lamarea.com

sábado 24 febrero 2018

Opinión

31.536.000 segundos

Quizá para ti lo más importante del año fue aquel café aquella tarde o aquel libro ese día de lluvia, o esa sonrisa de aquel desconocido…

31 diciembre 2015
10:48
Compartir
31.536.000 segundos
Cerca de 1.000 millones de personas viven en alguna zona en conflicto. UNFPA/Nake Batev

31.536.000 segundos, 31.536.000 momentos tiene un año. ¿Cómo resumir este 2015? Cada uno de los 7.000 millones de individuos que pueblan la Tierra lo habrán vivido de una manera.

Los libros de historia dirán que este año se produjo un acuerdo mundial sobre el clima, que en España un partido llamado Podemos reventó el bipartidismo, que su homólogo griego de Syriza tuvo que hincar la rodilla ante los mercados, corralito incluído, mientras Angela Merkel era elegida persona del año. Que Europa no estuvo a la altura en la llamada “crisis de los refugiados”. Que un niño llamado Aylan dejó su vida en el mar y una reportera su alma en una patada.

Que unos fanáticos terroristas sembraron de muerte por dos veces el corazón de Europa, París, asesinando inocentes e intentándolo con la libertad de expresión simbolizada en Charlie Hebdó. Que en Túnez fueron asesinadas 23 personas en un museo. Que durante una manifestación por la paz murieron en Turquía 32 personas en otro atentado. Que en otros muchos países el Estado Islámico perpetró atrocidades de todo tipo. Que Occidente siguió bombardeando países árabes. Que Siria siguió desangrándose. Que Irak…

Que Irán llegó a un acuerdo de desarme nuclear con Estados Unidos, el chavismo en Venezuela sufrió su primera derrota y Bolivia fue el país que más creció. Que un piloto estrelló un avión contra el suelo y Guinea, el país donde se registró el primer caso de ébola dos años antes, ahora se veía libre totalmente de la epidemia.

Pekín coleccionaba alertas rojas por contaminación y Estados Unidos y Cuba restablecían relaciones. El Papa Francisco continuó intentando limpiar la Iglesia. “La corrupción apesta”, llegó a decir. El cardenal Bertone, el del lujoso ático, indemnizó al Hospital Bambín Jesú con 150.000 euros.

Que el asteroide 2004 BL86 pasó cerca de la Tierra, sin representar peligro alguno. Que en marzo hubo un eclipse solar total. Nepal fue golpeado por el peor terrremoto en 80 años.

Irlanda y Grecia aprobaron el matrimonio entre personas del mismo sexo. Un fanático religioso apuñaló a doce personas durante la marcha del Orgullo Gay en Jerusalén. El terrorismo machista siguió matando cobardemente.

Nos dijeron que encontraron los huesos de Cervantes. Mauricio Macri presidente de Argentina. Se estrenó otra de Star Wars y el Barca ganó otra vez la Champions. El fax de De Gea.

Y muchas más cosas que me olvido, y seguramente algunas mucho más importantes. Pero esas son las que solo cada uno de vosotros conoce y guarda en lo más íntimo de sí. Quizá para ti lo más importante del año fue aquel café aquella tarde o aquel libro ese día de lluvia, o esa sonrisa de aquel desconocido… O la cara de tonto de tu jefe cuando dejaste la empresa.

Porque si te preguntan, ¿qué pasó en el mundo en 2015?, quizá así a bote pronto no te acuerdes de nada más. Feliz 2016.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Dios tuitero

Dios tuitero

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.