lamarea.com

miércoles 20 septiembre 2017

Economía

Paula Rodríguez: “La conciliación debe ser una de las principales luchas de los sindicatos”

“Los sindicatos necesitan recuperar la confianza de la sociedad, una gran parte que considera que no pueden proteger sus derechos y otra parte que piensa que actúan en connivencia con el partido en el poder para conservar sus posiciones privilegiadas en las instituciones”, dice esta experta en trabajo no remunerado.

01 mayo 2017
11:06
Compartir
Paula Rodríguez: “La conciliación debe ser una de las principales luchas de los sindicatos”

La entrevista a Paula Rodríguez forma parte del dossier Sindicatos para el siglo XXI, que puedes descargar por 1,90 euros o adquirir en kioscos por 4,50

Paula Rodríguez Modroño es experta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sobre Trabajo no remunerado, género y economía del cuidado y de ONU Mujeres en Políticas Macroeconómicas. Profesora del Departamento de Economía, Métodos Cuantitativos e Historia Económica de la Universidad Pablo de Olavide, acaba de ser galardonada con un Premio Meridiana en la modalidad de iniciativas de I+D+i.

¿Tienen sentido los sindicatos como los conocemos en el mundo en que vivimos?

Sí, los sindicatos siguen siendo las organizaciones de los trabajadores con más presencia y poder de negociación en las instituciones que regulan el mercado laboral y, por tanto, son las que pueden ejercer todavía más presión para defender los derechos de los trabajadores. Sin embargo, deben sufrir un serio proceso de renovación y adaptación a las nueva gobernanza supranacional, y a las nuevas formas de explotación de los trabajadores y de precarización del trabajo.

¿Cómo tiene que ser en líneas generales un sindicato del siglo XXI?

Los sindicatos del siglo XXI deben extender su ámbito de actuación en múltiples direcciones, especializándose en nuevas áreas en las que no habían trabajado antes. Deben trabajar para defender a los nuevos proletarios y precarios del siglo XXI: jóvenes becarios, falsos autónomos, trabajadores a tiempo parcial, profesionales freelance, trabajadores con contratos irregulares, etc. Para ello, los sindicatos no pueden seguir organizándose simplemente en función de sectores de actividad o empresas, sino que deben organizar también su lucha sobre todo en función de los distintos grupos de colectivos o trabajadores a los que representen, pues muchos de estos trabajadores cambiarán de un sector a otro, no se encontrarán vinculados a ningún empleador el tiempo suficiente o trabajarán para varios empleadores al mismo tiempo.

¿Qué necesitan los sindicatos para volver a conectar con la sociedad?

Necesitan recuperar la confianza de la sociedad, una gran parte que considera que no pueden proteger sus derechos y otra parte que piensa que actúan en connivencia con el partido en el poder para conservar sus posiciones privilegiadas en las instituciones. Al mismo tiempo deben trabajar conjuntamente con los movimientos ciudadanos y asociaciones que son las que en los últimos años han sabido representar mejor los intereses de grupos sociales muy diversos. El trabajo conjunto con estos movimientos ciudadanos es fundamental para recuperar la confianza de la sociedad y para poder adaptarse y luchar contra la diversidad de explotaciones y opresiones existentes hoy en día.

¿Y para enfrentar el reto de la cada vez mayor robotización del trabajo?

A pesar de la robotización, siempre habrá numerosos trabajos con tareas no rutinarias que no puedan ser realizadas por robots. Además, la robotización implica nuevos trabajos de diseño y control de los robots. Los sindicatos deben trabajar para la reconversión de los trabajadores que puedan ser sustituidos por robots.

¿Es necesario que estén dirigidos por más mujeres y más jóvenes?

Sería al menos una muestra de que los propios sindicatos no discriminan, pues es imposible que un sindicato que representa a todos los trabajadores, entre los que hay numerosas mujeres y también jóvenes, no tenga en todos los niveles de su dirección representantes de estos trabajadores a no ser que estén impidiendo su acceso. Es complicado que una organización luche contra la discriminación cuando ella misma discrimina.

¿Habría que introducir en la reivindicación la óptica de una economía feminista y de revalorización de los cuidados? 

Los sindicatos deben incorporar algunas de las principales reivindicaciones de la economía feminista como la relevancia de la reproducción social para la sostenibilidad de la sociedad. Ello implica que la conciliación o la demanda de unos horarios compatibles con la vida familiar y social deben ser una de las principales luchas de los sindicatos, no pueden ser tratadas como áreas secundarias o solo reivindicadas para las mujeres o en sectores feminizados. La etapa actual, caracterizada por el incremento de los horarios laborales y, sobre todo, de los horarios discontinuos y no estándar facilitada por las reformas laborales que han aumentado la flexibilidad del empresariado para establecer las horas de trabajo, representa un momento crucial para no retroceder, sino reforzar la lucha en este sentido. 

El feminismo ha sido también pionero en destacar los múltiples ejes de desigualdad que existen y la interseccionalidad de las discriminaciones, elemento fundamental que deberían incorporar ya de manera central los sindicatos en su lucha por la defensa de los derechos de los trabajadores. Los trabajadores en función de su edad, sexo, etnia, orientación, lugar de origen, etc. reciben un tratamiento diferente en el mercado de trabajo y los sindicatos deben ser conscientes de estas múltiples discriminaciones, en vez de tratar a los trabajadores como sujetos homogéneos.

¿Grandes o pequeños? ¿Generales o específicos?

Tienen que ser grandes pero con múltiples unidades especializadas en cada área concreta, aunque siempre interconectadas entre sí, al igual que en conexión con otras organizaciones.

¿Es posible sincronizar la lucha individual y la colectiva?

La lucha debe ser siempre colectiva.

¿Qué asuntos tendrían que ser irrenunciables a la hora de negociar con el Gobierno y la patronal? ¿Habría que cambiar el sistema de negociación y de representatividad?

Los sindicatos deben adoptar una estrategia de negociación en múltiples niveles. Hay que negociar en distintos ámbitos y áreas a la vez. Los sindicatos deben unirse en confederaciones europeas y globales para poder ejercer presión a nivel global contra las corporaciones globales, las instituciones supranacionales o los tratados internacionales. Sin embargo, eso no implica no luchar al mismo tiempo en el ámbito nacional o subnacional. El mercado laboral sigue estando regulado en gran parte en el nivel de estado-nación.

¿Tendrán que asumir los nuevos sindicatos que hay derechos que no se van a recuperar?

No, nunca se debe dar por perdido ningún derecho. Los sindicatos deben avanzar siempre en la lucha por más derechos de los trabajadores, pues nos encontramos aún en un nivel pobre en cuanto a derechos.

Donación a La Marea

Todas las entrevistas de la serie: Sindicatos del siglo XXI

1- Paula Rodríguez: “La conciliación debe ser una de las principales luchas de los sindicatos”

2- Manuel Gómez, un ingenerio-camarero sin perspectivas de afiliarse a un sindicato

3- Cecilio Gordillo: “Los sindicatos no pueden estar solo para subir tres pesetas el sueldo, sino para meterse en camisa de once varas”

4- David G. Aristegui: “No hay que exigirnos factura, sino darnos de alta en el Régimen Especial de Artistas”

5- Nuria López (CCOO): “La verdadera reforma que necesitamos en España es la empresarial”

6- Patrocinio Sánchez (UGT): “Vamos a empezar a recuperar derechos. No van a poder con nosotros”

7- Ángela Muñoz (Las Kellys): “Los sindicatos mayoritarios nos consideran intrusas”

8- Carmen Botía (Sociología): “Los sindicatos tienen que dejar de mirarse el ombligo”

9- Sonia Gatius: “O recuperamos la conciencia del ‘juntos sí se puede’ o el sindicalismo pasará a la historia”

10- Joaquín Pérez Rey: “Los sindicatos deben aprender de los movimientos sociales”

11- Agustín Yanel: “Hay que regular el trabajo a la pieza, de los ‘freelances’ y colaboradores”

Olivia Carballar

Olivia Carballar

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM52 – Septiembre 2017

Última hora

Tus artículos

Harto de historia(s)

El escritor Boris Matijas, nacido en Knin (Croacia), reflexiona sobre las similitudes dialécticas que encuentra entre el conflicto de los Balcanes y Cataluña a raíz de un artículo publicado por Antonio Maestre.

Los socios/as escriben

¿La república catalana será de izquierdas?

"No parece que la mayoría de liderazgos independentistas tengan especial afán democratizador, más allá del referéndum y el proceso participativo para hacer la nueva constitución", apunta el autor.