lamarea.com

jueves 19 julio 2018

Opinión

Niños cantando ‘El cara al sol’ en el Carnaval de Santoña

En el Carnaval de Santoña una murga desfila con niños disfrazados de falangistas con el brazo en alto y cantando el ‘Cara al sol’

15 febrero 2016
10:45
Compartir
Niños cantando ‘El cara al sol’ en el Carnaval de Santoña

MADRID// Suena El cara al sol en el desfile del Carnaval de Santoña y varios adultos desfilan con el brazo en alto acompañados de algunos niños que encabezan la comitiva. El breve vídeo de apenas unos segundos se difundió por las redes sociales para mostrar el doble rasero que existe en España en lo que respecta a la libertad de expresión.

Hace sólo una semana fueron encarcelados dos titiriteros por mostrar a unas marionetas enarbolando una pancarta con su visión satírica de la realidad, y la imagen de los niños desfilando con un saludo genocida es el contrapunto perfecto para la doble moral patria. El Carnaval de Santoña se mostraba molesto por la descontextualización. Esos “listos tuiteros” que lo sacan de contexto.

Pues todos tienen razón. La murga Galipoteros eligió esa temática para mostrar su visión satírica de la realidad. Unos falangistas con aguilucho al hombro. No es una burla ni es una exaltación, es el carnaval, y como es normal y necesario en estos festejos su mensaje también es político. En una de sus actuaciones hablan de extremismos para criticar a los del aguilucho y a los separatistas y sacan una bandera de la España constitucional. No importa su mensaje, es lícito, es el que han elegido líbremente. Forma parte de la crítica política y puedes disentir o compartirlo. Es su ideología. Es carnaval.

La comparación sirve sólo para mostrar la tolerancia de la representación con un régimen genocida. Levantar el brazo haciendo el saludo franquista cantando el Cara al sol es tolerado, también con niños delante, aunque sea el símbolo de una ideología responsable de la muerte de miles de españoles. Muchos más que los que ha cometido la banda terrorista ETA. Pero en España se permite hacer este tipo de apología o enaltecimiento, no ya en Carnaval, sino en plena calle en un mitin político mientras llaman a derramar sangre.

Advierten los Galipopteros en su actuación final: “Por favor, no se olviden que esto es un disfraz”. Algunos no lo hacemos, aunque haya jueces que consideren que un títere no es eximente. Es seguro que disfrazados de otro modo o con otro tipo de gestos no se hubiera tenido tanta condescendencia. Ojalá todos puedan, algún día, expresarse tan libremente como esta murga de Santoña. Pero que nadie convierta a estos cántabros en los titiriteros de la derecha. La libertad de expresión no es patrimonio de nadie.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.