lamarea.com

sábado 22 septiembre 2018

REVISTA MENSUAL

Robots programados para matar

La ONU decide en diciembre si da luz verde a los sistemas de armas autónomos, la nueva y gran apuesta de la industria de la guerra.

02 septiembre 2016
19:20
Compartir
Robots programados para matar

Son inmortales porque no están vivos, como Terminator o los androides de Yo, robot, la obra de Isaac Asimov que protagonizó Will Smith en la gran pantalla. La duda y el miedo no están ni entre sus virtudes ni entre sus defectos. Resisten más tiempo sobre el campo de batalla que cualquier humano, pueden ver en la noche gracias a sensores térmicos y portan armas capaces de pulverizar un tanque. No necesitan aire ni agua, ni padecen secuelas psicológicas.

Los Sistemas de Armas Autónomos Letales (LAWS, por sus siglas en inglés), coloquialmente conocidos como “robots asesinos”, están a punto de revolucionar el concepto de guerra mientras gobiernos, expertos y activistas se preparan para decidir en diciembre el futuro de estas máquinas de matar.

Puedes seguir leyendo este reportaje en #LaMarea41, ya a la venta en quioscos y en nuestra tienda online

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

José Bautista

José Bautista

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".