lamarea.com

domingo 27 mayo 2018

Internacional

Brexit, Grecia y el problema de la voz del pueblo

Los protagonistas de la campaña a favor del Brexit se han quitado de en medio porque no quieren hacerse responsable de las consecuencias. Hace un año, Tsipras hizo caso omiso al resultado de la consulta sobre el rescate en Grecia

07 julio 2016
17:26
Compartir
Brexit, Grecia y el problema de la voz del pueblo
David Cameron charla con su Homologa Ángela Merkel durante un consejo de la Unión Europea.

Desde el referéndum del 23 de junio en el que el 52% de los votantes del Reino Unido optó por su salida de la Unión Europea, los británicos desayunan prácticamente todos los días con malas noticias. La libra esterlina sigue cayendo, muchas empresas e instituciones plantean marcharse y los nacionalistas escoceses ya perfilan una nueva consulta de independencia. A eso se suma el caos político. El anuncio de dimisión del primer ministro conservador David Cameron puede parecer coherente, ya que estaba a favor de la permanencia en la UE. Pero también se puede argumentar que debería ser él el responsable de ejecutar la voluntad popular, porque la idea del referéndum fue suya.

Más sorprendente fue la renuncia de Boris Johnson (exalcalde de Londres) a optar por la sucesión de Cameron. Bozza fue uno de los líderes de la campaña a favor del Brexit, mayoritariamente por puro oportunismo, dado que hasta hace poco había sido relativamente proeuropeo. Johnson nunca ha dejado de ser un elitista frívolo que percibe la política como un simple juego. El otro payaso –con perdón a los payasos– es Nigel Farage, el líder del UK Independence Party que también dimitió. Este político, al que le gusta explicarse desde algún pub de la Inglaterra profunda, pinta de cerveza en mano, dijo con toda seriedad que se iba porque había alcanzado su objetivo, que era la salida de la UE. Farage tiene una responsabilidad muy importante en la campaña de mentiras y semiverdades –de las que ya no quiere acordarse– que ha empujado el Brexit.

Muchos británicos ahora se arrepienten de haber votado por la salida. Alegan que no eran conscientes de las consecuencias reales y dicen sentirse engañados por políticos como Johnson y Farage. Algunos ya piden dar marcha atrás y anular el referéndum o convocar otro. Pero otros alegan que esto sería antidemocrático y que hay que respetar la voluntad del pueblo, aunque técnicamente la consulta no sea vinculante. La consulta británica me recuerda a otro referéndum no vinculante de hace un año, cuando el Gobierno griego de Alexis Tsipras sometió a votación el duro catálogo de recortes que le imponía la UE a cambio de un tercer rescate financiero. La mayoría de los griegos rechazó el plan, aunque nadie, ni Tsipras ni los dirigentes europeos, se había molestado en explicar realmente en qué consistía la alternativa. Al igual que Johnson y Farage, Tsipras, del partido de izquierdas Syriza, tuvo pánico ante la idea de tener que poner en marcha la voluntad de su pueblo. Así que decidió hacer caso omiso al resultado y aceptar otro paquete de recortes igual de duro.

No sabemos cómo sería Grecia hoy si Tsipras hubiera hecho caso a los votantes, ni mucho menos cómo será el Reino Unido en el futuro tras el Brexit. Lo que parece claro es que consultar a la ciudadanía sobre temas de tal envergadura sólo tiene sentido si la gente realmente sabe qué consecuencias tendrá su voto. De lo contrario, estamos secuestrados por los demagogos de turno que prometen el paraíso en la Tierra.

Artículo publicado en El Heraldo (Colombia)

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Thilo Schäfer

Thilo Schäfer

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

El último doctorado

"Esta es, por fin, mi última tesis doctoral. Tras 40 años trabajando como investigador, tengo mucho que agradecer y una buena pila de historias que compartir. Para los jóvenes de hoy, valgan estas líneas como excursión a un pasado remoto", escribe Àlex Gaita en esta serie de.ficción

El famoso chalet

"Podemos ya había dado un giro bastante difícil de explicar. Había pasado en unos pocos meses del discurso radical empleado a uno mucho más moderado, claramente posibilista."