lamarea.com

domingo 25 febrero 2018

Opinión

Panrico o las huelgas que nos dicen que perdimos

‘Panrico; la vaga més llarga’ es un libro necesario para repensar el sindicalismo en un momento de colapso tanto de la “vieja política” como de sus interlocutores clásicos, CCOO y UGT.

06 octubre 2016
10:22
Compartir
Panrico o las huelgas que nos dicen que perdimos
Trabajadores de Panrico en la fábrica de Santa Perpètua (Barcelona). LINO DE VALLIER

Durante la huelga de Panrico, la más larga que se ha producido en el Estado español, se produjeron múltiples muestras de solidaridad. Una de ellas fue la de un joven subsahariano que trabajaba en la recogida de chatarra. Se acercó a un grupo de sindicalistas que estaban recaudando para la caja de resistencia y puso diez euros en la bolsa del dinero. Los sindicalistas se quedaron conmovidos por el gesto y no se atrevieron a rechazar su aportación, aunque eran plenamente conscientes de que hay que recoger mucha chatarra para obtener esa cantidad.

Esta es una de las múltiples muestras de dignidad obrera y apoyo mutuo que se muestran en el libro Panrico: la vaga més llarga (Edicions del 1979) escrito por las periodistas de la Directa Isabel Benítez y Homera Rosetti. Estamos inmersos en una sociedad en la que pasa todo muy deprisa. Parece que han pasado décadas desde El efecto Iguazú, un documental realizado con la colaboración de todos los trabajadores de Sintel, que levantaron un campamento en el paseo de la Castellana de Madrid como protesta ante el despido de 1.800 empleados. El film se alzó con la estatuilla a la Mejor Película Documental en la XVII edición de los Premios Goya, en el año 2003.

Pero ahora nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto. Afortunadamente, los conflictos de Laforsa, Sintel, TMB, Panrico, Coca-Cola, HP, Movistar… todos aquellas huelgas heroicas que dicen que perdimos, se recuerdan, contextualizan y detallan en estas páginas. Este libro es muy necesario ya que, como se resalta en el prólogo, hemos perdido hasta la batalla de las palabras.

“Una ciudad como Cornellà no es una ciudad dormitorio, sino una población obrera; un operario de artes gráficas no es un ‘precario’ sino un proletario; quien trabaja cosiendo en casa para grandes multinacionales del textiles está autoexplotada, no es una ’emprendedora’. Somos clase trabajadora”.

Panrico: la vaga més llarga es un lúcido ejercicio de “historia desde abajo”, donde el peso de la narración lo llevan las propias personas protagonistas, luchadoras como Reme:

A las mujeres trabajadoras les diría que la única arma que tenemos es la lucha. Si no se lucha, no se consigue nada, nos quitan todo, todos los derechos -como el del aborto- y vamos a volver a los tiempos del franquismo. Nos quieren sacar lo que la mayoría, las trabajadoras, hemos conseguido luchando. Hay que luchar.

Estamos ante un libro necesario para repensar el sindicalismo, en un momento de colapso tanto de la “vieja política” como de sus interlocutores clásicos, CCOO y UGT, que sin duda podemos caracterizar ya de “viejo sindicalismo”. Aquí se dan múltiples pistas y propuestas para superarlo.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

David García Aristegui

David García Aristegui

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.