El dinero del wahabismo de Arabia Saudí y Qatar en España (1)

Tan irresponsable es incidir en la generalización sobre los musulmanes como pasar por alto la importancia de corrientes ideológicas religiosas intolerantes que financian, promueven y difunden un mensaje de odio que no tiene cabida en una sociedad abierta y democrática

Una de las causas más importantes para evitar el odio a los musulmanes es identificar correctamente a los responsables de que el discurso integrista y radical cale entre algunos de sus miembros. Tan irresponsable es incidir en la generalización sobre los musulmanes como pasar por alto la importancia de ideologías religiosas intolerantes que financian, promueven y difunden un mensaje de odio que no tiene cabida en una sociedad abierta y democrática. El wahabismo y el salafismo son dos corrientes diferentes sunitas pero imbricadas por un mismo concepto, el takfirismo. Que significa la expulsión del distinto, no concebir al resto de musulmanes como verdaderos y el rechazo al que no practica ni su religión ni su misma acepción de la misma. En esencia, el wahabismo y el salafismo son discursos de odio.

Arabia Saudí es, junto a Qatar, uno de los países difusores más importantes de la corriente fundamentalista del wahabismo. La visión del Islam wahabí de su profeta Muhammad Ibn Abd Al Wahhab, que data del siglo XVIII, preconizaba un ideario mucho más riguroso para todos aquellos musulmanes que según él se habían desviado del verdadero mensaje del Islam. La unión de esa visión integrista del Islam y Arabia Saudí se dio en el año 1744 por el acuerdo pactado entre el predicador y Muhamma Bin Saud, fundador de la dinastía Saud a la que hoy pertenecen los sátrapas del Estado actual de Arabia Saudí.

“La exportación por parte de Arabia Saudí de una rama rígida, fanática, patriarcal y fundamentalista del Islam conocida como wahabismo, ha alimentado el extremismo global y contribuido al terrorismo”, analizaba Scott Shane en un artículo en The New York Times. La visión extrema del Islam coaligada con la dictadura saudí ejerce una dramática influencia sobre el yihadismo dependiente de la corriente salafista, que persigue devolver La Meca a unas postulados utópicos de pureza islámica.

Por ello, paradójicamente, el terrorismo de raíz salafista actual es una serpiente venenosa creada por la visión dogmática de la religión que alimentan los Estados wahabistas de Arabia Saudí y Qatar, y que creció con el antiimperialismo, pero que no dudaría en matar a su creador si tuviera la oportunidad de conquistar La Meca.

Wahabismo en España

La mezquita de la M30, o Centro Cultural Islámico de Madrid, fue inaugurada el 21 de septiembre de 1992 con la presencia del rey de Arabia Saudí Salman Ben Abdelaziz y el rey Juan Carlos I. La inauguración se produjo 11 años después de un acuerdo al que habían llegado 18 países musulmanes con presencia diplomática en España y sólo después de que el rey Fahd de Arabia Saudí hubiera puesto 2.000 millones de pesetas (12 millones de euros) para la construcción del complejo de seis plantas y más de 12.000 metros cuadrados.

El actual imán de la M30, Hussam Khoja, se ha pronunciado en diferentes ocasiones en contra de la violencia y contra la visión integrista y rigorista que nutre a los terroristas salafistas y el Estado Islámico, enarbolando su independencia ante el dinero wahabí que financia la mezquita pero ejerciendo el discurso implantado y gestionado desde La Liga del Mundo Islámico, la coalición islámica internacional que dirige la mezquita. El anterior imán, Moneir Mahmud, un suní de nacionalidad egipcia que ejerció de profesor e imán en Arabia Saudí, siempre ha rechazado influencia wahabí en su discurso y también sufrió el desprecio de los asistentes más radicales a su mezquita por sus discursos contra Abu Qutada, un clérigo radical próximo a Al Qaeda. Estos son dos ejemplos paradigmáticos de la controversia entre dos discursos integristas como el wahabí y el salafista por el control del mundo musulmán.

La mayor radicalidad del discurso no se da en las mezquitas grandes a cargo de los imanes plenamente identificados, sino en pequeños lugares de cultos ilegales y clandestinos, o centros islámicos de menor tamaño. Sin embargo, no es menos cierto que la financiación de Arabia Saudí de las principales mezquitas en España y en Europa legitima una visión rigorista del Islam desde los grandes centros de oración. El dinero saudí está en las mezquitas de Marbella, de Whitechapel, en Londres, del rey Fahd en Los Ángeles o de Saint-Etienne, en Nantes. En el momento de la inauguración de la mezquita de la M30 los musulmanes moderados ya advertían del peligro de la implantación de la visión saudí del Islam: “Arabia Saudí pretende ser la representante verdadera del Islam, pero no lo practica”, afirmaba Jalifi Riadh, un profesor tunecino de ley islámica en un artículo de El País en 1992.

La mano de Arabia Saudí en la propagación del discurso del odio es tolerada por parte de los responsables políticos. En mayo de 2016 fue permitido un sermón en el Centro Cultural Islámico de Cornellá en la mezquita Al Tauba del imán saudí Saleh Al Moghamsy. Este clérigo, responsable de la mezquita de Quba en Medina, ha llegado a defender la santidad de Osama Bin Laden por encima de la de cualquier otro infiel.

Un informe del CNI al que tuvo acceso El País en el año 2011 advertía del escaso control que se tenía sobre el dinero que Arabia Saudí y Qatar, junto a otros cuatro países como Kuwait, Emiratos Árabes, Libia y Marruecos enviaban a comunidades musulmanes y cómo acababan financiando organizaciones radicales y células islamistas. Nada ha servido para que la política exterior española cambie su postura frente a los petrodolares de las dinastías wahabitas.

La financiación de las mezquitas en España es solo una de las partes más evidentes del incesante flujo de dinero que las dictaduras de Arabia Saudí y Qatar usan para ampliar su influencia. Los negocios al más alto nivel y las fuertes inversiones de capital en empresas españolas, junto a los jugosos negocios que proporcionan estos países, hacen que se sea muy laxo con el discurso del odio que promueven y al que dan soporte.

‘El dinero del wahabismo de Arabia Saudí y Qatar en España’ forma parte de una serie de artículos que serán publicados en los próximos días.
Donación a La Marea

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

11 respuestas a “El dinero del wahabismo de Arabia Saudí y Qatar en España (1)”

  1. La libertad de culto debería considerarse un derecho estrictamente individual y no de colectividades. Una persona tiene derecho a creer en lo que quiera pero ello no debería darle derecho a propagar su credo con el apoyo material de congregaciones, estados o empresas de cualquier tipo. Soy americano y aquí el derecho de católicos, evangelistas, mormones, musulmanes, etc. a propagar su culto es directamente proporcional a la falta de derecho a mantener su credo por parte de las poblaciones indígenas que los padecen

  2. Todo eso es cierto. Está bien escrito y explicado. Pero, entonces ¿por qué se acepta desde Podemos el tema de Kichi?
    Porque eso da una imagen de la izquierda, que no debería darse. Y eso lo único que hace es dar mas votos al PP. Por si no se recuerda la entrevista de Évole a Kichi, aqui la dejo. Es una pena que a la izquierda, se la asocie a esa incoherencia total y absoluta que lleva Podemos con el tema Saudí. Poneros de acuerdo, pero asi, con esas contradicciones, eso no es izquierda: http://www.lasexta.com/programas/salvados/mejores-momentos/jordi-evole-le-muestra-a-kichi-las-contradicciones-entre-su-discurso-pacifista-antes-de-ser-alcalde-de-cadiz-y-el-de-ahora_2017022658b33b2c0cf2fa92de50bd16.html

  3. Presuponía que estos negocios los efectuaban en secreto representantes de los fabricantes de armas, cobrando la correspondiente comisión, no sabia que se trataba de tratados a este nivel.

  4. […] La pregunta ahora es, ¿por qué la comunidad internacional no ha reaccionado como lo hizo con Sudáfrica? ¿Por qué no ha practicado una política de aislamiento internacional con Arabia Saudita para presionar al gobierno a fin de eliminar este injusto y degradante trato con una parte de su población? Sí, ya sé que todos conocéis la respuesta: el petróleo. Pero, ahora viene una pregunta más, ¿por qué los gobiernos occidentales dicen que estamos en una guerra contra el yihadismo, islamismo radical, el ISIS, antes Al-Qaeda, si está más que demostrado que la financiación y la fuente ideológica de dichos grupos proviene de jeques, líderes religiosos y grupos de presión sostenidos por Arabia Saudita? Leed sino este artículo en titulado “El dinero del wahabismo de Arabia Saudí y Qatar en España”. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner