lamarea.com

domingo 25 febrero 2018

Opinión

¿Por qué ‘La Marea’ es una rareza?

El 100% de los puestos de responsabilidad están ocupados por mujeres: dirección, gerencia, presidencia y vicepresidencia.

Esta excepción se explica por la forma en que se organizan tanto la redacción como la empresa editora, la cooperativa MásPúblico.

05 octubre 2015
12:50
Compartir
¿Por qué ‘La Marea’ es una rareza?
Ilustración de María Gil para la portada del número de octubre.

Cuando le dije a Pilar López Díez, doctora en Ciencias de la Información, que la portada de La Marea de octubre se titularía Del machismo se sale, exclamó: “Muy optimista me parece”. Y, aunque tiene mucha razón, no vamos a dársela toda.

Uno de los principios editoriales de la cooperativa MásPúblico, editora de La Marea, es la igualdad. Lo tenemos tan interiorizado que ni siquiera habíamos prestado atención a una rareza en los medios de comunicación: en nuestra revista los puestos de dirección y gerencia son desempeñados por mujeres, al igual que la presidencia y la vicepresidencia de la empresa editora. La decisión vinculante que se tomó en una de nuestras asambleas implicaba respetar la paridad en la elección de las personas integrantes del Consejo Rector, el órgano de administración. Sobre la estructura de la redacción no se explicitó nada.

Decir que este organigrama es fruto de la casualidad es verdad y mentira a la vez. Probablemente, tenga mucho que ver con el tipo de propiedad que hemos construido los socios y socias de la cooperativa, horizontal y sin grandes accionistas ni inversores que puedan imponer sus criterios. También está relacionado con nuestros valores, que anteponen la ética al beneficio económico. Por esta razón rechazamos los anuncios sexistas, y desde el primer número reservamos un espacio destacado en la revista a denunciar el machismo. En este sentido, recientemente hemos lanzado una oferta temporal de un 24% de descuento para las mujeres que quieran suscribirse a la revista. Con esta reducción, queremos denunciar la brecha salarial entre mujeres y hombres, que se sitúa justo en ese porcentaje.

Otra clave para entender que el 100% de los puestos de responsabilidad de La Marea estén ocupados por mujeres es la forma en que se organiza la redacción. Sus integrantes elegimos a nuestros representantes y podemos revocarlos en cualquier momento. Ni la directora ni la gerente pueden adoptar decisiones de calado sin contar con el resto de la plantilla, y cada uno de nosotros y nosotras debe responder de su trabajo en las reuniones semanales.

La Marea es tan rara que las mujeres que en ella trabajamos no tenemos que emplear diminutivos en las reuniones ni tampoco dar golpes en la mesa para hacernos escuchar, como suele ocurrir en los consejos de redacción (y de dirección de las grandes empresas). Junto a la también directora de arte, ejercemos nuestros “cargos” de un modo distinto. A veces, bromeamos diciendo que somos un matriarcado, pero no es cierto. Somos un equipo, en el que nuestras funciones son igual de valiosas que las de nuestros compañeros. Así lo queremos tanto la redacción como la cooperativa.

Mucho por mejorar

La Marea no ha necesitado cuotas para normalizar algo que denunciaba Rosa María Artal en un artículo reciente: “Más del 70% de los periodistas somos mujeres y ninguna dirige o ha dirigido un periódico de tirada nacional y son escasas las jefas de sección”. Pese a todo, somos conscientes de que nos queda mucho por mejorar. El porcentaje de firmas masculinas y femeninas aún no está equilibrado, especialmente en la web y en artículos de opinión y análisis. La principal razón de este déficit es que casi todas las noticias se escriben desde la redacción, en la que la mayoría de periodistas son hombres. La Marea sigue lejos de alcanzar la sostenibilidad y nuestro presupuesto para colaboraciones es muy reducido. Hasta que podamos ampliar la plantilla, vamos a esforzarnos por publicar más artículos escritos por mujeres.

En nuestro dossier de octubre animamos a analizar “quién ocupa los altos cargos de los distintos gobiernos y administración, los puestos directivos en las empresas del Ibex-35 o quién dirige los medios de comunicación. En una entrevista publicada en la revista Crític, Maruja Torres ironizaba sobre la falta de un punto de vista femenino en los medios. ‘Las del Col•legi de Periodistes siempre están midiendo los centímetros que se dedican a las mujeres (ríe). Pero no es eso, no hay perspectiva de género. Los diarios no saben, ni se les ocurre. Son tíos!’.

Ciertamente, son “tíos” los que ocupan la parte alta de las manchetas de los medios -nuevos y tradicionales- y quienes diseñan los contenidos y mensajes destinados a crear opinión. También quienes no renuncian a los ingresos que les reportan los anuncios sexistas y, en muchos casos, siguen publicando anuncios de prostitución sin siquiera filtrar aquellos que venden los servicios de “jovencísimas, casi niñas” y “sumisas”.

Los socios y socias de La Marea, trabajadores y lectores, estamos deseando dejar de ser una rareza en el panorama mediático.

 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Magda Bandera

Magda Bandera

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM57 – Febrero 2018

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

Un derecho inhumano

"Un centenar de personas acumulan la misma riqueza que 3.000 millones de sufrientes empobrecidos". Antonio Zugasti reflexiona sobre el derecho a la propiedad.

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.