lamarea.com

miércoles 20 septiembre 2017

Opinión

Deconstruyendo a Rafael Hernando

“No es tan sólo el portavoz del grupo político de la derecha, es el portavoz de la derecha, entendida más que como una ideología política como una forma de vida, de representación”, sostiene el autor tras repasar su discurso en el debate de investidura.

01 septiembre 2016
15:41
Compartir
Deconstruyendo a Rafael Hernando
El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando.

“La sabiduría es el arte de aceptar aquello que no puede ser cambiado, de cambiar aquello que puede ser cambiado y sobre todo de conocer la diferencia”. Con una cita de Marco Aurelio, emperador romano y filósofo estoico, comenzó su intervención Rafael Hernando, portavoz del Grupo Popular en el Congreso, en el debate de investidura del miércoles. Las citas, además de aportar una supuesta distinción a quien las utiliza, valen para casi todo, ya que como pensamiento descontextualizado no acaban siendo más que una herramienta retórica al servicio de un fin para el que no fueron pensadas.

No sabemos si Rafael Hernando tiene inclinaciones por la filosofía clásica, lo que sí parece es que el estoicismo, la vieja razón y virtud al margen de comodidades materiales y fortuna, no es su modo de dirigirse por la vida. La cita, para el portavoz popular, no alude a su intención original, pero sí nos revela una forma de interpretar la política, la sociedad, muy acorde con su carácter: todo es como debe ser, que es como yo digo que sea. Hernando no es tan sólo el portavoz del grupo político de la derecha, es el portavoz de la derecha, entendida más que como una ideología política como una forma de vida, de representación, la que refleja a esa parte del país que va desde el conservadurismo secular ocre hasta el tintineo opaco de los beneficios.

La mayor virtud de Hernando es la honestidad con sus pulsiones y prejuicios. Y el discurso del miércoles en ese espacio que se reserva al portavoz del partido en el Gobierno -que fue la intención parlamentaria, casi extinta, de dejar patente las diferencias teóricas entre uno y otro-, sus pulsiones y prejuicios brillaron como lo hacen siempre, como esa vía de sentido único que no admite componendas, como su pelo, que marca la única dirección aceptable. Para Hernando -y para las portadas de los diarios- la derrota de Rajoy no significa lo obvio, la incapacidad y parálisis de un partido, de un sistema político, impotente para promover alternativas, sino tan sólo “la imprudencia e irresponsabilidad de ganar en los despachos” lo que, como se ve, nadie ha ganado en las urnas.

Los despachos son esos lugares en los que Hernando ha desarrollado, literalmente, su vida adulta. Desde que en 1983, con 21 años, fue elegido como concejal por Alianza Popular en el Ayuntamiento de Guadalajara, no se le conoce otra actividad laboral al margen de sus cargos y su partido. Diputado por las Cortes castellano-manchegas del 87 al 89, senador del 89 al 93 y diputado desde 1993 hasta la actualidad por Almería, provincia con la que mantenía una nula vinculación, salvo quizás, imaginamos, su atrabiliario estilo de matón del Far West. Su título en Derecho y su máster en Dirección de Empresas no le han hecho falta nunca para bregar en el sector privado. Quizá cuando Aznar le nombró coordinador del área de comunicación del PP no estaba designando tan solo un parapeto, sino toda una línea de acción, la que pretendía sacar a la la derecha de sus complejos adquiridos en democracia, aquellos que les hacían, al menos públicamente, avergonzarse de su pasado.

“En democracia el diálogo nunca es prescindible”, decía el portavoz, glosando esa manera que intenta hacer pasar por consenso lo que no son más que hechos consumados. Diálogo como el que no tuvo con Rubalcaba, más allá de “eso no me lo dices a la cara”, cuando intentó agredir al dirigente del PSOE en 2005 después de que este les acusara de mentir tras una sesión sobre los incendios en Guadalajara. Es el único episodio* de violencia en el interior del Congreso desde el XIX -las hostias a los manifestantes afuera no cuentan- si exceptuamos la asonada dirigida de Tejero. Triste condecoración.

“No me gusta herir las susceptibilidades de nadie”, continuaba Hernando en su discurso, interpelando a Iglesias, pero algunos “tienen las manos manchadas de dólares de regímenes tiranicidas (sic) y liberticidas”. Quizá el portavoz, habitual de tertulias ultras, dejó en suspenso su sensibilidad al acusar a las asociaciones de memoria histórica de “acordarse de sus padres cuando hay subvenciones”. La relación de Hernando con el fascismo es inversamente proporcional a los acuerdos de posguerra europeos, donde al menos, aunque fuera por salvar las apariencias en el momento histórico, no se concebía que la democracia y el antifascismo no fueran un todo. Así lo parece tras equiparar la tricolor y el saludo romano o culpar a la República de la Guerra Civil. Hernando, como nuestra actual derecha, es revisionismo, cuneta y quijada seca.

El discurso del portavoz continuó, entre dequeísmos y arrogancia -“no me provoquen”-, hacia el otro pilar fundamental del gobierno popular, su siempre recurrida eficacia, algo que tiene todo de hipérbole y poco de realidad. España “no necesita un gobierno en funciones, necesita un gobierno que funcione”. El tecnicismo económico, a menudo tan solo datos aislados como la cita con la que empezábamos esto, sirve siempre de coartada a las consecuencias de los recortes y la visión neoliberal, intervención para favorecer el saqueo por parte de lo privado y nula acción respecto a las consecuencias de la estafa. Así lo manifestaba Hernando cuando en los momentos más duros de la crisis achacó a la responsabilidad paterna los casos de desnutrición infantil que se detectaban en los colegios. No son salidas de tono, sino tan solo la visión de un modelo de sociedad, aquella que niega el orden para los desfavorecidos pero lo mantiene para la oligarquía.

Hernando también acusó a la izquierda de ir “del brazo de un viejo terrorista como el señor Otegi”, en ese estilo tan falto de prejuicios éticos y lógicos del que transforma un hecho en una mentira al obviar todo un camino entre el pasado y el presente. La ETA -con artículo- es, para lo que representa el diputado por Guadalajara, no un grupo terrorista que operó en un determinado lapso histórico, sino un concepto arrojadizo, vulgarmente inflamado, que deja en muy mal lugar el respeto a sus víctimas. Así Hernando no dejó pasar la oportunidad de unirse a Cifuentes al comparar los escraches del movimiento de vivienda con ETA. Todo vale, hasta estrangular lo razonable, cuando de lo que se trata es de dañar al enemigo político.

En el discurso del debate de investidura, Hernando se permitió, incluso, cierta humillación a Rivera, al agradecerle el acuerdo pero al recordarle, en un tono paternalista que no es la primera vez que emplea con él, que la actividad política siempre resulta más complicada que las buenas intenciones. No parecía el portavoz ni tendente a pactos ni a reconocer el nuevo espacio de la derecha española, como no lo hizo con la casi extinta UPyD, cuando les acusó de financiación irregular, hecho que por falso le costó una condena de 20.000 euros.

Su idea de la corrupción

Acerca de la corrupción poco dijo quien bien conoció a Correa, el de la Gürtel, más allá de situar a su partido como víctima de los manejos de unos golfos. Y ni eso. Cuando Hernando habla de corrupción habla de la normalización del desastre, de la consumación de un modelo de relaciones entre empresa privada, administración pública y conseguidores políticos. Es lo que hay, está feo, pero es lo que hay, parece indicar con sus palabras. Hace algo menos de dos semanas, en una tertulia matutina, la periodista Esther Palomera hizo su trabajo y no permitió que Hernando se saliera con la suya. Todo a cuenta de las ilegales, y en una parte corruptas, actividades laborales de los diputados, los cuales sólo tienen como función remunerada permitida al margen del hemiciclo la investigación y la docencia. Hernando no cedía, entre la socarronería y las voces, hasta que la periodista no tuvo más remedio que leerle el texto de la ley. Hernando entre sonrisas respondió: “Las leyes se interpretan en base a unas normas”. 

Para lo que Hernando representa la ley, cuando les es favorable, es un código de dureza insalvable y férrea interpretación. Cuando no es tan sólo el papel mojado que, bueno, todos sabemos que tiene excepciones. Así le debió parecer cuando el juez Pedraz archivó la causa de la manifestación del 25S, al que calificó de “pijo ácrata”. Algo que a cualquier mortal le hubiera supuesto un disgusto, a él tan sólo le costó esa especie de rectificación a medias en la que es especialista.

Rafael Hernando cumplió este miércoles, cumple siempre, el papel que le ha sido encomendado. No el de un simple portavoz, sino el de la creación de un discurso cuyo objetivo principal es la victoria retórica por encima de cualquier consideración ética y de estilo, pero también el de resultar una especie de faro que guíe a la derecha social, más allá de su partido, en un revisionismo no tan solo histórico, sino conceptual, el de que solo existe una forma razonable, deseable, posible de acción política, el suyo. No hay alternativa y si la hay es descabellada, pueril o peligrosa. El encanallamiento del debate en sociedad.

Marco Aurelio, descontextualizado, también decía que “todo lo que se desea de este mundo es miserable y corrupto”. Si este mundo, es el mundo propuesto por lo que representa Hernando, el emperador tenía razón.

Corrección del autor: El incidente de Hernando con Rubalcaba no es el único hecho violento protagonizado por diputados. El diario de sesiones de el 4 de julio de 1934 recoge que se produjo una trifulca en la que se repartieron golpes y el diputado del PSOE Indalecio Prieto sacó una pistola. 

Etiquetas

Artículos relacionados

 
Daniel Bernabé

Daniel Bernabé

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM52 – Septiembre 2017

Última hora

Tus artículos

Harto de historia(s)

El escritor Boris Matijas, nacido en Knin (Croacia), reflexiona sobre las similitudes dialécticas que encuentra entre el conflicto de los Balcanes y Cataluña a raíz de un artículo publicado por Antonio Maestre.

Los socios/as escriben

¿La república catalana será de izquierdas?

"No parece que la mayoría de liderazgos independentistas tengan especial afán democratizador, más allá del referéndum y el proceso participativo para hacer la nueva constitución", apunta el autor.