lamarea.com

domingo 22 octubre 2017

Internacional

BEI: Repentina desaparición de abejas en una selva de Madagascar (y4)

Una compañía canadiense recibió financiación para explotar minas de níquel y cobalto. Antes de hacerlo, empleó insecticidas para proteger de la malaria a los trabajadores.

13 agosto 2017
09:37
Compartir
BEI: Repentina desaparición de abejas en una selva de Madagascar (y4)
Imagen satelital de laguna de residuos (o de relaves) mina de Ambatovy, cerca de Tamatave © Google Earth

AMBATOVY (MADAGASCAR) // En medio de la densa selva tropical, a 20 kilómetros al sur de Tamatave, el principal puerto de Madagascar, se abre un vasto espacio de lagos y tierras de color rojo. Es la mina Ambatovy, una operación masiva para extraer níquel y cobalto, un proyecto iniciado en 2007 por la compañía de minas canadiense Dynatec con financiación de instituciones de desarrollo internacionales. El BEI aportó el 8% del dinero, un préstamo de 305 millones de euros.

Antes de que la explotación comenzara de verdad en 2012, se habían empleado insecticidas para proteger a los trabajadores de construcción de la malaria. Pero la gente que vive cerca de la mina notaba que algo iba mal. Desaparecieron las abejas y la falta de polinización llevó a una destrucción de las cosechas. “Tenía 330 colmenas, pero desde 2007, todas las abejas murieron a los tres meses”, cuenta Jean-Louis Bérard, un arquitecto francés jubilado que posee 300 hectáreas de tierra. Calcula que se perdieron 40 toneladas de miel, 1.000 toneladas de arroz, 30.000 toneladas de lichis, 10.000 toneladas de cocos y 1.000 toneladas de café cada año. La mina afectó a un área de 2.500 hectáreas y varios hogares fueron desplazados.

Los expertos del Comité de Denuncias del BEI investigaron el problema. Finalmente, sus responsables se dieron cuenta de que no tenían la experiencia suficiente para llevar a cabo un análisis tan complejo y nos les quedó más remedio que encargárselo a una pequeña empresa de Colorado (EEUU) llamada CAM. Esta compañía avisa a los prestamistas, pero es contratada y pagada por Ambatovy. Es una práctica común en proyectos de desarrollo y criticada por crear potenciales conflictos de interés.

Más información en: https://www.eibinafrica.eu

 

Donación a La Marea

Laurece Soustras y Riana Raymonde Randrianarisoa

Laurece Soustras y Riana Raymonde Randrianarisoa

1 comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM53 – Octubre 2017

Tus artículos

Damos asco. Carta a nuestros hijos e hijas

"Me da mucho miedo lo que veo, pero me invade la esperanza cuando te veo. Sé que en ese cuerpo diminuto caben cosas como el respeto y la dignidad", escribe Noelia Ordieres.

Diálogo

"Mañana, o pasado, cuando nos despertemos, tendremos que volver a convivir entre nosotros. ¿Seréis capaces de miraros a la cara después de generar tanto odio?", se pregunta el autor