lamarea.com

viernes 25 mayo 2018

Opinión

Las astracanadas de Toni Cantó y Felisuco, la memoria histórica selectiva

Toni Cantó y Félix Álvarez pidieron una “memoria decente” recordando a Muñoz Seca y negaron el aplauso a Marcos Ana.

04 diciembre 2016
09:53
Compartir
Las astracanadas de Toni Cantó y Felisuco, la memoria histórica selectiva

MADRID// El astracán era un subgénero literario teatral de “dudosa calidad que servía para mostrar la decadencia del gusto, la crisis de sensibilidad y la atonía mental que evidenciaba una actitud ante la realidad histórica que se definía por esconder la cabeza debajo del ala” [1]. No extraña que el menda Toni Cantó lo haya puesto de relieve estos días, ya que sin duda es el máximo exponente en el Congreso de un comportamiento público disparatado y ridículo. El género creado por Pedro Muñoz Seca define también la actitud de esta semana de su compañero Félix Álvarez (Felisuco) en el Congreso.

Los dos diputados de Ciudadanos realizaron un alegato a la memoria histórica decente mientras negaban el aplauso a Marcos Ana, una astracanada en toda regla. La equidistancia inmoral de quienes no quieren abrir debates cuando se trata de reparar a las víctimas del franquismo y se declaran paladines de la defensa de quienes ya fueron resarcidos.

“Hay una parte que asesina y otra que es víctima de ese asesinato”, reivindicó Cantó homenajeando a Muñoz Seca en el aniversario de su fusilamiento en Paracuellos. “Desde las instituciones públicas tenemos que hacer un trabajo activo para hacer una memoria decente en el que se diferencie quiénes fueron las víctimas y quiénes fueron los verdugos”, continuó Cantó sin cambiar el rictus, sin reírse.

Es una lástima que esa consideración tan sensata su partido no la manifieste con los represaliados por el franquismo para no abrir debates. Al menos eso decía Albert Rivera, después de que Ciudadanos evitara quitarle la medalla de honor a Francisco Franco en Calatayud. Con Franco les asaltan las dudas para saber quién asesina y quiénes son las víctimas, esa “memoria decente” les impide eliminar las loas a un genocida.

 

Los diputados de Ciudadanos Toni Cantó y Félix Álvarez no tuvieron tampoco clara la delimitación entre víctimas y verdugos con el poeta fallecido Marcos Ana. No creyeron oportuno considerar a Fernando Macarro Castillo digno de sus aplausos en el homenaje que la diputada Sofía Castañón (Unidos Podemos) realizó leyendo uno de sus poemas escritos desde las cárceles franquistas. Una actitud sólo comprensible desde la legitimación de los tribunales franquistas que condenaron a Marcos Ana. Una actitud sólo comprensible desde la legitimación del franquismo.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica facilitó a Toni Cantó una lección de historia sobre la reparación a las víctimas al mostrarle el decreto del 1 de septiembre de 1939 en el que Franco determinó reservar el 80% de las plazas administrativas a víctimas del bando nacional. Una sola muestra de las múltiples reparaciones que se dedicaron al bando de los que lucharon con los vencedores. En el cementerio de Paracuellos el diputado Toni Cantó tiene otra prueba evidente, un cementerio con una cruz blanca en una colina tan grande, que se divisa desde el aire. Con una respuesta soberbia, propia del personaje, Toni Cantó respondió a la ARMH que se guardaran las lecciones. Cantó no dudó en responder con ese desdén a quienes luchan por que las víctimas recuperen los cuerpos de los represaliados. Son víctimas a las que desdeñar. Para no abrir debates, dicen.

Sólo queda apelar a su decencia como actores, como cómicos, como artistas. En el año 1975 hubo una huelga de actores que acabó con actrices como Tina Sainz y Yolanda Monreal en la cárcel de Yeserías acusadas de pertenecer al FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriota). A otros como Antonio Malonda se les acusó de haber participado en un atentado de ETA en la calle Correos. Era mentira. La memoria histórica selectiva de personas como Cantó y Álvarez ayuda a ocultar estos episodios. Y otros mucho más graves, como los que vivieron Marcos Ana y otras víctimas del franquismo a las que hurtaron el homenaje como muestra de su desmemoria.

Toni Cantó y Felisuco faltaron al respeto con sus actos a la profesión de cómicos, un oficio tan serio como la memoria, nacido de las vivencias y los recuerdos. Evitaron aplaudir a Marcos Ana y con ello a la decencia de las víctimas del franquismo. Cómicos, recuerden: vale más morir de pie que ser el bufón de un rey.

[1] Francisco Ruiz Ramón en “Historia del Teatro Español. Siglo XX” Editorial, Cátedra.

Nota: Toni Cantó y Félix Álvarez se han negado a hablar con La Marea para recabar su versión para este artículo de opinión.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.