lamarea.com

domingo 27 mayo 2018

Sociedad

Relatos de viajeras solitarias: Humphrey Bogart no se reía tanto (II)

‘La Marea’ publica en su dossier ‘A mi bola’ las experiencias de varias mujeres que han viajado solas. Cristina Bocanegra soñaba con leones y quería ser como el actor en ‘La Reina de África’. Así cuenta su viaje 20 años después.

31 julio 2016
11:07
Compartir
Relatos de viajeras solitarias: Humphrey Bogart no se reía tanto (II)

Este relato está incluido en el dossier ‘A mi bola’, de #LaMarea40

Lo había soñado durante tanto tiempo… Desde pequeñita, cuando me encerraba a leer durante horas, y mi cabeza se llenaba de historias, y mis preferidas eran las que hablaban de leones, y elefantes, del rey de la selva. Miraba los mapas y me imaginaba saltando entre lianas. Cuando las demás niñas querían jugar a mamás, ponerse tacones y pintarse los labios, yo sabía perfectamente quién era Stanley, y Livingstone, y Lawrence de Arabia, y Brazza, y quería ser Humphrey Bogart fumando mientras navegaba en La Reina de África. Soñaba con abrazar a Mandela. Hasta el corazón de las tinieblas me parecía mejor panorama que mi camino al colegio.

Curiosamente todos mis héroes eran hombres y yo no me daba cuenta de que había sutiles diferencias entre ellos y yo. Veinte años después de todo esto, viajé por primera vez a África. A Tanzania. A estudiar. Recuerdo muchas cosas, nada más bajar del avión, el calor, un calor seco, lleno de polvo. Recuerdo los paisajes, el Kilimanjaro desde mi habitación, igual a como lo recordaba antes de haberlo visto nunca. Pero sobre todo recuerdo la risa, la risa de los niños y también de los adultos. Sentí que tenía que romper muchas barreras para poder comunicarme con la gente, la barrera del idioma, la cultura, la raza. También, a veces, del “estatus” de médico, que deben ser gente seria y distante. Del de turista, al que hay que vender productos. Y también el de mujer. La risa siempre vino a ayudarme.

Como aquel día en el colegio sólo para albinos. Los albinos suelen tener problemas de visión, y muchos en aquella escuela era la primera vez que podían ponerse unas gafas. Aún oigo su risa mientras se las ponían y quitaban unos a otros y descubrían cómo cambia el mundo cuando cambias de ojos.

Después he vuelto muchas veces a África, sobre todo a Angola, donde trabajé durante un tiempo. Allí la risa es multiplicada por mil. Todo merece una risa intercalada en la conversación, las historias de la guerra, hasta las más duras, las historias mágicas sobre hombres que crean cocodrilos, o sobre otros que se convierten en leones. Mis poquitas palabras aprendidas en su lengua zulú nunca fallan para provocar la risa generalizada: ¡La cachindele (blanca) habla umbundu! Los hombres me cuentan sus aventuras con sus varias esposas, les encantan mis caras de sorpresa. A la mínima oportunidad me sacan a bailar. Y yo me dejo, claro, bailar es reír con todo el cuerpo. Las mujeres son curiosas y quieren saber cómo funciona todo allá arriba en España: ¿Qué problemas tienen allí los niños que con cuatro años tienen que ir en carrito? ¿Tú cuántos hijos tienes? ¿Cómo que ninguno??? Imposible, cuando quieras te llevamos al curandero, no puedes llevártelos todos a la tumba. Doctora, no me siento bien y es porque llevo dos años embarazada ¿Cómo va a ser eso imposible si a mi prima también le pasó?

Esa era la sutil diferencia. Nadie le preguntaba a Humphrey Bogart si tenía hijos o que por qué no tenía ninguno. Al final, como siempre pasa, mi viaje no se pareció en nada a mi sueño. Ya habían descubierto el origen de las fuentes del Nilo. Yo no descubrí nada, pero como fue mío fue mejor.

Cristina Bocanegra, 34 años, es médica. 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Cristina Bocanegra

Cristina Bocanegra

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

El último doctorado

"Esta es, por fin, mi última tesis doctoral. Tras 40 años trabajando como investigador, tengo mucho que agradecer y una buena pila de historias que compartir. Para los jóvenes de hoy, valgan estas líneas como excursión a un pasado remoto", escribe Àlex Gaita en esta serie de.ficción

El famoso chalet

"Podemos ya había dado un giro bastante difícil de explicar. Había pasado en unos pocos meses del discurso radical empleado a uno mucho más moderado, claramente posibilista."