Posibilidades para los profesionales de la enseñanza en Ecuador

Un país donde se hace caso a los profesionales de la investigación y de la educación.

Cuando terminé la tesis doctoral me ofrecieron irme a Ecuador a trabajar y, pese a tener trabajo, dije que sí.

Estaba cansada de los permanentes temores de que me echaran de la universidad pública, los salarios bajos y cada vez más llenos de exigencias de la universidad privada y las pocas posibilidades para investigar y seguir desarrollando las ideas que había empezado a trabajar con la tesis doctoral.

A mi me interesa todo el tema de la homofobia y la educación en diversidad afectivo-sexual desde los centros de enseñanza.

Así, enfadada y llena de rabia con un Madrid que cada vez veía más alejado de mi Madrid, el 28 de octubre de 2012, junto a otros 22 españolxs, todxs con títulos de doctorados o masters, aterrizamos en Portoviejo, capital de la provincia de Manabí.

Ecuador es un país que está viviendo muchos cambios sociales en muy poco tiempo. Desde la llegada al poder de Rafael Correa se ha puesto en marcha “La revolución ciudadana”, asentada en los principios quechua del “Sumak Kawsay” o el “Buen Vivir”.

Esta revolución ciudadana se basa en la educación como uno de sus pilares, hasta el punto que el propio Correa estableció que las dos carreras universitarias que mayor exigencia tenían que tener eran las carreras de medicina y educación, por formar ambas a los protagonistas más importantes de la revolución ciudadana.

Las reformas educativas ecuatorianas prestan especial importancia a la calidad de su educación superior y por ello la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESYC) viene desde hace algunos años evaluando a las diferentes universidades estatales del país, estableciendo indicadores de calidad que las universidades deben alcanzar para permanecer abiertas.

Uno de estos indicadores es tener profesorxs con título de doctorxs o magíster, y por eso fuimos a para a Portoviejo 22 españolxs.

Lo primero que tienes que hacer cuando llegas a Ecuador es legalizar tu título universitario y conseguir firmar tu contrato. No son, ni mucho menos, dos objetivos sencillos, quiero decir que nos llevó un tiempo y sé que hay compañeros en otras partes de Ecuador que todavía no han conseguido legalizar su situación. Nosotrxs, quizá por el hecho de ser tantos, lo conseguimos en relativamente poco tiempo, un par de meses.

Después, la experiencia ha sido, continúa siendo, como un viaje en montaña rusa. Nosotrxs fuimos contratados para investigar y a eso nos estamos dedicando, con muchos fondos y apoyos económicos, pero con dificultades por la falta de infraestructuras. Unas infraestructuras que se están creando a la par que nosotrxs investigamos.

Quiero decir que estos meses en Ecuador no han sido un camino de rosas, de los 22 españolxs que llegamos en octubre solamente quedamos siete, muchxs compañerxs se han ido, bien porque no les gustaba el clima o la comida, porque sentían que sus hijxs no se adaptaban al lugar, porque extrañaban a su familia, porque les parecía que a nivel profesional no podían crecer, etc.

Cada persona es diferente, y para los diferentes gustos se inventaron los colores.

Yo estoy contenta acá, esta experiencia ha supuesto un paso muy importante en mi desarrollo profesional. Se nos ha dado la oportunidad de investigar y desarrollar nuestro trabajo y, sobretodo, se nos ha valorado como profesionales, se nos ha escuchado, se nos ha tenido en cuenta, ¡Se nos ha hecho caso! Pese a tener “solamente” treinta y pocos años.

¿Cómo encontrar trabajo en Ecuador?

En la prensa ecuatoriana (El Comercio y El Universo) se pueden consultar permanentes ofertas de empleo. También a través de las páginas web del Ministerio de Educación y de la SENESYC se pueden encontrar ofertas de empleo interesantes para todx aquel que se anime a dar el paso y cruzar el charco.

¿Cómo conseguir la visa?

Una vez estando en Ecuador se puede conseguir la visa a través de los consulados, para ello es importante que unx porte desde España todos los posibles documentos que se le van a exigir una vez quiera formalizar su situación (Pasaporte, títulos con la apostilla de la Haya, partida de nacimiento, declaración de no antecedentes penales, etc).

Melani Penna Tosso es doctora en Educación por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid.

Melani Penna

PUBLICIDAD
Banner
Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PUBLICIDAD
Banner