lamarea.com

martes 20 febrero 2018

Los socios/as escriben

Colombia, ¿democracia o derechos humanos?

“El problema de la refrendación se ha dificultado por varios motivos, entre los que destaca la creciente oposición al contenido del acuerdo llevada a cabo por la oposición política de la facción uribista”, escribe el autor

04 marzo 2016
09:49
Compartir
Colombia, ¿democracia o derechos humanos?
Un militar del ejercito colombiano hace pruebas de tiro.

En el proceso de paz de La Habana entre la guerrilla de las FARC y el gobierno de Colombia, parece haber llegado a un acuerdo definitivo respecto al contenido sustantivo del mismo. La fecha del 23 de marzo como límite para establecer el fin acordado del proceso se va a posponer no obstante por otro asunto que pareciera ser nimio comparativamente con lo anterior, como es el modo de ratificación de éste por parte del gobierno y el evidente temor a que resultara en una negación al resultado

El problema de la refrendación se ha dificultado por varios motivos, entre los que destaca la creciente oposición al contenido del acuerdo llevada a cabo por la oposición política de la facción uribista, que viene tildando el acuerdo como un acuerdo de “impunidad”, amparado a su vez en algunos informes en el mismo sentido de organizaciones internacionales como Human Rights Watch o Amnistía Internacional. Todo ello viene alimentado además por la lentitud del proceso provocando numerosas críticas, veraces o no, al futuro contenido del acuerdo y la enorme desconfianza de la población en la guerrilla derivada de sus ataques y otros procesos de paz fallidos.

Antes la situación de una posible negación a la refrendación y la previsible consiguiente escalada militar entre ambas partes y las consiguientes víctimas, nos podemos plantear hasta qué punto le corresponde al pueblo colombiano directamente o mediante sus representantes políticos decidir sobre una cuestión como es la paz, principio fundamentador entre otros de la Carta de Naciones Unidas, junto a la seguridad. En este sentido es cierto que las décadas de conflicto, y más si cabe tras la caída de la URSS, han evidenciado que éste no supone un peligro para la seguridad internacional.

En esta divergencia se observa un aparente choque entre la democracia y la estabilidad nacional e internacional. Si además tenemos en cuenta que el derecho humano a la paz, que progresivamente ha cobrado mayor importancia en el ámbito internacional, es un derecho síntesis, esto es, que es un medio necesario e imposible de sustituir para el cumplimiento del conjunto de derechos humanos, ¿por qué el pueblo que ha sufrido la guerra puede tener capacidad de sustraer a sus ciudadanos y a los ciudadanos del mundo de un derecho sine qua non para el logro de la dignidad humana como valor máximo internacional?

Estos dilemas son a los que se enfrenta un gobierno que difícilmente va a poner en cuestión un resultado que ha significado su esencia fundamental como gobierno, pese a la contradicción antidemocrática que ello pueda suponer. Por otro lado la oposición proseguirá con su postura contra el acuerdo forzando un referéndum que pueda resultar negativo.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Asier Tapia

Asier Tapia

Abogado y profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Tecnológica de Bolívar en Cartagena y de Derecho en Unicolombo en la misma ciudad.

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".