lamarea.com

miércoles 21 febrero 2018

Opinión

La niebla de la cultura digital

Mery Cuesta denuncia “un paradigma del cambio continuo, un ‘pensamiento anestésico’ que supone en realidad un regreso a viejas tendencias”

06 marzo 2016
11:28
Compartir
La niebla de la cultura digital

La Rue del Percebe de la Cultura y la niebla de la Cultura digital (Consonni, 2015) es una colisión entre ensayo, crítica de arte y cómic, nacido de la cabeza y las manos de Mery Cuesta. Sólo una persona como Cuesta, que ha trabajado como crítica, comisaria de arte, dibujante y música de rock podría tener una visión tan lúcida sobre las turbulencias actuales en torno a la cultura. Hay que resaltar que el homenaje al célebre cómic de Francisco Ibáñez 13 Rue del Percebe es mucho menos gratuito de lo que pudiera parecer: en el año 2002 el entonces secretario de Estado de Cultura Luis Alberto de Cuenca prologó una reedición de las aventuras de esta peculiar comunidad de vecinos y además logró que Ibáñez recibiera la Medalla de Oro de Bellas Artes.

Las ideas que Cuesta expone dialogan, de manera consciente o inconsciente, con César Rendueles en Sociofobia (Capitán Swing, 2013) o Esteban Hernández en Nosotros o el caos (Deusto, 2015). En concreto, la conexión más evidente es la denuncia de un paradigma del cambio contínuo, un “pensamiento anestésico” que supone en realidad un regreso a viejas tendencias a las que se intenta dar una apariencia diferente. Por otra parte, la autora sí reivindica explícitamente la obra de Thomas Frank La conquista de lo cool (Alpha Decay, 2011), recuperando la historia de la extraña simbiosis entre contracultura y capitalismo, que llega hasta nuestros días en forma de “cultura digital”.

El planteamiento central de La Rue del Percebe de la Cultura es cómo el edificio donde se ubicaría alta cultura en el ático, cultura oficial en un primer piso, cultura popular en los bajos y underground/subculturas en el sótano, se ha derrumbado. Y cómo, al colapsar esta construcción histórica y arrastrar con ellas sus ascensores sociales, entre los cascotes y escombros aparece una espesa niebla, denominada cultura digital. Cuesta es contundente a la hora de evaluar el contexto actual: para la autora, esta cultura digital es “una forma de control que no es democrática, en la que no todo es compartible y ni siquiera publicable, y en la que cualquier atisbo de altruismo se monetiza y se saquea de raíz”.

La autora cierra el libro animado a “dejar de trabajar contínuamente”, reivindicando un “espíritu antisistema de hacer cosas inútiles y dejar escapar el tiempo entre las manos”, después de alertarnos de que “la oposición alta cultura/baja cultura o cultura popular” no es más que la traslación de “la lucha de clases más tribal y atávica que podamos imaginar”. Reflexiones imprescindibles para intentar orientarnos en todas las guerras culturales que está creando la derecha.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
David García Aristegui

David García Aristegui

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".