“No aceptamos ser criminalizadas, salimos a reivindicar nuestros derechos”

Están citadas a declarar tras una denuncia presentada por la Asociación Española de Abogados Cristianos, que ven en la procesión un delito contra las creencias religiosas y un delito de provocación a la discriminación, al odio y a la violencia, con una pena de prisión de uno a cuatro años.