lamarea.com

jueves 22 febrero 2018

Internacional

Eva Anadón: “Ojalá mi caso sirva para que mejoren las cosas en Mozambique”

Entrevistamos a Anadón, expulsada por protestar contra el acoso sexual que sufren las niñas en las escuelas.
Las autoridades del país africano le han prohibido regresar en diez años, lo que ha desatado un conflicto diplomático.

01 abril 2016
19:26
Compartir
Eva Anadón: “Ojalá mi caso sirva para que mejoren las cosas en Mozambique”
Eva Anadón Moreno, la activista española expulsada de Mozambique (foto: Twitter -@evaanadon)

Eva Anadón (Madrid, 1981) está agotada. Desde que aterrizó este jueves en España procedente de Maputo, capital de Mozambique, no ha parado de recibir llamadas y mensajes por todos los canales posibles. Su muro de Facebook echa humo, y los periodistas hacen cola para entrevistarla. Su caso ha despertado un interés que le ha pillado por sorpresa. No sólo entre los medios de comunicación, sino también en el ámbito diplomático: el Ministerio de Exteriores ha convocado al embajador de Mozambique para que dé explicaciones sobre su apresurada expulsión del país y la prohibición de regresar en un periodo de 10 años.

“Llevaba más de cuatro años en Maputo”, cuenta Eva. “Siempre he trabajado en el área de igualdad de género. Cuando llegué trabajé para Naciones Unidas, después para una ONG mozambiqueña y actualmente estaba en el secretariado de la Marcha Mundial de las Mujeres. Allí tengo a mis amigos, a mi pareja… Toda una vida hecha”. Hace apenas dos semanas, difícilmente podía haber imaginado lo que se avecinaba.

“Junto a varios grupos de la sociedad civil de Mozambique organizamos una pequeña actividad que consistía en una obra de teatro y una conferencia de prensa”, relata Eva. Su objetivo era manifestar su oposición a una normativa del Gobierno que quiere imponer faldas hasta los tobillos a las menores en las escuelas como medida para luchar contra los problemas de acoso sexual. “Muchas niñas son obligadas a tener sexo con los profesores para poder pasar los exámenes. Sufren un asedio y acoso constantes. Es una situación crítica”, explica.

El acto arrancó de forma accidentada: “Antes de comenzar ya había mucha policía, y ni siquiera nos dejaron empezar. Nos amenazaron, incluso con armas de fuego. Varias compañeras se quejaron del trato y fuimos detenidas”. A partir de ese momento comenzó un auténtico vía crucis. Pasó siete horas retenida, tras las que fue puesta en libertad. Durmió en casa de su pareja y al día siguiente dos hombres se presentaron en la vivienda para trasladarla, primero a la procuraduría y después al aeropuerto, entre una nube de indignación y protestas en la calle. Se entregó el despacho de expulsión y fue deportada. “Todo se hizo muy a escondidas, por lo que no hubo mucho margen de maniobra para la cónsul española, que estuvo conmigo buena parte del tiempo. En ningún momento -insiste- me permitieron hacer nada y ni siquiera he visto ningún auto que diga de qué estoy acusada”.

A pesar de que el embajador mozambiqueño se ha mostrado receptivo ante las quejas del Ministerio de Exteriores, Eva tiene pocas esperanzas. “Tengo que hacerme a la idea de que es posible que no pueda volver”, lamenta. “Pero ojalá mi caso sirva para que cambien algunas cosas en Mozambique. Mi circunstancia personal no es lo más importante: estoy muy agradecida y orgullosa de ver cómo se ha movilizado la sociedad civil de Mozambique en defensa de la legalidad. Es un caso que afecta a las tripas del país, y a cosas muy básicas como el estado de derecho o la división de poderes. Es un proceso muy importante que el país tiene que hacer”.

bannernewsletter

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Dani Cabezas

Dani Cabezas

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".