lamarea.com

jueves 19 julio 2018

Los socios/as escriben

La experiencia latinoamericana

“¿Qué ha pasado para que la derecha más reaccionaria, que normalmente llegaba al poder gracias a golpes militares, hoy no necesite recurrir a esos medios y alcance el poder en unas elecciones democráticas?”, reflexiona el autor.

11 abril 2016
12:01
Compartir
La experiencia latinoamericana
Evo Morales perdió el referéndum para su reelección.

Cuando en España se plantea la necesidad de repensar la izquierda, la crisis por la que atraviesan los gobiernos progresistas de América Latina nos puede ayudar en nuestra reflexión. Estos gobiernos consiguieron notables avances sociales, con una sensible disminución de la pobreza y una notable mejora para amplias capas de la sociedad. Por otro lado, en estos años el capitalismo neoliberal no sólo no ha mejorado, sino que se muestra cada vez más como un capitalismo de casino, parasitario, corrupto y corruptor. A pesar de esto ahora nos encontramos con que la derecha, representante de este capitalismo, gana las elecciones y llega al gobierno en países que habían encabezado el movimiento progresista. ¿Qué ha pasado para que la derecha más reaccionaria, que normalmente llegaba al poder gracias a golpes militares, derribando violentamente gobiernos democráticamente elegidos, hoy no necesite recurrir a esos medios y alcance el poder en unas elecciones democráticas?

Es verdad que estos gobiernos de izquierda se han apoyado de una manera excesiva en una economía extractivista, lo que tiene graves inconvenientes. Pero eso no es razón que explique la decisión de cambiar, porque la derecha también aplica una política extractivista y de una manera mucho más brutal. Están, desde luego, las feroces campañas mediáticas contra los gobiernos progresistas llevadas a cabo por los dueños de los grandes medios de comunicación, y también el boicot económico efectuado por las burguesías locales y el imperialismo estadounidense. Las dificultades económicas facilitan que la constante lluvia de medias verdades, tergiversaciones y claras falsedades propagadas por la oligarquía llegue a penetrar incluso en las clases populares. Pero sobre todo queremos fijarnos en algo que señalan los analistas que están sobre el terreno: el progreso social de estos países propició el desarrollo de unas clases medias que, alcanzado un nuevo estatus social, han asumido la mentalidad de la derecha y han votado a sus candidatos.

Y es que la mentalidad actualmente dominante, lo que se conoce hoy como el imaginario colectivo, es el imaginario colectivo burgués, el de la derecha. El estilo de vida, el modelo de bienestar, la forma de buscar la felicidad, las aspiraciones de realización humana, la cultura, todo está impregnado por los valores y el espíritu capitalista. Antonio Machado escribió hace muchos años: Una sociedad no cambia, si no cambia de dioses. Y el dios de esta sociedad es el dinero. El culto al dinero lo impregna todo. Esto es algo que en la izquierda hemos tenido muy poco en cuenta. Desde luego la socialdemocracia, en su intento de lograr un capitalismo socialmente aceptable, se tragó lo fundamental de la cultura y los valores burgueses.

¿Y la izquierda más radical, la abiertamente anticapitalista? Esta izquierda no se ha repuesto del shock que supuso el hundimiento de la Unión Soviética. Como escribe Alberto Garzón, “sin duda estos acontecimientos supusieron un cambio radical para la izquierda, y desde entonces puede decirse que la izquierda ha estado despistada, es decir, carente de pistas e indicaciones sobre el camino a seguir”. Fracasado el intento de conseguir un nuevo modelo de sociedad basado en un cambio de las estructuras económicas, todavía no hemos sido capaces de plantearnos unos nuevos objetivos realmente alternativos, de idear una nueva sociedad basada en unos valores humanos y en una idea de felicidad distintos de los que propugna el capitalismo.

¿Tendremos esto en cuenta en Europa? ¿Nos convenceremos de la importancia de la batalla ideológica y cultural para construir una alternativa a la sociedad capitalista? ¿O vamos a seguir centrados en una lucha económica, aceptando de una forma insensata la cultura y los valores capitalistas?

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Antonio Zugasti

Antonio Zugasti

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.