lamarea.com

martes 17 octubre 2017

Cultura

Jorge Carrión: “Las librerías son las nuevas iglesias”

Acaba de publicar la edición ampliada de su ensayo ‘Librerías’ (Anagrama).

22 abril 2017
23:03
Compartir

Nos alerta cada año el número de librerías que cierran. ¿Es señal de que siguen siendo un referente?

Sin duda. Son un termómetro, como los videoclubs, o los cines, o los teatros. Sin embargo, me temo que el cierre de librerías es un tópico periodístico, de signo negativo; un tópico que debería ser contrapesado con cifras sobre la apertura de librerías. Que sea noticia el nacimiento de librerías, no su muerte.

Afirma que el futuro de las librerías depende de cada lugar.

Hay tendencias. Por ejemplo, la emergencia de nuevas librerías en ciudades como Sevilla, Valencia o Barcelona durante los últimos años tiene relación directa con el hecho de que la crisis cerró la puerta al mercado laboral a jóvenes licenciados en letras, que vieron en la librería tanto un proyecto ilusionante como una salida profesional. Yo diría que solo sobrevivirán aquellas que consigan consolidar una comunidad cómplice, implicada, y que compre con regularidad. Por eso las librerías solo pueden existir si son al mismo tiempo centros culturales y redes emocionales. Las nuevas iglesias. No me extraña, en ese sentido, que La Calders o Nollegiu, de Barcelona, abran en domingo.

¿Qué es para usted una librería?

Un refugio. Una trinchera. Un lugar de resistencia. De desconexión (del píxel, de la pantalla) y de reconexión (con el papel, con lo físico). Un lugar de encuentro. Un espacio de deseo. Una parada cotidiana: ahora vivo cerca de Nollegiu y cada día, de regreso de la guardería, le pregunto a mi hijo de dos años y medio si prefiere ir al parque, a la biblioteca o a la librería. Pero también un lugar privilegiado para entender mejor las ciudades y los países que visito.

¿Y una biblioteca?

Durante mucho tiempo fue el lugar donde encontrar información y conocimiento. Tengo recuerdos muy intensos de sesiones de trabajo en bibliotecas. Ahora es el lugar lúdico donde voy con mis hijos y donde cojo cómics en préstamo. Vivimos entre dos bibliotecas públicas: la red de Barcelona es modélica. Prefiero esas bibliotecas de barrio, dinámicas como librerías, a las bibliotecas académicas o institucionales, más solemnes, más monumentales.

Cristina Fallarás

Cristina Fallarás

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM53 – Octubre 2017

Última hora

Tus artículos

Damos asco. Carta a nuestros hijos e hijas

"Me da mucho miedo lo que veo, pero me invade la esperanza cuando te veo. Sé que en ese cuerpo diminuto caben cosas como el respeto y la dignidad", escribe Noelia Ordieres.

Diálogo

"Mañana, o pasado, cuando nos despertemos, tendremos que volver a convivir entre nosotros. ¿Seréis capaces de miraros a la cara después de generar tanto odio?", se pregunta el autor