lamarea.com

lunes 20 agosto 2018

Economía

La Galicia que vuelve a las urnas (II): una economía castigada

El envejecimiento demográfico, la dispersión poblacional, la huida del ahorro hacia otras regiones y la desprotección del sector agrícola, ganadero y pesquero son algunos de los problemas que lastran la economía de Galicia.

15 septiembre 2016
14:04
Compartir
La Galicia que vuelve a las urnas (II): una economía castigada
Pescadores en un barco de la flota pesquera de Galicia. // Xunta de Galicia
La economía gallega se caracteriza por su incapacidad para explotar sus propios recursos de manera eficiente, permitiendo que muchas veces los beneficios no se queden dentro de su territorio. Dejando a un lado el sector servicios y de construcción, la pesca es, tras el sector energético, agrícola y ganadero y la automoción, el cuarto pilar económico para Galicia según los datos del Instituto Galego de Estatística (IGE). El PIB de Galicia suponía 55.701 millones de euros en 2015 (creció un 3,2% respecto a 2014), mientras que su PIB per cápita fue de 20.431 euros en 2015 (770 euros más que en 2014).

La concentración de bancos que acabó con las cajas de ahorros gallegas dejó a la comunidad autónoma casi sin inversión. “En una economía ahorradora neta como es la gallega, con un modesto pulso inversor del tejido empresarial privado (y público), el resultado es la huida de ahorro hacia otros territorios. Urge una acción decidida del Gobierno gallego para crear nuevas entidades de crédito y banca pública que canalicen una parte de ese ahorro hacia la financiación de proyectos empresariales y públicos gallegos”, sostiene Xavier Vence, catedrático de Economía Aplicada de la Universidade de Santiago de Compostela y exportavoz nacional del BNG.

Las políticas (o la ausencia de ellas en algunos casos) han dejado desprotegidas a la pesca, la agricultura y la ganadería gallegas. Vence destaca que habría que “aprovechar las condiciones históricas y naturales de Galicia para convertir la producción ecológica en una señal de identidad del país”. En su opinión, es necesario frenar el “agudo proceso de deslocalización de producción y de la sede de las propias empresas” para que el presupuesto público gallego “no sea pasto del lobby de las grandes constructoras madrileñas y se convierta en la herramienta efectiva de dinamización del tejido productivo propio”.

Respecto las cifras de desempleados, en el segundo trimestre de 2016, en Galicia había 222.900 personas en paro, 5.000 menos que en el trimestre anterior. La tasa de desempleo disminuyó cinco décimas, hasta situarse en un 17,7%. De este porcentaje, un 33,5% son parados de entre 16 y 29 años. El INE acreditó, en sus datos del padrón continuo, que Galicia perdió cerca de 30.000 jóvenes solo en 2014. El diario digital Praza Pública constató que “casi 160.000 jóvenes dejaron de vivir en Galicia desde que empezó la crisis en 2008”.

Población envejecida y dispersa

Galicia tiene 2.732.347 habitantes (INE 2015) y una crisis demográfica –la edad media es de 46,2 años– acentuada desde el año 2011, con una pérdida de población notable y constante. En 2014, según el IGE, Galicia perdió un 0,4% de población. Este decrecimiento poblacional va acompañado de una continua disminución del peso relativo de lo que suponen los gallegos con respecto a la población total de España: en el año 2005 representaban un 6,3% de la población total en España mientras que el pasado año el porcentaje bajaba al 5,9%. Los mayores de 65 años pasaron de ser el 21,2% de la población gallega en 2005 al 24% en 2015, mientras que el porcentaje de menores de 20 años se redujo del 16,4% al 15,8%.

Otro de los factores a tener en cuenta es la dispersión. Galicia cuenta con 314 ayuntamientos, de los cuales 109 no superan los 2.000 habitantes, y otros 91 están entre los 2.001 y los 5.000 vecinos. Según los datos del IGE, solo tres ciudades gallegas acumulan más de 100.000 habitantes: Vigo, A Coruña y Ourense. Las condiciones de aislamiento del medio rural es uno de los principales problemas sociales, con una Galicia que avanza a dos velocidades. Las conexiones de ferrocarril pasan por los principales núcleos de población pero sigue siendo más fácil ir de Santiago a Madrid en transporte público que de Santiago a O Barco de Valdeorras, en Ourense.

Según la Oficina del Censo Electoral hay 446.235 gallegos residentes en el extranjero con derecho a voto en estas autonómicas. Sin embargo, la premura en la convocatoria electoral complica aún más el arduo proceso de voto rogado. Desde el colectivo Marea Granate han solicitado que se amplíen los plazos para el voto de estos emigrantes, una petición a la que se ha sumado el PSdeG con un escrito a la Junta Electoral pidiendo “favorecer el trámite de solicitud” para estos electores que suponen “casi el 17% del total”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Ana González Liste

Ana González Liste

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Última hora

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Tus artículos

Quorum global, en busca de un diccionario de retos comunes

Con motivo de la celebración del encuentro de Quorum Global en Málaga en octubre, publicamos una serie de artículos. Hoy escribe Ruth de Frutos

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.