lamarea.com

viernes 16 noviembre 2018

Economía

Delaware, el paraíso fiscal de moda que seduce al Ibex 35

Entre 2009 y 2012, las grandes compañías españolas han pasado de tener 41 filiales en este pequeño Estado norteamericano a acumular un total de 417.
Santander, BBVA, ACS, Abengoa o FCC, entre otras, son atraídas por las ventajas fiscales del territorio, donde las compañías no residentes con actividad en el exterior no tributan

14 mayo 2016
10:53
Compartir
Delaware, el paraíso fiscal de moda que seduce al Ibex 35

Un austero cartel flanquea la puerta de entrada del número 1209 de Orange Street, en la pequeña ciudad de Wilmington (71.500 habitantes), en el Estado de Delaware (EEUU). Sobre un fondo dorado, se pueden leer las iniciales CT. El edificio tiene una sola planta, amplios ventanales y pequeñas entradas de luz para iluminar el entresuelo, a la altura de los pies. A simple vista, se podría decir que es una academia de estudios, o incluso un bar montado con poco gusto. Quizás ni siquiera fuera un local lo suficientemente grande para albergar cualquiera de esos negocios. Sin embargo, detrás de esta apariencia común, casi familiar, se esconde una de las palmeras más altas de un oasis fiscal en el corazón de la primera economía del mundo.

Esta modesta residencia, propiedad de Corporation Trust Center, es el domicilio social de aproximadamente 285.000 empresas. Sí, han leído bien, 285.000. Un solo edificio de una planta que tiene casi el doble de empresas que todo el País Vasco (160.000). Un 60% de las compañías del conocido listado Forbes 500 tiene una de sus sedes detrás de esas puertas: American Airlines, Apple, Bank of America, Coca-Cola, Ford, General Electric, Google, JP Morgan Chase, Wal-Mart… todas están en nómina. Y las empresas del Ibex 35 no iban a ser menos.

Seducidos por la tranquilidad atlántica, los grandes grupos empresariales españoles acuden a la llamada y ya han atravesado el charco en manada creciente, convirtiendo Delaware en el refugio offshore favorito de las empresas del selectivo español, según recoge el último informe presentado por Oxfam-Intermón y el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa. Entre 2009 y 2014, la presencia de filiales dependientes de compañías del Ibex 35 con domicilio en el pequeño Estado norteamericano se ha multiplicado por 10, pasando de 41 a 417. Solo entre la citada dirección, CT Corporation, y la de otro conocido agente gestor, la Corporation Service Company podemos encontrar más de 300 filiales pertenecientes a empresas españolas en unos pocos metros cuadrados: allí están representados Santander, BBVA, ACS, FCC, Ferrovial, Abengoa, Repsol, Iberdrola o Gas Natural. A tiro de piedra.

Paraíso Ibex 35

El informe, en consonancia con años anteriores, revela que todas las compañías que cotizan en el selectivo español tienen empresas domiciliadas en territorios offshore. Y el preferido no es Holanda, ni Luxemburgo, ni Irlanda, ni la misma Suiza. Es Delaware. Exactamente 417 filiales de las 891 que los grupos del Ibex han radicado en paraísos fiscales al calor de sus ingenios tributarios. En este sentido, el número de filiales de las empresas del Ibex 35 en paraísos fiscales se ha incrementado en un 10%, pasando de 810 en 2013 a 891 en 2014.

Además, en 2015, los flujos de inversión  hacia España desde paraísos fiscales han aumentado en un 27,4% con respecto a 2014, lo que supone un 66% del total de la inversión que entra en nuestro país y se ha multiplicado por 2,6 desde el año 2000.  Esto es debido a un cambio regulatorio por el que los beneficios de las empresas obtenidos en el extranjero apenas tributan aquí.

Por tanto, este incremento de la inversión en España no ha servido para recaudar más impuestos que reviertan en política sociales. De 2007 a 2015, el impuesto de sociedades bajó un 49,5%, lo que supone 22.219 millones menos para las arcas públicas españolas. Dinero con el que se podría hacer frente 114 veces al compromiso que debería adquirir España en 2016 con la crisis de desplazados en Siria (194.3 millones de euros).

¿Qué les das, Delaware?

Situado en la Costa Este de EEUU, Delaware es el segundo Estado más pequeño en extensión después de Rhode Island y el sexto más pequeño en población. Según el último recuento, Delaware tiene 897.934 habitantes y 945.326 entidades jurídicas, entre públicas y privadas. Más de una empresa por ciudadano, para entendernos. Pero, ¿cuáles son las razones?

Considerado paraíso fiscal por la organización Tax Justice Network e incluido en el informe Hamon (la lista del Parlamento Europeo), Delaware ofrece algunas ventajas tributarias y empresariales. Por ejemplo, la legislación permite una exención de impuestos para Sociedades Limitadas (LLC) en manos de extranjeros no residentes, siempre y cuando no operen dentro del Estado. Las filiales de los holdings empresariales están exentas de impuestos, por lo que las corporaciones establecen su sede central en Delaware y sus filiales operativas en otros territorios.

No es necesario que una empresa tenga al menos un director y dos ejecutivos, como ocurre en el resto de los estados norteamericanos. Además, todos los cargos pueden ser ostentados por una sola persona, que también puede ser el único accionista, y no se necesita ser ciudadano estadounidense o residente.

Otras ventajas fiscales son la privacidad de sus bancos offshore, pues se puede operar de forma anónima a través de un agente con el que se crea la sociedad. A salvo de incómodos registros. Esto supone una ventaja en los juicios civiles donde los propietarios no necesitan identificarse bajo las leyes de Delaware, y por lo tanto están a salvo de ser demandados junto con la empresa. Esta protección aplica en el caso de juicios civiles donde la empresa resulte condenada por la comisión de un delito. La ausencia de regulación sobre la usura, es otro gancho de la jurisdicción fiscal de Delaware que ha propiciado la creación de numerosos bancos offshore y entidades de crédito.

Los caminos de la elusión son inescrutables

En este punto, es necesario indicar que la elusión fiscal no es un delito. Una empresa puede estar cumpliendo perfectamente con la legalidad, pero evitando pagar sus impuestos en los países donde genera el beneficio, a cambio de pagar en un territorio donde no tiene ninguna actividad, pero donde el tipo impositivo es muy inferior o incluso nulo. Según el Observatorio de Responsabilidad Corporativa, autor del citado informe, “el impacto económico y social que tienen estas prácticas legales, sobre el ejercicio de derechos básicos de las personas, es innegable, ya que supone menores ingresos de los Estados y, por tanto, menor capacidad de cumplir con sus deberes de garante de derechos”.

Por ello, para el recuento de las empresas situadas en paraísos fiscales el estudio de Oxfam y el Observatorio ha tenido en cuenta que sean entidades que no realizan actividades operativas en dichos países y territorios, es decir que no tienen fábricas, operaciones de extracción, comercialización, producción o servicios al cliente…), sino aquellas que tienen un mero carácter instrumental y financiero, y cuya ubicación geográfica no tiene relación con el tipo de operaciones que realiza (sociedades de cartera, financieras, tenencia de acciones, banca, servicios financieros, instrumental financiera…). También se incluyen en este grupo las sociedades cuya descripción de actividad es operativa, pero referida a operaciones en terceros países. Por ejemplo, una empresa de gestión de autopistas de Toronto domiciliada en Holanda, una de compra venta de combustible domiciliada en Delaware o una de exploración y producción de hidrocarburos de Ecuador domiciliada en Islas Caimán.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Carlos Mier

Carlos Mier

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.