lamarea.com

miércoles 24 octubre 2018

Medio ambiente

Escenas de un apocalipsis probable

Inspiraction muestra en un escaparate del centro de Madrid cómo sería la vida en 2050 si no tomamos medidas contra el cambio climático.

24 noviembre 2015
16:57
Compartir
Escenas de un apocalipsis probable
Campaña de Inspiraction en Madrid.

¿Le apetece una botella de la bebida más exclusiva, el agua? 5.000 euros la unidad. ¿Aire limpio, como el de antes? ¡Llévese una lata por sólo 50 euros! No olvide la mascarilla de gas, para ella o para él: un complemento imprescindible… en todos los sentidos.

Es sólo un futurible tamizado de ironía, casi una parodia distópica, pero cumple a la perfección con su cometido: llamar nuestra atención. La organización Inspiraction ha puesto en marcha la campaña Lo necesitarás, en el marco de la cual ha montado un escaparate en la galería Espositivo, en pleno centro de Madrid, para mostrar cómo sería nuestro día a día si no somos capaces de poner freno al cambio climático: una vida marcada por escasez de agua potable y alimentos, la desaparición de especies, la contaminación del aire, una meteorología extrema y un descomunal aumento de la pobreza, entre otras consecuencias.

Para escenificarlo, la organización ha ideado una serie de productos y servicios hipotéticos de ese futuro, que han plasmado en cinco vídeos con temáticas dispares como una hipotéticas visitas a una Barcelona sumergida, a un zoo en el que se encuentra el último perro del planeta o anuncios de algunos de los citados productos.

“Se trata de un escenario de ficción”, explica Sagrario Monedero, de Inspiraction, “pero el cambio climático está ocurriendo ya: lo estamos viendo con las temperaturas mucho más extremas que estamos sufriendo, hay un aumento del número de gente que está padeciendo alergias porque las gramíneas se están expandiendo, los viticultores españoles se las están viendo negras para ver cuándo recogen la uva por el aumento de las temperaturas…”

Una llamada a la acción

Para Monedero, “es el momento de actuar, tanto cambiando nuestras pautas de consumo como exigiendo a nuestros políticos que tomen medidas urgentes”. En ese sentido, la Cumbre de París es “un momento histórico y una oportunidad de llegar a un acuerdo global vinculante”. Por ello, llaman a todos los ciudadanos a salir a la calle en las distintas manifestaciones que tendrán lugar este fin de semana con motivo de la Marcha Mundial por el Clima.

Los viandantes se detienen, curiosos, ante el escaparate. Y sonríen. Quizá, pensando que lo que muestran las voluntarias es una exageración en forma de performance. “Está claro que se trata de algo muy visual: es importante llegar a la gente a través de acciones como esta. Pero desgraciadamente no es una realidad tan lejana, y todo lo que se ve aquí está reflejado en numerosos estudios científicos. Respecto al aire que respiramos, y especialmente aquí en Madrid, no va tan desencaminado. Están desapareciendo especies. Y los expertos ya hablan de que el aumento de temperatura está claramente relacionado con el cambio climático”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Artículos relacionados

Dani Cabezas

Dani Cabezas

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".