lamarea.com

domingo 22 julio 2018

Internacional

Dinamarca apuesta por la agricultura ecológica

El país nórdico pone en marcha un ambicioso proyecto para duplicar de cara a 2020 el número de hectáreas dedicadas a agricultura ecológica y sostenible.

16 mayo 2016
19:57
Compartir
Dinamarca apuesta por la agricultura ecológica
La población danesa cultiva el contacto con la naturaleza. NICLAS JESSEN

Este artículo pertenece a la edición en papel de la revista La Marea, que puedes comprar aquí. También puedes suscribirte en este enlace.

Ser referencia mundial en materia de alimentación orgánica, ecológica y sostenible antes de 2020. Con ese objetivo en mente, Dinamarca ha trazado un plan con 67 puntos, entre los que se incluyen subvenciones a los agricultores que quieran sumarse al cambio de modelo o medidas drásticas como que el 60% de las cosechas orgánicas se entreguen a hospitales, escuelas y comedores comunitarios. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), orgánicos son todos aquellos sistemas de producción que tratan de optimizar al máximo los recursos naturales, renunciando a utilizar fertilizantes y plaguicidas sintéticos y que priorizan siempre las energías renovables.

La iniciativa cuenta con un elemento a favor: los propios daneses. Según un estudio encargado por el Gobierno, el 97% de ellos conoce e identifica el logotipo que certifica que un determinado producto de un supermercado es orgánico. Un logotipo que acaba de cumplir 25 años de vida en un momento de popularidad sin precedentes. “Los ciudadanos daneses están muy concienciados respecto al consumo de alimentos ecológicos”, explica Mikkel Larssen, portavoz de la embajada danesa en España. “Hay muchísima demanda en los supermercados. También muchas tiendas en las carreteras del país, donde son los propios agricultores los que venden su producto de manera directa. Además, la nueva cocina nórdica se ha centrado en este tipo de productos, lo que ha provocado que mucha gente se preocupe por la calidad y el origen de lo que adquiere y consume, algo que antes no era tan acusado”, relata.

Larssen apunta cuál es el objetivo último de las medidas que ha puesto en marcha su país: “Queremos duplicar el número de hectáreas dedicadas al cultivo de alimentos orgánicos. En 2007, éste era de 150.000 hectáreas. Actualmente estamos en unas 200.000, y queremos llegar a las 300.000 para el año 2020“. Los motivos son de índole medioambiental, pero también económico. “La gran demanda de estos productos nos obliga a importar muchos de ellos de otros países. Nuestro objetivo es producir lo suficiente como para satisfacer esa demanda interna, pero también de cara a poder aumentar las exportaciones de productos daneses”, añade.

Entre las partidas presupuestarias, destacan las destinadas a los propios agricultores que decidan dar el paso a este tipo de producción. “Hay muchos tipos de subvenciones”, prosigue Larssen. Existe una ayuda enfocada a analizar si es rentable convertir una finca tradicional en ecológica. También para llevar a cabo esa transformación y mantenerla en el tiempo. La subvención es más elevada los dos primeros años. Además, hay apoyos para fomentar el consumo de productos orgánicos y fondos que provienen de la Unión Europea.

En todo ese proceso, el sector público se propone ir por delante. “El Gobierno quiere convertir sus propias tierras en predominantemente ecológicas. En los comedores públicos se ha puesto encima de la mesa el objetivo de alcanzar el 60% en comida orgánica, un porcentaje que actualmente es incluso superior en ciudades como Copenhague, donde alcanza un 90%”, subraya Larssen.

Peter Wessel, periodista y poeta danés afincado en España, reflexiona sobre el carácter típicamente danés: “Hay una tendencia muy arraigada entre la gran mayoría de los ciudadanos de mi país que pasa por un afán de intentar volver a la naturaleza. Dinamarca podría ser el país más pobre del mundo, porque al fin y al cabo no tiene de nada. No hay ningún recurso natural salvo los niños y los peces en el mar”, bromea. “Eso obliga a cuidar lo poco que se tiene y tratar de sacarle el máximo partido posible agudizando el ingenio”, reflexiona.

Esta apuesta por la agricultura sostenible en Dinamarca es sólo una pata más del compromiso del país con la ecología. Un modelo donde la energía renovable juega un papel protagonista. En 2015, batió récords en niveles de producción de energía eólica, con un 42% del total de su electricidad proveniente de estas plantas.

La situación en España

Abel Esteban, de Ecologistas en Acción, destaca la importancia de la agricultura orgánica frente a la convencional, a la que no duda en definir como “agricultura química”. Para Esteban, la apuesta de Dinamarca por la alimentación orgánica es una gran noticia. “Parece algo muy razonable que se subvencionen prácticas que generan un mayor beneficio para la sociedad”, apunta. Una apuesta de esas características en España parece, hoy por hoy, casi impensable. Aquí hay una importante superficie de producción ecológica, especialmente en cultivos como el olivo, pero la realidad es que hasta ahora ningún gobierno ha apostado claramente por ella. Esteban lo tiene claro: “Existe una cierta reticencia a impulsar estas formas de producción, debido al miedo y a la incertidumbre que genera entre las empresas del sector. Está claro que no tiene sentido obligar a los productores a cambiar su forma de trabajar de un día para otro, pero sería muy recomendable plantearse objetivos a medio plazo, como ha hecho Dinamarca”.

  • Titular original: Dinamarca quiere ser orgánica

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Dani Cabezas

Dani Cabezas

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.