lamarea.com

domingo 22 julio 2018

Medio ambiente

Cara a cara con Casablanca, la única plataforma petrolífera de España

Entre 2001 y 2013 se produjeron 16 episodios de contaminación, el más grave cuando se vertieron al mar 130.000 litros de crudo.
Activistas de Greenpeace simulan un vertido ante la instalación de Repsol

26 junio 2015
10:32
Compartir
Cara a cara con Casablanca, la única plataforma petrolífera de España
Activistas de la ONG han simulado un vertido ante la instalación de Repsol. Pablo Blázquez / Greenpeace

TARRAGONA// A 53 kilómetros de la costa de Tarragona se alza una estructura imponente. Casablanca, la única plataforma petrolífera de todo el Estado español, es un complejo mastodóntico en el que trabajan unas 30 personas entre personal de Repsol y subcontratado. Todo, para extraer unos 8.000 barriles de petróleo diarios, una cantidad que, incluso habiéndose cuadriplicado en pocos años y parecer elevada, apenas supone el 0,5% de la que se consume en España, aproximadamente un millón y medio de barriles al día.

Pese a que las noticias sobre vertidos apenas han copado grandes titulares en la prensa durante los últimos años, éstos han sido numerosos: entre 2001 y 2013, Casablanca tuvo 16 episodios de derrames contaminantes en aguas del Mediterráneo. El más grave ocurrió en 2009, cuando la Capitanía Marítima de Tarragona detectó una mancha de fuel de 19 kilómetros cuadrados, fruto de un vertido que no fue comunicado por Repsol. Un año después, el Juzgado nº 3 de Tarragona abrió un procedimiento penal acusando a dos directivos de la compañía de delito ecológico por el vertido de 130.000 litros de petróleo. No hubo consecuencias, ni económicas ni penales.

Hoy, Repsol parece haber limpiado la imagen de Casablanca después de aquellos contratiempos. En 2011 anunció una inversión de 130 millones de euros para “minimizar el riesgo” de vertidos. Las búsquedas en la Red remiten a amables publirreportajes como el que Televisión Española le dedicó en 2012. Y las últimas noticias en los medios de comunicación se refieren a la inspección periódica que Repsol realizó el pasado mes de enero, en la que se utilizaron drones submarinos, y con la que se trató de transmitir una imagen de absoluta normalidad. Todo está bajo control, hasta el punto de que el pasado mes de octubre el Ministerio de Medio Ambiente dio luz verde a nuevas prospecciones en la zona, en un área situada a 27 km al sureste del puerto de Tarragona y a tan solo 17 km al este del Delta del Ebro.

Manchas en el agua

Desde Greenpeace no opinan lo mismo. A bordo de sus características zodiacs, y armados con unos paneles de caucho flotantes que imitaban la forma de grandes manchas de fuel sobre la superficie del mar, los miembros de la organización ecologista han simulado este viernes un vertido frente a la plataforma. El objetivo: denunciar lo que consideran un riesgo inasumible e innecesario. El lema que portaban sus activistas era claro y contundente: “Prospecciones no”.

26/06/2015. Tarragona, Spain. Greenpeace activists from the ship Arctic Sunrise, have protested peacefully in front of the rig "Casablanca" to ask Repsol for stoping oil exploration. Activists aboard inflatables, carried banners with the message in Spanish "Prospecciones NO" ("Oil drilling NO"). (© Greenpeace / Pablo Blazquez) 26/06/2015. Tarragona, Espa?a. Activistas de Greenpeace, procedentes del barco Arctic Sunrise, han protestado pac?ficamente frente a la plataforma petrol?fera Casablanca para pedir a Repsol el cese de las prospecciones petrol?feras. Los activistas, a bordo de z?diacs, portaban pancartas con el mensaje ÒProspecciones NoÓ. (© Greenpeace / Pablo Blazquez) © Greenpeace Handout - No Sales - No files - Editorial Use Only - Free Use Only for 14 days after release. Photo provided by Greenpeace, used only to illustrate news or comment on the facts or events depicted in this image. ©Greenpeace Handout Ð No Ventas Ð No Archivos - Uso Editorial Solamente Ð Uso Libre Solamente para 14 d?as despu?s de Liberaci?n. Foto proporcionada por GREENPEACE, uso solamente para ilustrar noticias o comentarios sobre los hechos o eventos representados en esta imagen.Miembros de Greenpeace frente a la plataforma. Pablo Blázquez / Greenpeace

“La cantidad de petróleo que se extrae en Casablanca es irrelevante “, asegura, rotundo, Julio Barea, responsable de campaña de Greenpeace. “Incluso aunque se triplicara la producción sería equiparable a simples medidas de ahorro y eficiencia energética”. Entonces, ¿por qué no hacerlo y prescindir de este riesgo? Barea lo tiene claro. “Tener una plataforma como Casablanca es una cuestión de imagen de marca, de cara a que una gran multinacional como Repsol pueda decir que tiene explotaciones petrolíferas en su país de origen”.

El portavoz de la organización ecologista hace hincapié, a su vez, en “el evidente trato de favor que Repsol tiene por parte del Ministerio de Industria”, en referencia a la autorización para realizar nuevas prospecciones en la zona. “Lo hemos visto con las prospecciones en Canarias y ahora con las que se pretenden hacer en Casablanca. Este tipo de búsquedas sólo perpetúan la quema de combustibles fósiles en un contexto de cambio climático acuciante”, ha explicado Barea.

Una bomba de relojería

Muchos en Tarragona no apoyan las tesis ecologistas. Al fin y al cabo, Casablanca da trabajo y, aunque graves, los vertidos están lejos de los grandes desastres medioambientales como el Prestige. “El problema no son los grandes vertidos, sino la contaminación crónica”, explica Barea. “Es la que producen las pequeñas fugas, la limpieza de los tanques, etc. Son cosas que pasan inadvertidas, pero que son las que en realidad dañan gravemente nuestros mares. En una zona de valor medioambiental incalculable, como Tarragona, es ridículo asumir un riesgo como la plataforma Casablanca, una auténtica bomba de relojería”.

 

La protesta de este viernes ha tenido lugar horas antes de llegar a Barcelona, donde el Arctic Sunrise permanecerá amarrado durante todo el fin de semana. El buque podrá ser visitado gratuitamente en el muelle del Maremagnum.

La Marea, Suscripción, Revista

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Dani Cabezas

Dani Cabezas

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.