lamarea.com

jueves 22 febrero 2018

Internacional

Dos soldados marroquíes condenados a cadena perpetua por ayudar a saharauis

Según el tribunal militar, los dos soldados destinados al sur del Sáhara Occidental incurrieron en delitos de alta traición al ayudar a que civiles saharauis huyeran hacia los campos de refugiados de Tindouf, situados al sur de Argelia.

06 julio 2017
16:07
Compartir
Dos soldados marroquíes condenados a cadena perpetua por ayudar a saharauis
Hombre saharaui con turbante cerca del campamento de refugiados de Dajla, Tindouf. Foto: José Bautista.

El Tribunal Militar de Rabat ha condenado a cadena perpetua a dos soldados del Ejército marroquí por “incorporarse al enemigo” e incurrir en delitos de alta traición al ayudar a que civiles saharauis huyeran hacia los campos de refugiados de Tindouf, situados al sur de Argelia y gestionados por el Frente Polisario.

Según la información del diario local Assabah y que difundió la Agencia EFE, los militares, con rango de sargento y sargento primero, están destinados en Bir Ganduz, en la zona sur del Sáhara Occidental. El Tribunal Militar de Rabat afirma, además, que estos soldados son culpables de “incitar a la incorporación a grupos rebeldes”, en alusión al Frente Polisario, considerado grupo terrorista en el Reino de Marruecos. Los condenados fueron espiados durante varios meses por la Gendarmería Militar, que finalmente los arrestó en marzo. Entre las pruebas aportadas por este cuerpo de policía político-militar hay mensajes de redes sociales que los soldados condenados enviaron a “partes cercanas al enemigo fuera del territorio nacional”, así como banderas de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

En 1975, tras la fugaz salida de España de la provincia del Sáhara Occidental ordenada por el entonces príncipe en funciones Juan Carlos de Borbón, Marruecos y Mauritania se anexionaron el territorio y dieron comienzo a una guerra que se prolongó 16 años. En 1991 Marruecos y el Frente Polisario, representante oficial del pueblo saharaui, firmaron el alto el fuego e iniciaron conversaciones en aras a un referéndum de descolonización organizado por Naciones Unidas que hasta el día de hoy no se ha celebrado.

Actualmente la población saharaui vive dividida entre los territorios ocupados por Marruecos y los campamentos de refugiados de Tindouf, Argelia. En junio el expresidente de Alemania Horst Köhler asumió la responsabilidad de desbloquear esas negociaciones después de que en 2016 se vivieran varios sucesos que estuvieron a punto de poner fin a la paz entre ambas partes. Actualmente entre los principales puntos de fricción de Marruecos y el Frente Polisario están los acuerdos comerciales con la Unión Europea y el macrojuicio contra 24 saharauis por las protestas de Gdeim Izik, entre otros.

El juicio contra los soldados marroquíes que ayudaron a ciudadanos saharuis no contó con la presencia de periodistas internacionales. La labor informativa es especialmente compleja en los asuntos relacionados con el conflicto saharaui, así como en el territorio del Sáhara Occidental bajo control marroquí. En 2016 la policía alauí expulsó a almenos 100 extranjeros de la antigua colonia española, según la Agencia EFE.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

José Bautista

José Bautista

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.