Una promesa de dos años y 10.000 kilómetros a pie

Esta es la historia de Sehia, un refugiado de Sudán que pasó por todo tipo de calamidades, fue esclavo en una mina, logró cruzar el Mediterráneo en el segundo intento, salió en un camión de congelados de la “Jungla de Calais” y finalmente obtuvo el estatus de refugiado en Manchester.