lamarea.com

martes 20 febrero 2018

7,9 millones de cómplices

“Al final no hay nada más complejo que una sola persona”, reflexiona el autor a propósito de los resultados electorales del 26-J

27 junio 2016
18:06
Compartir
7,9 millones de cómplices
Mariano Rajoy, en una foto de archivo. PP

PEDRO P. BLANCAS // Tras los resultados de las elecciones generales del pasado 26-J, se demostró que, a pesar de los análisis serios, teorías infundadas, elucubraciones espontáneas, de las infografías proféticas y de las opiniones de expertas sociólogas, de politólogos profesionales, de todólogos de plató o sabios de bar… (todo tipo de tesis multicolor), al final no hay nada más complejo que una sola persona.

Tendríamos que preguntar votante por votante qué le ha pasado por la cabeza para decidir su voto o para no ir a ejercer dicho derecho. Éstos últimos pueden ser indolentes, defraudados, hastiados, egoístas, irresponsables… o coherentes anarquistas. A saber.

Las gentes que votaron opciones nacionalistas podríamos pensar que simplemente son nacionalistas (una frase que la podría firmar el mismo Rajoy). El bloque de izquierdas que escogió distintas opciones -sin profundizar en lo que se considera izquierda- fue crítico, como corresponde a la izquierda y, por tanto siempre dividida, votó en función de miedos, alegrías, convencimientos, desconfianzas…

También fueron críticos los que apoyaron a la opción de Ciudadanos, muy de agradecer siendo un voto de derechas, porque para mí en política el centro es como el de un donut, no hay nada.

Pero hay un voto conservador como la sal, como la manteca, que se va poniendo cada vez más rancia pero que se resiste a desaparecer, una película protectora que defiende su esencia ignota, tan vetusta que la convierte en tradición.

Aunque en esta ocasión, el voto oculto de la mantequilla rancia no sólo se enroca tras símbolos patrios tan vacíos como el centro del donut. Desde ayer, 7,9 millones de complejas personas se han convertido en cómplices del latrocinio, de la estructura mafiosa de un partido, del hedor a cloaca que mana de un ministro de Interior que rebusca entre la basura para acusar a los nacionalistas catalanes de no reciclar, en definitiva, son cómplices del “que se jodan”, y lo más triste es que no se dan cuenta de que su mantequilla la usarán con ellos también de vaselina porque también están jodidos. Son dinosaurios que han votado al meteorito.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Tus artículos

Tus artículos

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".