lamarea.com

martes 20 febrero 2018

Opinión

Gaza iba a ser una fiesta

Las gentes de la Franja “necesitan también ocasiones para la alegría, momentos de celebración. Eso era, eso iba a ser, la llegada del pequeño barco”, del Zeituna.

06 octubre 2016
18:45
Compartir
Gaza iba a ser una fiesta

Habían colocado globos de colores engalanando el puerto y pancartas con el “Welcome to Palestine”,  que es tanto una frase de  bienvenida como de afirmación.  En las cocinas de algunas casas, grupos de mujeres habían amasado ese pan tan ligero como un mantelito de encaje que se unta luego con zatar y aceite de oliva, y habían alisado las hojas de parra con las que preparar los deliciosos rollitos de arroz típicos de toda la región, y los niños y las niñas de las escuelas habían hecho acopio de banderitas que agitarían en el aire dibujando pequeñas olas de bienvenida frente a un  mar que les está vedado… Iba a ser una fiesta. Las gentes de Gaza preparaban el recibimiento a las trece mujeres del barco Zeituna con el empecinado entusiasmo de quien conoce el sabor de la desgracia cotidiana y apenas tiene ocasiones para la alegría.

Las gentes de Gaza, encerradas, bombardeadas, cotidianamente acosadas por uno de los ejércitos más potentes del mundo, necesitan de casi todo: material para  reconstruir sus casas, sus sistemas de electricidad y agua potable, sus escuelas y centros de salud destruidos por las bombas. Necesitan poder cultivar su tierra y pescar en su mar sin que, desde una torreta, un tanque o una patrullera de la armada israelí, les disparen. Y necesitan también ocasiones para la alegría, momentos de celebración. Eso era, eso iba a ser, la llegada del pequeño barco que había surcado el Mediterráneo con rumbo a Gaza: un día feliz, una ocasión para la ternura de los abrazos, la fraternidad de las risas, la comunión de la alegría colectiva. Demasiado peligroso para la seguridad de Israel.

La armada israelí tuvo que impedir que el pequeño barco Zeituna, con trece mujeres de distintos países del mundo como única carga, llegase al puerto de Gaza, porque allí las estaban esperando y se iban a fundir en un abrazo con otras mujeres, entre risas y lágrimas que esta vez serían  lágrimas de emoción, no de pena. La armada israelí tuvo que impedir que el barco Zeituna llegase a Gaza porque su llegada habría sido una fiesta, un momento de belleza y  celebración,  un paréntesis en la atroz cotidianidad de la ocupación, la ventana que aunque solo sea por un instante consigue romper la asfixia de vivir encerrados, una rendija en el muro del bloqueo.  Demasiado peligroso para la seguridad de Israel.  La alegría, la amistad, la solidaridad, la risa,  siempre han sido peligrosas para los tiranos.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Teresa Aranguren

Teresa Aranguren

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".