lamarea.com

sábado 21 julio 2018

Opinión

El mes de las flores

Un ramillete de nuevas mujeres, como rosas, llegan para impregnar la política de un aroma nuevo: Manuela, Ada (que debería llamarse Hada, porque hace magia) y Mónica Oltra

31 mayo 2015
09:34
Compartir
El mes de las flores
Ada Colau, junto al equipo de Barcelona En Comú, comparece al conocerse los resultados del 24-M. BARCELONA EN COMÚ

Dicen que el origen de la palabra “mayo” es incierto. Unos apuntan a que proviene de la diosa romana Maia, cuya festividad se celebraba este mes. Otros señalan que vendría de la ninfa Maya, madre de Hermes, y algunos otros sostienen que el origen estaría en “Maius Juppiter”, una abreviatura de Máximus, el más grande.

Yo me inclino más porque se trata de un homenaje a la abeja Maya, cualquiera que haya sido niño en los 80 lo sabe. Mayo es el mes de las bodas, bautizos y comuniones. Y alguien que no se resiste a ser la novia en la boda, el niño en el bautizo y hasta el muerto en el entierro es la sin par Esperanza Aguirre. Iba a utilizar otro adjetivo que empieza también por sin, sinvergüenza, pero resultaba demasiado obvio.

Menudo fin de mes nos ha dedicado la condesa de Bornos. Ya lo saben ustedes: una mañana se levantaba proponiendo un pacto antipodemos, acusando nada más y nada menos que a Manuela Carmena de ser un peligro para la democracia occidental, y al día siguiente apostaba por un gobierno de concentración que incluyese al partido de Pablo Iglesias. Lo que sea con tal de no perder el poder. Menuda resaca le ha dejado la fiesta de la democracia a la señora Aguirre.

Pero hablemos de mayo, de flores, de primavera. España ha decidido deshacerse de la caspa, del olor a cerrado, a corrupción. España ha decidido sacar la basura.

En una sola noche veíamos despegarse de sus poltronas a la mismísima Aguirre, Rita Barberá (¡qué hostia!), Teófila Martínez, Cospedal, León de la Riva (al que le ha faltado tiempo para firmar como alcalde en funciones contratos hasta el 2019)…

Como dijo un tuitero, desde los juicios de Salem no se veía caer a tanta bruja junta. A cambio, un ramillete de nuevas mujeres, como rosas, han llegado para impregnar la política de un aroma nuevo: Manuela; Ada (que debería llamarse Hada, porque hace magia) o Mónica Oltra, traen algo distinto. El tiempo dirá si mejor. Peor es difícil, desde luego.

Hablando de rosas, el partido que la lleva en el emblema, el PSOE, con sus 136 años a cuestas, intenta que no se le marchite y aguanta el envite como puede, condenado ahora a entenderse con quien antes les llamó casta y ahora trata de sustituirle. La unidad de la izquierda. La izquierda unida. Alberto Garzón dice que hay que reconstruir IU una vez más, y van… Lo malo es que con cada reconstrucción la casa es cada vez más pequeña.

Otra Rosa, Díez, ha sido llevada por el viento y anuncia que lo deja. Más bien le han dejado los demás. Con su escudero Gorriarán partirá hacia la nada más absoluta, de donde nunca debió salir.

Ciudadanos siguen con su look de boda. En su caso la flor iría en el ojal de un traje recién planchado y a estrenar. Pero ya sabemos como acaban las bodas: con la corbata en la cabeza y la camisa por fuera y llena de lamparones. El tiempo dirá.

Llegó mayo, y con él la primavera. Una primavera de ilusión en mucha gente como hacía mucho que no se veía y como ya se pensaba que nunca más se volvería a ver. Pero después de la primavera llega el verano, y el otoño, y el general invierno. Gira, el mundo gira.

Nos leemos en junio.

La Marea, Suscripción, Revista

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Dios tuitero

Dios tuitero

1 comentario

  1. Carmen
    Carmen 31/05/2015, 19:53

    Sólo se destruye lo que estorba…

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.