lamarea.com

jueves 19 julio 2018

Tus artículos

A ti, que nos quisiste tanto

El catedrático catedrático de Literatura Española y exvicerrector de Cultura de la Universitat de València, Josep Lluis Sirera, falleció este martes

09 diciembre 2015
09:27
Compartir
A ti, que nos quisiste tanto

Javier Sahuquillo // Este 8 de diciembre de 2015, nos dejaba, a la edad de 61 años, el intelectual Josep Lluis Sirera. Al catedrático de Literatura Española, exvicerrector de Cultura de la Universitat de València, dramaturgo, crítico, ensayista, activista, republicano y, sobre todo, hombre de teatro nos lo arrebató una repentina enfermedad.

El teatro valenciano llora su orfandad ante la falta del hombre que tuvo siempre una buena palabra, una mirada sensible y un hombro sobre el que cargar los despojos de nuestro teatro. De nacionalidad ultramarina, desembarcaba habitualmente en todos los puertos teatrales del cap i casal. Luchó por dar a conocer el teatro valenciano y participó en grupos como El rogle, Parnaseo o Creador.es.

Le conocí en el pequeño despacho que compartía en la Facultat de Filologia; impartía un curso de escritura teatral al que nunca asistí, por motivos laborales, y que resultaba ser la última asignatura que me faltaba para licenciarme en Historia. Casi me echó del despacho ante el caradurismo de presentarme a tres semanas de finalizar el curso. Unos ojos de cordero degollado lograron arrancarle la promesa de mi evaluación si entregaba las prácticas antes de terminar la semana. Gracias a Eduardo Almiñana, con quien compartía aula y ausencia, pude presentar, al profesor Sirera, los ejercicios requeridos. Me llamó a su despacho y me dijo: “Chico, eres idiota. Son los mejores diálogos que he leído desde que imparto esta asignatura. ¿Por qué no has venido a clase?”; Yo tenía 25 años. Desde entonces, le visité semanalmente y le entregué las prácticas pertinentes. Al terminar la asignatura me dijo: “¿Has pensado en escribir teatro?”. Y, aunque nunca fui a sus clases, logró que empezara para mí una aventura inimaginable.

Desde entonces, me crucé con él en teatros, pasillos de la universidad, en las calles de Valencia, en suelo ukräniano, en parnaseos y no-críticas. De voz inconfundible, de sonrisa amable, bajo su atusado bigotillo, y de mirada infantil trató, con ingenuidad adolescente, de cambiar la política valenciana. Entre sus grandes gestas se halla la defensa del teatro como elemento transformador; destaca cuando se negó a prohibir, poniendo su cargo a disposición del rector Antonio Morcillo, Zero responsables en la Universitat; censura ordenada directamente por Francisco Camps, President de la Generalitat.

El teatro nunca podrá estar lo suficientemente agradecido a la labor de un hombre incansable al que, estoy seguro, aún le quedaban años de brillantez intelectual.

Dicen que se lo llevó una enfermedad, pero algunos sabemos que, espada en mano, cayó en la batalla contra la inquina de las políticas culturales de este país. Así, se recomienda, a los futuros escultores, que la efigie de Sirera sea a caballo, con las dos patas levantadas, porque murió, de la única forma que sabía: guerreando.

Ayer se apagó un faro.

Ayer cruzó el Estigia.

Ayer no remaba Caronte sino Revilla y Aub.

Ayer…

Gracias, amigo.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Tus artículos

Tus artículos

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.