La CUP se perfila como la fuerza decisiva de cara al post 27-S

Antonio Baños es de la opinión de que en ese proceso “tiene que entrar el pueblo”. “Nosotros lo que proponemos es un proceso constituyente popular"

Los analistas y medios de comunicación miran a la CUP y la señalan como la llave que abrirá a Artur Mas la puerta del próximo gobierno catalán, según apuntan las encuestas. Un ejecutivo que, si gana Junts pel Sí, pretende llevar a cabo una declaración unilateral de independencia y la construcción de un Estado catalán sin la autorización del poder central. Pero las condiciones de la CUP para dar su apoyo no son nada cómodas para la coalición favorita. Entre ellas, se encuentra la de forzar al propio Mas a dar un paso atrás y que sea otro nombre de la lista sobre el que pivote el proceso hacia esa república catalana que los actores soberanistas quieren poner en marcha.

El coordinador general de CDC, Josep Rull, ha llegado a hacer un llamamiento estos días para que los votantes den la mayoría absoluta a Junts pel Sí y tener así las manos libres. De acuerdo con las cifras que arrojan las encuestas, la coalición podría formar gobierno sin el apoyo de la CUP, pero se encontraría en minoría en el Parlament. Mientras, en el interior de Junts pel Sí ya están en negociaciones para ver cómo CDC, ERC y otros grupos que forman la candidatura se repartirán puestos en el nuevo gobierno. Sin embargo, incluso en la CUP apuntan que lo que parece una coalición compacta podría no serlo tanto. No en vano, las bases de ERC y CDC tienen concepciones diferentes sobre todo en cuanto a políticas. Por su parte, Unió y PP han apuntado a la posible formación de un tripartito entre ERC, CUP y Catalunya Sí que es Pot tras las elecciones.

En cualquier caso, en cuanto a la estrategia de la CUP, el cabeza de lista, Antonio Baños, matiza que no quieren “quitar a Mas porque sí”, sino porque creen que no debe ser la figura que empiece a “construir la república catalana”, ya que ha dado muestras en el pasado de tener una gran capacidad para “ralentizar los tiempos” y “disolver conceptos”. Sin embargo, previsiblemente Mas tendrá capacidad para formar gobierno en minoría, algo con lo que cuentan desde la CUP, que serán necesarios no obstante para aprobar medidas concretas. Las dos grandes líneas trazadas por la CUP son, en primer lugar, fundar una república catalana y, por otro lado, poner en marcha un plan de rescate ciudadano, que tendría un carácter “contingente”, ya que, para Baños, “la gran política social es fundar una república”.

“Somos un acelerador del proceso”

El cabeza de lista de la CUP también matiza el papel de vigilante que previsiblemente les tocará desde la oposición. “Hay que tener en cuenta que Junts pel Sí no es un partido, dentro hay muchos agentes”, detalla, por lo que Mas no tendrá del todo las manos libres en el plano interno. “Siempre decimos que estamos fuera porque la CUP es más bien un acelerador del proceso”, asegura Baños. Y alerta: “Mas habla de negociar en Madrid pero no dice en condición de qué. No es lo mismo ir como gobierno provisional republicano que como presidente de una Comunidad Autónoma”, explica, por lo que cree que es “normal que la CUP se ponga a la preventiva”.

En cuanto al papel de su candidatura en la construcción de esa hipotética república catalana, Baños es de la opinión de que en ese proceso “tiene que entrar el pueblo”. “Nosotros lo que proponemos es un proceso constituyente popular, no vamos a diseñar la estructura del nuevo Estado en un despacho, como se hizo con la Constitución española del 78”, advierte. “Creemos que el independentismo es eso, es de calle, y lo demuestra cada año”, analiza.

También ha sido muy comentado el recurrente enfrentamiento de la CUP con Podemos. ¿Hay guerra fraticida? “Bueno, si damos por hecho que es fraticida es porque somos hermanos y eso ya está bien”, opina Baños, que cree que ha habido “una lectura un poco errónea por parte de [Pablo] Iglesias o de los que han diseñado la campaña”. Escocieron especialmente en su partido las palabras del líder de Podemos, que apeló a los que “no se avergüenzan de tener abuelos andaluces”: “No podéis hacer que os hagan invisibles en Cataluña”, proclamó Iglesias. Para Baños, se trata de un discurso “etnicista” que sólo se oye “en “voces cercanas a Ciudadanos”. Aun así, reitera su sintonía en muchas ideas con Podemos y resalta que, en muchas cuestiones, luchan por lo mismo: “Hemos corrido juntos muchas veces delante de la policía”

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner