lamarea.com

viernes 14 diciembre 2018

Sociedad

La Diada en Ciutat Meridiana, el barrio de Barcelona más castigado por la crisis

Mientras los focos mediáticos se centraban ayer en la Via Lliure de la Meridiana, a escasos quilómetros, Ciutat Meridiana vivía la Diada ajena al auge del movimiento independentista

12 septiembre 2015
12:04
Compartir
La Diada en Ciutat Meridiana, el barrio de Barcelona más castigado por la crisis

La mayoría de barceloneses jamás han estado en Ciutat Meridiana ni un sólo minuto de sus vidas. Con poco más de medio siglo de existencia, este lugar recuerda a Bellvitge o Badia del Vallès, todos ellos barrios dormitorio que acogieron a inmigrantes del sur de España durante los años 60 y que se caracterizan por sus grandes bloques de pisos de construcción barata, que con en el tiempo se han ido deteriorando. La falta de infraestructuras y de acondicionamiento para la movilidad dentro del barrio es notable. Si, por un lado, la línea 11 del metro conecta Ciutat Meridiana con el resto de la capital catalana, por el otro, aún hay zonas en las que las escaleras de paso son las mismas que cincuenta años atrás o en las que la vía de acceso es un empinado e improvisado camino campo a través.

Mientras todos los focos mediáticos se centraban ayer en la Via Lliure de la Meridiana, al final de la misma avenida, a escasos quilómetros, Ciutat Meridiana vivía la Diada Nacional de Cataluña ajena al auge del movimiento independentista. Ni rastro de esteladas en sus balcones y la presencia de tan sólo un par de banderas españolas en toda la zona dejan claro que el debate nacionalista no va con un barrio que centra sus reivindicaciones en la lucha por la supervivencia y la dignidad de una población especialmente castigada por la crisis económica. “Hoy dependemos de unos. Mañana podríamos depender de otros. A nosotros nos da igual, porque nunca seremos independientes”, sentencia con resignación Filiberto Bravo, presidente de la asociación de vecinos de Ciutat Meridiana.

En las calles del barrio se habla de política a diario. Pero esta actividad política, basada en la lucha por la defensa de sus intereses individuales y colectivos, en general, no casa con los debates y propuestas que realizan los partidos nacionalistas en época electoral. En las últimas elecciones al Parlament de Catalunya (noviembre de 2012), las tres opciones políticas que ahora se presentan con un programa independentista (CDC, ERC i la CUP) sumaron juntas en Ciutat Meridiana el 8,6% de los votos. En las pasadas elecciones municipales de Barcelona, la abstención del barrio 55 de la capital catalana fue del 51,5%, mientras la media de la ciudad fue del 39,4%. En Ciutat Meridiana, Barcelona en Comú ganó con claridad las municipales del mes de mayo con un 35,9% de los votos. La plataforma liderada por la nueva alcaldesa, Ada Colau, despertó ciertas esperanzas entre sus vecinos pero lo cierto es que el cambio político no ha mejorado para nada la realidad social de la zona.

El pasado lunes la asociación de vecinos consiguió parar un desahucio en la avenida Rasos de Peguera, 90. Mohamed Bawa iba a ser desahuciado junto a su mujer embarazada y su hija de un año. Finalmente, la acción de los abogados acabó temporalmente con la amenaza, pero ahora los vecinos ya piensan en el próximo desahucio, que tendrá lugar el lunes 14 de septiembre. No hay tiempo para las reivindicaciones nacionales. En su pequeña república las pequeñas luchas son las que cuentan. En la misma avenida donde vive Bawa, se encuentra Dani, un vecino de etnia gitana de 38 años, que vende melocotones en el maletero de su coche, a 3,20 euros los cuatro quilos. Encofrador de profesión, hace dos años que no encuentra trabajo y, actualmente, vive ocupando una vivienda junto a su mujer, sus tres hijos y un nieto de pocos meses.

Una vez por semana recibo atención psicológica. ¡Yo, que nunca había creído en esto de los psicólogos! Y me va bien, porque tengo muchas ansiedad. Lo peor es la situación de mis hijos”, explica con signos evidentes de cansancio. La Diada de Cataluña la vive con el maletero del coche abierto, en el que lleva decenas de cajas de cuatro quilos de melocotones de viña. “Dame una, que ya sé que el genero que llevas es bueno. Los melones estaban exquisitos”, le comenta una cliente. “A mí si me ponen una ayuda para comer, me da igual que me digan que soy francés, portugués o chino. Lo de los países me da absolutamente igual”, confiesa cuando sale el tema de la independencia de Cataluña.

CM 07

Y es que aunque muchos medios de comunicación hayan bautizando a Ciutat Meridiana como Ciudad Desahucios, la vivienda no es sólo un problema más. La escasez de alimentos, con toda la dureza de una expresión que estamos acostumbrados a relacionar con países lejanos, es una de las más alarmantes realidades que sufren algunos de los vecinos del lugar. Actualmente, hay unos 200 usuarios del banco de alimentos de la zona norte del barrio que reciben lotes valorados en 20 o 30 euros al mes con comida básica. “Nosotros queríamos autogestionar la donación de alimentos, pero el Ayuntamiento nunca nos ha dejado. Ahora lo lleva la Cruz Roja, pero faltan alimentos para la gente de aquí. No entiendo cómo se pueden dar estas situaciones, pero hay escasez de alimentos”, denuncia Filiberto Bravo.

En el bar situado en el interior del casal para jubilados, que se encuentra en los bajos de un bloque de pisos, se da cita la parroquia habitual jugando a las cartas y al dominó entre cafés, vinos y cervezas. Bajo la luz amarilla del lugar se debate sobre la situación política actual y se habla de la movimiento independentista. “Yo vine aquí con 16 años. A mí cuando llega un chaval de 30 años y me dice que él es más catalán que yo, le digo, no, chico, no. Yo llevo muchos más años aquí que tú”, comenta José, nacido en Ronda (Málaga) en 1946. Aunque la solidaridad entre los vecinos es uno de los grandes símbolos de Ciutat Meridiana, no es difícil encontrar síntomas de xenofobia hacia los inmigrantes musulmanes. “Si yo y mi mujer hemos pagado un alquiler siempre, ¿por qué ellos tienen que vivir del cuento, sin pagar ni alquiler, ni gastos de comunidad ni luz ni agua? Además, son unos guarros”, añade uno de los jubilados habituales de la barra del bar. “Cada vez hay más respeto hacia las personas que llegan de otros países, hemos mejorado mucho, pero siempre habrá quien sienta miedo y no quiera relacionarse con ellos”, apunta Filiberto.

CM 08

Detrás de la barra del bar trabaja Leo, una camarera nacida en el barrio de la Barceloneta que ha decidido trabajar durante la Diada y así poder cerrar al día siguiente. Ella es de las pocas personas que muestra simpatía hacia el nacionalismo catalán. “Yo soy catalana y, si bien esta tarde no puedo ir a la Via Lliure, sí que estoy a favor de la independencia de Cataluña. Aunque sea para dar por saco. Yo lo que sé es que no quiero a la derecha. Al Mas no lo quiero, pero pienso que presionando vamos a sacar algo para vivir mejor”, expresa orgullosa Leo mientras los presentes, contrarios en su mayoría a la propuesta nacionalista, la miran con esa media sonrisa de quien ya sabe que la camarera del bar “es así”. “Aquí nos respetamos todos y hay cosas que sí que tienen razón los que están en contra de la independencia”, zanja la responsable de servir principalmente desayunos y las meriendas.

Y aunque los problemas son evidentes, el presidente de la asociación de vecinos, con su boina y su característica perilla blanca, se muestra feliz de vivir en Ciutat Meridiana. “No cambiaría vivir aquí por irme al centro de Barcelona. Hay que conseguir muchas cosas, pero tenemos la naturaleza a dos pasos de casa. Disfrutamos de Collserola y esto muy pocos barceloneses lo tienen. Y, además, el transporte ha mejorado mucho en el barrio en los últimos años”, reconoce Filiberto Bravo, o señor Fil, como lo llaman algunos de los vecinos que más agradecen su ayuda y energía. “La gran victoria de Ciutat Meridiana es la solidaridad”, sentencia.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Èric Lluent

Èric Lluent

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM66 – Diciembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

¿Es tan sorprendente?

Reflexión tras las elecciones andaluzas: "Lo peor es que la izquierda no se plantea en profundidad los motivos de ese resurgir de la extrema derecha".