lamarea.com

viernes 21 septiembre 2018

Economía

Patrocinio Sánchez (UGT): “Vamos a empezar a recuperar derechos. No van a poder con nosotros”

La nueva secretaria general de UGT Extremadura reivindica la labor de las organizaciones sindicales y denuncia una campaña de desprestigio: “La reforma laboral nos ha hecho muchísimo daño y ha mermado nuestra capacidad de actuación”.

29 abril 2017
11:23
Compartir
Patrocinio Sánchez (UGT): “Vamos a empezar a recuperar derechos. No van a poder con nosotros”
Patrocinio Sánchez, secretaria general de UGT Extremadura.

La entrevista a Patrocinio Sánchez forma parte del dossier Sindicatos para el siglo XXI, que puedes descargar por 1,90 euros o adquirir en kioscos por 4,50

Es la primera mujer en dirigir un sindicato mayoritario en Extremadura. Es psicóloga de formación. Es una firme defensora del diálogo para alcanzar acuerdos. Y más que lo mal que lo hayan podido hacer los sindicatos en los últimos tiempos, lo que cree es que existe una campaña de desprestigio mediática y de los poderes fácticos contra ellos. Patrocinio Sánchez es, desde el año pasado, la nueva secretaria general de UGT en la comunidad extremeña. Milita desde los 21 años en el sindicato. Hoy tiene 56. “Me afilié cuando terminé mi carrera y empecé a trabajar”, explica. No concibe la defensa de los derechos laborales sin poner en el centro la defensa de los derechos de las mujeres: “Cuando a una mujer se le dan las mismas oportunidades que a un hombre, lo puede hacer igual que un hombre. Se van rompiendo techos y aquí en Extremadura se ha roto uno. No podemos hablar de oportunidades sin hablar de conciliación, de brecha salarial y de todas esas cosas que relegan todavía el papel de las mujeres a los cuidados”. En su trayectoria, ha sido directora de una residencia de mayores, ha trabajado en un centro de menores, en un instituto y ha sido secretaria general técnica de la Consejería de Bienestar Social de la Junta de Extremadura con un gobierno del PSOE.

¿Qué tiene que cambiar un sindicato para adaptarse a los nuevos tiempos?

En primer lugar, hay que tener en cuenta el valor histórico de los sindicatos no solo en la lucha por los derechos laborales sino en la lucha por la mejora de los derechos civiles y por la democracia. Se implicaron muchísimo en la lucha contra la dictadura y desempeñaron un papel muy relevante en su desaparición. ¿El sindicato se tiene que adaptar a los tiempos? Claro, pero tenemos un problema importante. La reforma laboral nos ha hecho muchísimo daño y ha mermado nuestra capacidad de actuación. La crisis se lo ha llevado absolutamente todo y, ahora, lo que interesa a esos poderes fácticos es debilitarnos porque si nos anulan dejamos de hacer el trabajo que veníamos haciendo en la defensa de los trabajadores y las trabajadoras. Aun así nuestras cifras de afiliación no han disminuido prácticamente. La gente sigue confiando en nosotros.

Hay sectores que se han tenido que organizar porque se han sentido desprotegidos. ¿De verdad que los sindicatos no han hecho nada mal?

UGT inició un proceso en el 42 congreso en el que decidimos que había que cambiar cosas hace un año, cuando fue elegido secretario general Pepe Álvarez. A partir de entonces, entendimos, por ejemplo, que había que adelgazar la estructura por arriba. Aquí iniciamos un proceso de fusión de federaciones en todo el territorio. Y actualmente se han quedado en tres. Y nuestra ejecutiva, que tenía siete personas, pasó a cinco. Claro que habremos hecho cosas mal en momentos puntuales. Nadie es perfecto. Pero es injusto que nos digan que no hacemos nada cuando a lo mejor acabamos de firmar un convenio colectivo. Un convenio que no beneficia solo a nuestros afiliados sino a todo el mundo. Es muy fácil la crítica de alguien que no está aportando nada al sindicato cuando además hay muchísimos sindicalistas procesados, se está cuestionando el derecho a la huelga y nos están cerrando la boca con la ley mordaza. Hay una campaña de acoso y derribo.

Existen numerosas críticas sobre vuestra dependencia económica del Estado y los gobiernos. ¿Habría que cambiar el sistema de financiación?

Lo que ocurre es que parece que nos dan subvenciones -yo no las llamaría así- porque somos así de bonitos. No. La Constitución española ampara la labor del sindicato. Y las subvenciones que nos dan no son un regalo, son un pago al trabajo que realizamos conjuntamente con la Administración. No me da vergüenza, no te regalan nada, te están pagando el trabajo que haces como agente social.

¿Y cómo se consiguen más afiliados?

Evidentemente el sindicato tiene que abrirse a la sociedad, dar una imagen mucho más abierta sin renunciar a la negociación y si no, movilización. Y si alguien llega a pedirnos ayuda, pues explicarle qué hacemos, intentar ayudarle y lograr que se afilie.

¿Cuáles son sus estrategias principales?

Lo principal es potenciar mucho los sectores, y lógicamente estar día sí y también también en los centros de trabajo.

¿Cómo debe afrontar el sindicato amenazas como el cambio climático o la robotización del trabajo?

Nosotros acabamos de firmar un acuerdo de economía verde en el que apostamos por ello. Entendemos que el cambio climático afecta y defendemos las energías renovables. Tenemos que generar empleo con economía verde. Sobre el asunto de los robots, opino que habría que poner un canon para que redunde en el beneficio de todos.

¿Debemos dar por perdidos algunos derechos?

En estos años de gobierno del PP hemos perdido muchísimos derechos, hemos perdido calidad de vida, hemos perdido todo. Pero para nada hay que darlos por perdidos. Estamos en el momento de empezar a recuperarlos. Tenemos un Parlamento con el PP en minoría y nosotros debemos aprovechar como sindicato que nuestras propuestas salgan adelante a través de los grupos parlamentarios más progresistas. Tenemos una oportunidad de hacer todos los cambios que podamos y recuperar derechos. La lucha nunca ha sido fácil y nos costará, pero no van a poder con nosotros.

Donación a La Marea

Todas las entrevistas de la serie: Sindicatos del siglo XXI

1- Paula Rodríguez: “La conciliación debe ser una de las principales luchas de los sindicatos”

2- Manuel Gómez, un ingenerio-camarero sin perspectivas de afiliarse a un sindicato

3- Cecilio Gordillo: “Los sindicatos no pueden estar solo para subir tres pesetas el sueldo, sino para meterse en camisa de once varas”

4- David G. Aristegui: “No hay que exigirnos factura, sino darnos de alta en el Régimen Especial de Artistas”

5- Nuria López (CCOO): “La verdadera reforma que necesitamos en España es la empresarial”

6- Patrocinio Sánchez (UGT): “Vamos a empezar a recuperar derechos. No van a poder con nosotros”

7- Ángela Muñoz (Las Kellys): “Los sindicatos mayoritarios nos consideran intrusas”

8- Carmen Botía (Sociología): “Los sindicatos tienen que dejar de mirarse el ombligo”

9- Sonia Gatius: “O recuperamos la conciencia del ‘juntos sí se puede’ o el sindicalismo pasará a la historia”

10- Joaquín Pérez Rey: “Los sindicatos deben aprender de los movimientos sociales”

11- Agustín Yanel: “Hay que regular el trabajo a la pieza, de los ‘freelances’ y colaboradores”

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Olivia Carballar

Olivia Carballar

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".