.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

_blank

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

mi master - la marea

Última hora

Tus artículos

¿Dónde está mi derecho a decidir?

"Se trata de hacer valer una más que dañada democracia, que parece que nunca acaba de despertar"

Los socios/as escriben

Mentalidad postcapitalista

"Lo de la meritocracia resultaría de risa si no tuviera unas consecuencias tan crueles. ¿Qué méritos han hecho los ocho hombres más ricos del planeta para tener la misma riqueza que los 3.600 millones de personas más pobres?". Antonio Zugasti reflexiona sobre el imaginario capitalista.