lamarea.com

domingo 17 diciembre 2017

Sociedad

Multa de 600 euros a un activista LGTBI por perturbar la marcha del bus de Hazte Oír

La Policía propone una sanción para Fran Pardo por “perturbar con insultos y amenazas” la campaña contra la transexualidad en Valencia.
El sancionado denunció amenazas de muerte de varios ultraderechistas en las redes sociales y fue víctima de una agresión en 2016.

08 junio 2017
21:37
Compartir
Multa de 600 euros a un activista LGTBI por perturbar la marcha del bus de Hazte Oír
El activista LGTBI Fran Pardo. Foto: MIQUEL RAMOS

VALÈNCIA // El Grupo III de la Unidad de Intervención Policial de la Policía Nacional propone una sanción de 601 euros a Fran Pardo por “perturbar con insultos y amenazas” los actos de promoción del autobús con lemas contra la transexualidad de la organización ultracatólica Hazte Oír. La campaña se presentó en València el pasado 31 de marzo tras varios días de polémicas y accidentadas apariciones en otras ciudades del Estado.

Pardo, joven activista LGTBI valenciano, acudió a una gasolinera de la población valenciana de Quart de Poblet donde el autobús repostaba y su presidente, Ignacio Arsuaga, realizaba una rueda de prensa. Durante el acto, “tan solo les dije que ellos no eran nadie para decidir sobre la vida de las personas”, declara el activista.

Una hora más tarde, el autobús aparcó ante la plaza del Ayuntamiento de València. Sus promotores pretendían hacer llegar una carta al alcalde de la ciudad, Joan Ribó, pero se encontraron con el desplante de varios concejales que salieron a las puertas del consistorio a mostrarles su rechazo.

Durante la protesta, Pardo portaba una bandera con el símbolo antifascista y los colores del arco iris. El joven se situó justo tras Arsuaga mientras este hacía declaraciones a la prensa y se dirigía a las Cortes Valencianas para entregar sus propuestas a los distintos grupos políticos. Allí también fue recibido con carteles contra la homofobia y con el rechazo de varios representantes políticos, además de los gritos de protesta de varios viandantes y otros activistas. Pardo admite que siguió e increpó, junto con otra gente, a los miembros de Hazte Oír desde el Ayuntamiento hasta las Cortes Valencianas, tal y como muestra el vídeo del periódico Levante-EMV.

La policía lo identificó junto a otros activistas que seguían a la comitiva ultraderechista. Este jueves ha recibido una notificación donde figura como denunciante el Grupo III de la Unidad de Intervención Policial de la Policía Nacional y en la que pide que se imponga una sanción de 601 euro bajo la Ley de Protección Ciudadana (ley Orgánica 4/2015), conocida como Ley Mordaza, por “perturbar con insultos y amenazas” la rueda de prensa de Hazte Oír “sin parar de hacerlo” hasta que llegaron a las Cortes.

Según la notificación de la Policía, se trata de una supuesta infracción grave tipificada en el artículo 36.03 de dicha ley. Este artículo contempla la sanción grave por “causar desórdenes en las vías, espacios o establecimientos públicos, u obstaculizar la vía pública con mobiliario urbano, vehículos, contenedores, neumáticos u otros objetos, cuando en ambos casos se ocasione una alteración grave de la seguridad ciudadana.”

Este medio se ha puesto en contacto con la Policía para recabar más información sobre la notificación, pero no han hecho declaraciones al respecto.

Denuncia sin respuesta

Pardo lleva meses esperando otrra notificación de la Policía, y no precisamente para sancionarle por protestar contra la transfobia. En 2014 puso una denuncia en la Fiscalía de delitos de odio y discriminación de València por las amenazas que venía recibiendo desde hacía tiempo por las redes sociales por su condición sexual: “Vamos a por ti maricón de mierda. Te vamos a meter los bates por el culo, que es lo que te gusta. Heil Hitler!”, “A puñetazos, que pegarle tiros no tiene emoción” o “a lo Palomino style” (en referencia al joven antifascista asesinado de una puñalada por un neonazi en Madrid el año 2007).

Estas y más de 50 capturas de pantalla acreditan las constantes amenazas que recibe este joven activista, que a pesar de haberlas denunciado, siguen hoy impunes. “Fui a la Fiscalía dos años después de poner la denuncia para ver qué estaba pasando, y me dijeron que necesitaban más datos… las fechas exactas de los tweets y si esos usuarios seguían activos.. Lo comprobé allí mismo con mi teléfono. No habían hecho nada. Hoy, todavía sigo esperando”.

Pardo, además, fue víctima de una agresión neonazi el 9 de octubre de 2016 tras finalizar la tradicional manifestación de la izquierda valencianista que se celebra cada año en esta fecha. Un grupo de unas diez personas rodeó y golpeó salvajemente a Fran y a su pareja. Ambos presentaron denuncia e informaron de la presencia de cámaras en la zona que apuntaban directamente al lugar de los hechos, el Pont del Reial, en pleno centro de la ciudad. Aportaron incluso un tweet de un usuario de extrema derecha que reivindicaba la acción. Tampoco a día de hoy se sabe nada de esta denuncia. Hoy debe pagar una multa de 601€ por protestar contra el odio.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Miquel Ramos

Miquel Ramos

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones en Chile: por qué puede ganar el centro-izquierda

"A pesar de todas las críticas, Alejandro Guillier podría ganar a Sebastián Piñera en las elecciones de este domingo en Chile", sostiene Manuel-Fabien Aliana.

Los socios/as escriben

Otra mujer confiesa que la han violado

"Se confiesa, es decir, se reconoce a regañadientes, aquello que avergüenza. Por eso la víctima de un delito no confiesa, la víctima denuncia, acusa al agresor, al delincuente, al culpable", reflexiona Amparo Ariño