lamarea.com

martes 19 septiembre 2017

Opinión

Los tibios y colaboracionistas que ascendieron a Marine Le Pen

Los liberales, que han ido de la mano con opciones neofascistas y han propiciado su poder, han intentado culpar con toda su maquinaria propagandística a la izquierda víctima de sus políticas de la posibilidad del triunfo de Marine Le Pen.

08 mayo 2017
10:01
Compartir
Los tibios y colaboracionistas que ascendieron a Marine Le Pen
Viktor Orban, presidente de Hungría en el Congreso del PP europeo celebrado en Madrid.

MADRID// Marine Le Pen no lo ha conseguido. Los que han posicionado su ideología al frente del Elíseo lo celebran con alborozo. Aunque la realidad es más desoladora. La simple posibilidad de que el neofascismo haya tenido la opción es una derrota, y los millones de votos que ha logrado son una derrota sin paliativos de la democracia y de los derechos humanos. Durante estos días, ha habido muchos antifascistas sobrevenidos que han intentado culpar de su posible victoria a aquellas gentes de izquierdas que más sufren la crisis y, conscientes de que su situación poco mejorará, o empeorará también con Emmanuel Macron, han abogado por el voto nulo o la abstención haciendo el análisis de que la victoria de Macron solo pospondrá la victoria de Le Pen, y por eso se puede arriesgar y que otros paren por ti la llegada del fascismo. No comparto este posicionamiento y así lo he expresado, pero es ofensivo ver cómo aquellos tibios y colaboracionistas con los neofascistas dan lecciones a los que siempre pierden. Aquellos que han mirado a otro lado cuando la extrema derecha ponía la bota sobre el cuello de alguna minoría, los que han compartido trincheras con neofascistas, como Ciudadanos, para lograr cuotas de poder, los que han aupado gobiernos neonazis como en Ucrania para hacer negocio, o los que comparten filas en el PP europeo con totalitarios magiares. Todos ellos quieren ahora dar lecciones u otorgar culpas a aquellos que siempre han luchado contra lo que Le Pen y sus creadores representan.

Los medios de comunicación y políticos con un nulo historial antifascista, y el relato hegemónico que durante mucho tiempo ha compartido políticas con los que ahora dicen combatir, han utilizado algunas referencias históricas para criticar el tremendo error de Jean Luc Mélenchon al no ser claramente diáfano contra Le Pen en la situación dilemática que se encuentra Francia, y por ende toda Europa. Desde medios como El País, que hace tiempo dejaron de hacer política editorial contra el fascismo español que hace honores a Franco y gobierna en España, pidieron al líder de la izquierda insumisa que se quitara el triángulo rojo antifascista que luce en su solapa. Ha habido que esperar a que lo utilicen contra alguien que lo usa para que expliquen el significado de un emblema que políticos como Alberto Garzón llevan años luciendo.

El modo más deshonesto de utilizar la historia de aquellos que han descubierto estos días el antifascismo ha sido la instrumentalización de la figura de Ernst Thälmann y el papel que jugó como líder del KPD (Partido Comunista Alemán) en el periodo de la República de Weimar y que culminó con la llegada al poder de Adolf Hitler. En un editorial del diario Le Monde se explica cómo el líder comunista consideraba a los socialdemócratas algo tan nocivo como el partido nazi para ubicar en el mismo lugar la posición de Mélenchon en la segunda vuelta de las elecciones. Una referencia histórica descontextualizada y falsaria que solo funciona por las elusiones intencionadas para que el relato y la comparación tenga algún efecto sobre el lector. La historia ayuda a comprender la actualidad si no se utiliza de forma revisionista como trinchera para favorecer discursos interesados.

La posición del KPD y Ernst Thälmann con respecto a al SPD alemán en el año 1931 era esa. Eso es completamente innegable. Es un hecho histórico. Pero antes de culpar a los comunistas del ascenso de Adolf Hitler por no compartir posiciones con los socialdemócratas alemanes de la época habría que conocer unos cuantos hechos que contextualizan y sirven para ver quiénes fueron los verdaderos artífices y cuáles fueron las causas del ascenso del nazismo, y por elevación extraer referencias para el presente sin necesidad de equiparar hechos históricos incomparables.

Los enfrentamientos entre los socialdemócratas y comunistas venían de mucho antes de que Adolf Hitler apareciera en escena en el panorama alemán. La separación entre ambas formaciones se hizo irreconciliable a partir de la Revolución de Noviembre de 1918. El ministro de Defensa del SPD, Gustav Noske, se alió con los Freikorps (un grupo de extrema derecha que alimentaría a los camisas pardas nazis) para reprimir de forma violenta el levantamiento espartaquista. La coalición del SPD de Noske y los cuerpos libres acabó con el asesinato de Karl Liebknech y Rosa Luxemburgo, los dos principales líderes del partido comunista alemán.

La brecha de odio y rencor entre ambas formaciones se siguió alimentando durante los años posteriores a la República de Weimar y con la gran depresión. Los comunistas eran represaliados en los centros de trabajo por parte de los sindicalistas socialdemócratas, como cuenta Richard J.Evans en su monumental obra sobre los años previos al nazismo. Lo que provocaba que el KPD de Ernst Thälmann creara comités de parados y manifestaciones masivas que acababan en enfrentamiento con la policía y represión durante el gobierno del socialdemócrata Friedrich Ebert. Esta situación se vio agravada por la posición de la jefatura del Comintern en 1928 que, a través de su “tercer periodo”, comenzó a considerar a los socialdemocrátas social-fascistas porque entendían que era la expresión política del capitalismo y su principal apoyo. Ernst Thälmann consideraba que Heinrich Müller del SPD no era mejor que el nazismo, pero lo mismo pensaba Müller del KPD de Thälmann. Estos enfrentamientos y la posibilidad, real en aquel momento, de que los comunistas pudieran tomar el poder acercaron las simpatías burguesas y empresariales al nazismo que, además de no poner en cuestión el sistema capitalista, era la punta de lanza contra el comunismo.

Utilizar la posición del partido comunista con respecto a la socialdemocracia durante la república de Weimar es un ejercicio que puede resultar provechoso para los que quieren sacar partido del error que la izquierda de Mélenchon tuvo tras la primera vuelta al no ser más contundente en su posicionamiento de voto. Pero lo será a cambio de realizar un ejercicio deshonesto que instrumentaliza la historia sesgando los hechos, porque si hay algún consenso generalizado que ha proporcionado alianzas en Europa con la extrema derecha es el anticomunismo. Durante la República de Weimar y en la actualidad.

Marine Le Pen ha estado cerca de la victoria después de que Emmanuel Macron, ‘el liberador’, comandara la economía durante el gobierno de François Hollande. Los que han liderado la vida de los nadie y les han abandonado a su suerte ahora dicen preocuparse por su futuro. El extremo centro, que no es más que el consenso económico generalizado, intenta vender que los liberales que abogan por las bondades de la desigualdad son la solución a la brecha. Un discurso que no duda en luchar retóricamente contra los neofascismos llamándoles populismos para integrar de forma despectiva a la izquierda que sí ha sido siempre antifascista y lleva años luchando en la calle y combatiendo el discurso que blanquea a opciones como las de Marine Le Pen por si deben ser activadas para vencer al verdadero enemigo de los liberales y burgueses; que no es otro que la izquierda. Todos estos liberales que dudan del antifascismo de la izquierda jamás han llamado fascistas a las opciones como las de Marine Le Pen. La extrema derecha ha crecido en Europa con la connivencia y colaboración de la Unión Europea, con Jean Claude Juncker recibiendo a Viktor Orban, llamándole dictador entre risas y bromeando con el saludo nazi. Con el gobierno de Ucrania prohibiendo el partido comunista sin una sola protesta de las instituciones europeas. Los colaboracionistas de nuevo cuño que han utilizado a estos neofascistas para gobernar y subyugar a la izquierda ahora exigen pureza antifascista cuando son los únicos responsables de la dramática coyuntura en la que se encuentra Europa.

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM52 – Septiembre 2017

Última hora

Tus artículos

Harto de historia(s)

El escritor Boris Matijas, nacido en Knin (Croacia), reflexiona sobre las similitudes dialécticas que encuentra entre el conflicto de los Balcanes y Cataluña a raíz de un artículo publicado por Antonio Maestre.

Los socios/as escriben

¿La república catalana será de izquierdas?

"No parece que la mayoría de liderazgos independentistas tengan especial afán democratizador, más allá del referéndum y el proceso participativo para hacer la nueva constitución", apunta el autor.