lamarea.com

jueves 22 febrero 2018

Tus artículos

Mi experiencia en Dinamarca: así descubrí lo que quería hacer

Adriana cuenta cómo cambio su vida tras terminar sus estudios de Derecho en Lleida: “No hace falta marcharte al extranjero para conseguir lo que quieres, pero sí hace falta enfrentarte a ti mismo para decidir qué es lo que quieres hacer”.

22 enero 2017
20:25
Compartir
Mi experiencia en Dinamarca: así descubrí lo que quería hacer

ADRIANA VÁZQUEZ // Mi nombre es Adriana y tengo 24 años. Nací en un pequeño pueblo, La Seu d’Urgell, viví cinco años en Lleida y hace 16 meses decidí emprender la que está siendo la mejor aventura de mi vida, trasladarme a Dinamarca. El verano de 2015 acabé mis estudios en la Universidad de Lleida, estudié el grado en Derecho. Llevaba ya muchos meses con mucha inquietud porque veía que no había elegido el camino que realmente me gustaba, porque, más allá de estar contenta e ilusionada por haber acabado la carrera, por fin poder especializarme y empezar a ejercer una profesión, yo sentía que me había sacado un peso de encima.

La mayor parte de las veces hacemos lo que creemos que es correcto, sin pensar en qué es lo que realmente queremos, y no es fracasar, pero es acomodarte en una zona donde sabes que no vas a tener que renunciar a nada, ni perder nada, porque si no tomas decisiones no te equivocas, no pierdes. Yo me sentía así, que no había encontrado mi camino, que no sabía qué hacer después, ni qué quería para mi vida.

Pero ese verano lo cambió todo, ya que la situación laboral en España no estaba fácil para una recién graduada y sin ningún tipo de experiencia (bueno, sirviendo mesas, mucha), me veía atrapada en un sinfín de dudas, las cuales no sabía cómo afrontar: ¿Volver a casa y ahorrar? ¿Aceptar cualquier tipo de trabajo y sobrevivir? Además de la cantidad de negativas para puestos de trabajo, por estar demasiado cualificada.

Así que la idea de marcharme no paraba de dar vueltas por mi cabeza, aunque tenía mucho miedo porque nunca me había atrevido a hablar inglés, aunque podía hablarlo y entenderlo (de eso me di cuenta cuando ya estaba en Dinamarca), así que finalmente, eché de lado los miedos, que no eran pocos, y decidí hacer lo que quería hacer.

No paraba de pensar si estaba tomando la decisión correcta, en dejar un camino hacia la abogacía y decidir irme sin nada a un país nórdico, donde además de hacer mucho frío, mi formación no tenía mucha salida. Pero ese pensamiento se fue cuando vi que no podía dormir ni comer de lo nerviosa que estaba, creo, desde ese momento en que realmente estás haciendo lo que quieres, cuando sientes esas mariposas en el estómago, pero tres veces más intensas, ya que si estás nervioso es que quieres que salga bien, porque es lo quieres.

Así que yo, una maleta de 30 kilos y una tonelada de nervios nos fuimos a Middelfart, un pequeño pueblo de la isla de Fyn. Allí estuve nueve meses haciendo un aupair, donde aprendí de una pequeña loca bajita, donde pasé muchas horas jugando e inventando cohetes con cajas.

Ese punto de inflexión me hizo conocerme más a mí misma, vi las cosas en perspectiva, así que descubrí lo que quería hacer. Quedarme a vivir en Dinamarca y estudiar Marketing, ya que son unos estudios internacionales y puedo trabajar de ello en todo el mundo. Ahora, después de cuatro meses estudiando nuevamente, con un trabajo en prácticas como Marketing Manager en Trendhim, una empresa que es como una familia, donde te motivan para crecer profesionalmente y también como persona, puedo decir que ahora tomar decisiones ya no me da tanto miedo, porque prefiero equivocarme que no hacer nada.

Aprender un nuevo idioma, practicar el inglés, descubrir una nueva cultura, tradiciones y gente de todo el mundo me hace crecer como persona, me descubre cosas de mí misma que no sabía, y me abre la mente para intentar absorber todo eso que otra persona me puede ofrecer. Saber luchar contra tus miedos, decir que no a lo que no queremos y, sobre todo, decir SÍ a nuestros sueños e ilusiones, nos hace salir de esa zona de confort en la que todos caemos alguna vez.

No hace falta marcharte al extranjero para conseguir lo que quieres, pero sí hace falta enfrentarte a ti mismo para decidir qué es lo que quieres hacer.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Tus artículos

Tus artículos

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.