lamarea.com

viernes 20 julio 2018

Economía

#PapelesCastellana

El exbanquero Amusátegui utilizó firmas en paraísos fiscales para no pagar impuestos por un yate

Reproducimos este artículo publicado por eldiario.es dentro de la investigación conjunta con La Marea y Diagonal sobre los Papeles de la Castellana.

10 junio 2016
10:28
Compartir
El exbanquero Amusátegui utilizó firmas en paraísos fiscales para no pagar impuestos por un yate
José María Amusátegui.

Dos sociedades en los paraísos fiscales de Guernsey y la Isla de Man para administrar la propiedad de un yate de lujo y un amarre en la Riviera francesa minimizando la factura fiscal en España. Es el esquema que utilizó durante años el expresidente del Banco Santander Central Hispano (BSCH) José María Amusátegui, según se desprende de la investigación Los Papeles de la Castellana, elaborada conjuntamente por las redacciones de eldiario.es, La Marea y Diagonal, a partir de una documentación remitida al buzón seguro filtrala.org.

Amusátegui, hijo de marinos y abogado del Estado, fue uno de los empresarios más poderosos en la España de finales del siglo pasado y una de las figuras económicas de la Transición. Se retiró en agosto del año 2001 con una multimillonaria jubilación: 43,5 millones de euros y una pensión vitalicia de 5,1 millones de euros anuales. Tenía entonces 69 años.

Pocos meses después, gastó una pequeña parte de este dinero en un lujoso yate: el Cascais M. El barco, construido en 1998, tenía 25,75 metros de eslora, 133 toneladas de peso y capacidad para nueve invitados y dos tripulantes, según la web especializada superyachttimes. Amusátegui pagó 2,6 millones de euros por la embarcación.

Para esconder la propiedad de ese yate, Amusátegui constituyó el 9 de julio de 2002 la sociedad Amacayo Limited en Saint Martin, en el paraíso fiscal de Guernsey. La operativa recuerda a la que utilizó otro banquero, Jaime Botín, para ocultar la propiedad de otro yate también en Guernsey, como desveló eldiario.es en octubre de 2014. En aquella época, Jaime Botín era vicepresidente del BSCH y fue una de las personas con las que Amusátegui negoció los generosos términos de su salida del banco.

Esa sociedad de Guernsey permitió a Amusátegui ahorrarse el pago de al menos dos tributos: el IVA correspondiente (entonces era del 16% del valor de la operación) y el Impuesto de Matriculación de la embarcación o Impuesto sobre Determinados Medios de Transporte en España (IDMT). Actualmente este impuesto está fijado en el 12% del valor de compra y, según los armadores, es una excepción en Europa. Teniendo en cuenta el valor de compra, el ahorro fue superior a los 700.000 euros.

De haber entrado en aguas españolas, como residente en España, el exbanquero tendría que haber pagado el IDMT en España. Según ha afirmado José María Amusátegui a eldiario.es, el Cascais M, que estaba amarrado en el sur de Francia, “jamás” transitó por aguas españolas.

Preguntado por este asunto, el banquero también dice que no recuerda si pagó esos dos impuestos: “Yo creo que sí; bueno, no me acuerdo”. Y niega que la constitución de esa sociedad en un paraíso fiscal tuviera como objetivo “ninguna misión de ocultación fiscal ni de mejora de beneficios, ni de gastos, ni de nada”. “En absoluto. Sencillamente el barco estaba fuera, nunca estuvo en España”, asegura. Y dice que la sociedad “funcionaba nada más que como propietaria del barco”.

“Extraordinaria labor” del banquero

Amusátegui se compró ese buque tras abandonar el BSCH con un bonus de 43,5 millones de euros y una pensión vitalicia de jubilación de 5,1 millones anuales a cargo del Santander. Llegó a la copresidencia del BSCH –junto a Emilio Botín– tras la fusión con el Central Hispano, que también presidía, en abril de 1999. Dos años después, la familia Botín, accionistas mayoritarios de la entidad, descabalgaron a Amusátegui de la presidencia compartida.

En reconocimiento a su “extraordinaria labor”, el banco le pagó una de las mayores indemnizaciones de la historia de España. Esta generosa indemnización acabó en los tribunales tras un denuncia de un exconsejero y un accionista del banco y tuvo como imputados al propio Amusátegui, Emilio Botín y el consejero delegado del banco en aquel momento, Ángel Corcóstegui. Finalmente el Tribunal Supremo absolvió a los tres acusados en 2006.

[Más información sobre este juicio y la indemnización de Amusátegui]

La sociedad tenedora del yate Amacayo Limited se constituyó con un capital social de 15.558,56 euros. Estaba participada al 99,98% por la española Amacayo SL, bautizada en honor de un vocablo derivado del quechua que significa “flor de lis”. Esta última se creó el 5 de enero de 2002. En ella Amusátegui aportó la mayoría del capital (599.980 euros) y dos de sus seis hijos, José María y María Luz Amusátegui Amusátegui, 10 euros cada uno.

Préstamo autoconcedido por José María Amusátegui en las cuentas de la sociedad Amacayo Limited

Préstamo autoconcedido por José María Amusátegui en las cuentas de la sociedad Amacayo Limited

Amacayo Ltd estaba administrada por dos firmas de Guernsey, según sus cuentas de 2004 y 2005: Anson Limited y Cabot Limited. El secretario era Mercator Secretaries Limited, vinculada a Mercator Trust Company Limited, también radicada en esa isla del Canal de la Mancha. El activo fijo de Amacayo Ltd se desglosaba entonces en un atraque en Port Vauban (Antibes, Riviera Francesa) con un valor de adquisición de 232.007 libras y el citado yate Cascais M. El valor de adquisición declarado para el yate era de 1.331.921 libras. Muy inferior al precio real, que fue de 2.075.000 libras, según un informe que resumía una reunión de los asesores fiscales de Amusátegui en mayo de 2008. Al cambio, la compra del barco costó 2,6 millones de euros.

Crédito autoconcedido al 0%

Amacayo Ltd tenía una deuda de 2,6 millones de euros con su propietario, el propio Amusátegui, equivalente al precio de compra del barco. Un “préstamo excepcional”, en definición de los asesores del ex banquero, que este se había autoconcedido. Si bien declaraba ese crédito en el Impuesto de Patrimonio (bonificado en la Comunidad de Madrid, donde reside Amusátegui), el préstamo no liquidaba intereses, como confirma el interesado: “No me pagaba ningún interés ni nada, como si fuera una deuda previa a un aumento de capital o una operación así”.

El entonces presidente del BSCH, Jose María Amusátegui, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en noviembre de 2000. EFE

El entonces presidente del BSCH, Jose María Amusátegui, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en noviembre de 2000. EFE

Ese crédito a interés cero es una irregularidad en toda regla. Al tratarse de una operación entre partes vinculadas, debía devengar intereses de mercado. Así se lo advirtieron a Amusátegui sus asesores fiscales en un informe fechado el 17 de noviembre de 2009. De conocer la existencia de ese préstamo a interés cero, la Administración Tributaria podría haber obligado a Amusátegui a corregir la valoración de esa operación vinculada y a practicar la correspondiente liquidación.

Según ha explicado Amusátegui a eldiario.es, el Cascais M era “un barco muy antiguo” que vendió “hará cuatro o cinco años, cosa así, no me acuerdo”. La sociedad Amacayo Limited fue liquidada el 28 de febrero de 2013, dos meses antes de que el exbanquero la incluyera en el modelo 720 (declaración de bienes en el exterior) del ejercicio 2012 que presentó a la Agencia Tributaria en abril de 2013.

Años antes, julio de 2005, Amusátegui se había comprado otra embarcación todavía mayor que el Cascais M, de 30,95 metros de eslora, por 5,1 millones de euros. El buque, con 176 toneladas de peso y capacidad para ocho invitados, fue adquirido mediante leasing a la italiana Unicredito. Su nombre original eraEmerald Star, y fue después rebautizado como Stella Maris. El barco, dice el banquero, se adquirió esta vez a su nombre, sin sociedad interpuesta. También fue vendido posteriormente.

Otra firma opaca

La otra firma opaca utilizada por Amusátegui para optimizar fiscalmente sus paseos en barco todavía está activa. Se llama Averon Limited y está domiciliada en Lord Street, Douglas, Isla de Man, otro paraíso fiscal. Su propósito actual es la tenencia de un amarre en el citado puerto de Antibes, cerca de Cannes, en la Riviera francesa.

Según la documentación a la que ha tenido acceso eldiario.es, esa sociedad tiene como “asesores operativos” al despacho Floram en Ginebra (Suiza). Averon fue constituida el 27 de agosto de 1987 y el banquero la adquirió el 1 de julio de 2005 por 950.000 euros mediante la adquisición de 1998 acciones de forma directa. Las otras dos acciones las compró a través de sendos testaferros.

Certificado de titularidad de la sociedad Averon Limited, radicada en Isla de Man, junto con sus bienes

Certificado de titularidad de la sociedad Averon Limited, radicada en Isla de Man, junto con sus bienes

Averon es la titular de 180 acciones de la francesa Société d’Aménagement du Port Vauban d’Antibes. Esa participación le otorga el derecho exclusivo del atraque número 161/9033 en ese puerto de la Riviera francesa “sin que Averon Limited sea considerada como beneficiario económico de dichas acciones por la jurisdicción de la Isla de Man”, según un informe del asesor suizo de Amusátegui.

“El valor del atraque cambia sistemáticamente como resultado de la demanda y de la oferta para este tipo de activo detenido aquí de forma fiduciaria por la Compañía, que no mantiene una valoración actualizada”, añadía el despacho Floram en ese informe.

En el modelo 720 que presentó Amusátegui en 2013, la valoración de Averon ascendía a 950.000 euros, lo mismo que pagó por ella en 2005. En esa declaración el exbanquero también dio cuenta de la tenencia de varias sociedades en Malta, entre otros territorios opacos. Amusátegui dice que Averon Ltd está actualmente en venta y que ya no la utiliza “para nada”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Antonio M. Vélez / ELDIARIO.ES

Antonio M. Vélez / ELDIARIO.ES

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.