lamarea.com

domingo 22 abril 2018

Los socios/as escriben

Lo que muere con Fidel

“Ha muerto -y que descansen en paz- una filosofía política y un camino para llegar a la última meta de un supuesto paraíso en la tierra”.

28 noviembre 2016
14:21
Compartir
Lo que muere con Fidel

Fidel Castro era un símbolo de toda una época, que desaparece con su muerte. Pero al analizar lo que muere con él podemos confundirnos. Una y otra vez los medios de comunicación del sistema hablan de la muerte del “ultimo revolucionario”. Implícitamente están defendiendo la tesis de “El fin de la Historia”, el capitalismo es la forma definitiva que adopta la sociedad humana. Todos los intentos de cambiarlo han acabado en fracasos. Se acabó la época de las revoluciones.       

Es innegable que eso tiene una parte de verdad. Fidel Castro entra en la Habana en 1959. Comienza su carrera como líder político que gobierna con unas tesis y una teoría política determinada. Es la época de mayor esplendor de la Unión Soviética. Dos años antes los ingenieros soviéticos habían lanzado el Sputnik, el primer satélite artificial puesto en órbita alrededor de la Tierra, y la URSS lideraba la carrera espacial frente a los EEUU. En China Mao Tse Tung impulsaba el Gran Salto Adelante, y en Vietnam el Viet Cong, la guerrilla comunista, luchaba victoriosamente contra las tropas americanas. En las universidades americanas y europeas empezaba a bullir el espíritu que eclosionaría en mayo del 68. Todos esos movimientos se inspiraban en el pensamiento marxista, el cual partía del materialismo histórico.

Hoy, 57 años después, la Unión Soviética es apenas un recuerdo en la historia; China y Vietnam conservan la fórmula política de comunismo, pero su ideología y su economía son plenamente capitalistas, y en las universidades europeas y americanas se pasean triunfantes los dogmas neoliberales.

Pero en ese clima totalmente adverso Fidel se mantuvo irreductible como símbolo de la resistencia de los pueblos frente al imperialismo, frente al dominio arrasador del capital. Y desde ese punto de vista Fidel Castro merece toda nuestra admiración y nuestro homenaje.

No, no es verdad que haya muerto el último revolucionario. Ha muerto el último representante de “un tipo de revolución” que alentó las ilusiones y las esperanzas de una época, pero que se agotó sin conseguir derribar al monstruo. Ha muerto -y que descansen en paz- una filosofía política y un camino para llegar a la última meta de un supuesto “paraíso en la tierra”.

Pero mientras en los seres humanos aliente el espíritu de justicia y libertad, mientras en los seres humanos pervivan los sentimientos morales, mientras en los seres  humanos haya dignidad, habrá personas, multitudes, que, como Fidel Castro, continuarán levantando las banderas de la rebelión contra cualquier tiranía, hoy contra la inhumana tiranía del capital, y seguirán alzándose  las voces que claman libertad, justicia y fraternidad.

Antonio Zugasti es socio cooperativista de La Marea.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Artículos relacionados

Antonio Zugasti

Antonio Zugasti

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

_blank

LM59 – Abril 2018

mi master - la marea

Última hora

Tus artículos

Aumentar la masa de borregos

¿Te molesta que Cristina Cifuentes haya obtenido su máster con una 'ayuda' que tú no has tenido? En 'La Marea' queremos escucharte y darte voz. Estas son algunas historias.

Los socios/as escriben

Voces de los migrados y migradas desde Berlín

Algunas reflexiones en un acto organizado por el círculo de Podemos Berlín y Podemos Andalucía.