Endesa pide revisar el bono social y crear un fondo contra la pobreza energética

Organizaciones como Greenpeace y Adicae critican a la eléctrica por los cortes de luz a 50.000 hogares. La junta de accionistas aprueba el reparto del 100% del beneficio en dividendo, el 70% se lleva la italiana Enel.

Los asistentes a la junta de accionista de Endesa que se ha celebrado este martes han aprobado un reparto de dividendos de 1.086 millones de euros para el ejercicio de 2015. De esta forma, han refrendadola decisión tomada y anunciada por el consejo de administración de la eléctrica el año pasado de repartir el 100% del beneficio neto atribuible en dividendos de aquí hasta 2019.

La eléctrica italiana Enel se lleva el 70% de este beneficio correspondiente a su participación en Endesa. El asunto ha provocado cierta polémica ya que todas las ganancias de Endesa proceden de su negocio en España, con algunas operaciones en Portugal, después de que la italiana la despojara de todas sus fliliales en América Latina.

Un grupo de organizaciones de defensa del medio ambiente y de los consumidores, encabezado por Greenpeace, Adicae y la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, intervino en la junta para criticar la gestión de Endesa en varios aspectos.

Por un lado, denunciaron lo que consideran sueldos “desorbitados” de los directivos, así como el fichaje de ex políticos y “empresarios de la banca” para los órganos de control. También denunciaron el “escaso compromiso por las energías limpias junto al elevado peso del carbón y la nuclear en su parque generador” de la eléctrica.

Estos grupos responsabilizaron a Endesa de agravar el problema de la pobreza energética, ya que, según su análisis, en 2015 la empresa realizó 241.306 cortes de luz que afectaron a unas 50.000 familias.

En este sentido, el presidente de Endesa, Borja Pardo, propuso en su intervención ante los accionistas revisar el bono social que otorga un descuento del 25% en la factura de la luz para que “sea percibido por hogares con unos niveles de renta mínimos y evite que lo reciban otros clientes que no se encuentren en situación crítica”. Para ello habrá que tener en cuenta “esencialmente los niveles de renta de los hogares españoles para conseguir que beneficie a los clientes que de verdad lo necesitan”, según el consejero delegado, José Bogas.

“Nosotros no cortamos absolutamente a nadie que los servicios sociales nos digan que está en vulnerabilidad energética”, aseguró Bogas, según informa la agencia Efe.

Los directivos de la eléctrica han propuesto la creación de un nuevo fondo para luchar contra la pobreza energética al que tendrían acceso hogares con menos de 3 kilovatios (kV) de potencia, pensionistas con prestaciones mínimas, familias numerosas o familias con todos sus integrantes en desempleo.

Endesa fue privatizada por los gobiernos del socialista Felipe González y el conservador José María Aznar. Tras una dura batalla entre varios compradores interesados, acabó en manos de Enel, participada por el Estado italiano.

En el número de febrero de la revista de La Marea contamos la historia de esta empresa en el artículo titulado Un expolio que no tiene nombre.

Actualizado a las 17:23 horas

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner