lamarea.com

lunes 19 febrero 2018

Internacional

El Brexit es una operación comercial

La primera ministra Theresa May afirma que el Brexit sirve para que el Reino Unido se convierta en “una nación de comercio grande y global. Una de las defensoras más firmes del libre comercio en todo el mundo”

19 enero 2017
17:43
Compartir
El Brexit es una operación comercial
La primera ministra británica, Theresa May.

Donald Trump ha dicho esta semana que el Brexit le parece “fabuloso”. Quien será el presidente de Estados Unidos a partir de este viernes basó su campaña electoral en el lema Let’s make America great again. La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, ha justificado la salida de su país de la Unión Europea (UE) de una manera muy parecida. “Quiero que Gran Bretaña sea lo que corresponde a su potencial, talento y ambición: una gran nación de comercio, respetada en todo el mundo y fuerte y unida en casa”, dijo en un discurso el martes. En definitiva, let’s make Britain great again. Lo de unidos en casa va dirigido a los escoceses que rechazaron con gran mayoría el Brexit y ahora se replantean su escisión del Reino Unido.

El discurso de May en el que explicó la hoja de ruta del Brexit es difícil de superar en cinismo y falta de coherencia. Gracias a la primera ministra, que sucedió a David Cameron tras la dimisión de éste, nos enteramos ahora de que la mayoría de los votantes en el referéndum del pasado junio lo que pretendía era liberar al Reino Unido del yugo europeo para que pudiera establecer relaciones comerciales con el resto del mundo en sus propios términos. Ese es, al menos, el argumento central de la narrativa de May.

“El gran premio para este país es aprovechar este momento para construir una Gran Bretaña realmente global”, dijo la premier, “una nación de comercio grande y global. Una de las defensoras más firmes del libre comercio en todo el mundo”. Y, para lograr este objetivo, paradójicamente May apuesta por un “Brexit duro”, que consiste en salir por completo del mercado único europeo, el área de libre comercio más grande que se ha creado jamás.

La primera ministra también se acordó de los trabajadores asegurando que se protegerá y ampliará sus derechos laborales. Para empezar, se traspasará “el derecho europeo a las regulaciones domésticas”. Menos mal, porque si no hubiera sido por la UE, en el Reino Unido, un país muy clasista, hoy probablemente no existirían ni la mitad de esos derechos.

Hacia el final de su discurso, May tocó el asunto clave en la victoria del Brexit: el control de las fronteras para frenar la llegada de inmigrantes de otros países de la UE. Sin embargo, la dirigente conservadora no empleó el discurso xenófobo de los defensores del Brexit durante la campaña, sino todo lo contrario. “Gran Bretaña es un país abierto y tolerante. Siempre queremos inmigración, especialmente inmigrantes de alta cualificación, siempre queremos inmigración desde Europa y siempre daremos la bienvenida a inmigrantes individuales como amigos. Pero el mensaje del pueblo antes y durante el referéndum fue claro: Gran Bretaña debe controlar el número de europeos que llegan aquí”.

¿Dar la bienvenida al inmigrante individual pero controlar el número total? ¿Excuse me? Es una frase muy hipócrita, incluso para los niveles habituales de la política inglesa. Trump, por lo menos, dice sin rodeos que no quiere inmigrantes.

Artículo publicado en El Heraldo (Colombia)

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Thilo Schäfer

Thilo Schäfer

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".