lamarea.com

martes 20 febrero 2018

Opinión

“A la vez que nosotros, se dieron cuenta; de que Twitter era también la vida. Y que había que asediarlo como hacían con nuestras vidas”

19 mayo 2015
19:42
Compartir
El fin del #15M
Asamblea del 15-M en la puerta del Sol de Madrid. FERNANDO SÁNCHEZ

A veces ato cabos. Apenas me sé atar los cordones de las zapatillas (como el protagonista de Los lugares pequeños, fabulosa primera novela del Sr. Paco Tomás), pero para atar cabos sí que me doy buena maña.

Ato cabos. Navego entre noticias y me topo con titulares que se tocan entre sí en penumbra. Con titulares de cuarto oscuro de sórdida discoteca gay que se rozan sin verse. Los escucho jadear mientras los leo magrearse unos a otros:

  • “Indra y Accenture pugnan por diseñar el sistema que buscará sospechosos en las redes sociales”. (eldiario.es, 16.05.2015)
  • “Twitter podría estar a punto de purgar a más de diez millones de usuarios que publican demasiado porno”. (Pinknews, 17.05.2015)
  • “El acoso se refugia en Twitter”. (El País, 17.05.2015)
  • “Los políticos españoles están a la cabeza en el uso de Twitter”, (El Mundo, 18.05.2015)
  • “Operación contra la apología del terrorismo en Internet: se prevén 40 detenciones en España” (EFE, 19.05.2015)

Y enciendo la luz. Y ahí están. Amontonándose y metiéndose mano, muy cerdos, fingiendo que lo suyo ha sido un encuentro casual en ese antro insalubre. Mentira. Me consta que habían quedado para joder, a oscuras, discretamente, sin que nos diéramos cuenta. Pero hacen demasiado ruido como para pasar desapercibidos.

Ya, con la luz encendida, uno de ellos me anima a que me sume: “Únete”, me dice, “apaga la luz, ven aquí y cuenta que Twitter ya no es lo que era; que se ha llenado de chusma, que ha dejado de ser interesante, que es un medio endogámico y repetitivo, lleno de descerebrados que se creen graciosos… Ven. Bájate los slips blancos y métete”. Me giro, dejo la luz encendida, salgo de ahí con la ropa puesta en su sitio y vuelvo a casa. A atar cabos…

… y lo veo claro: su fin justifica los medios que quieren inhabilitar para la disidencia, y coincide –¿casualmente? NO– con el cuarto aniversario del primer movimiento popular que tomó su nombre de una etiqueta tuitera: #15M. Y recuerdo que, hasta el #15M, Twitter era diferente a la vida real: un escenario de ‘stand-up comedy’, un repositorio de gerundios, una línea discontinua que trazaba personalidades imaginarias, un grupo de autoayuda, una plataforma de recomendaciones culturales breves… Hasta que, para el #15M, Twitter se convirtió en la vida. Porque bajamos a las calles y a las plazas para ver qué pasaba y lo contamos desde allí. Salimos de casa para ver si era verdad. Y lo confirmamos. Le enmendamos la plana a la tele que nos mentía; estuvimos allí con nuestro Twitter en el móvil, y sacamos fotos, y vídeos, y nos geolocalizamos para que supieran que también nosotros.

Entonces se dieron cuenta. A la vez que nosotros, se dieron cuenta; de que Twitter era también la vida. Y que había que asediarlo como hacían con nuestras vidas: desalojarlo, acosarlo, censurarlo, entontecerlo y llenarlo de ruido. Y ahí siguen. Aunque a veces son tan torpes, y se ponen tan cachondos con sus planes para dominar el mundo, que se les escapan titulares simultáneos que acaban follando a gritos en un cuarto no tan oscuro.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Bob Pop

Bob Pop

3 comentarios

  1. pepemocos
    pepemocos 25/05/2015, 09:54

    Querido BobPop cada día escribes mejor; enhorabuena y no pares

    Responder a este comentario
  2. Fernando
    Fernando 21/05/2015, 04:39

    Pues si, twitter a veces es vida real y es necesario desvirtualizar y crear vida. Socializar de verdad…

    Responder a este comentario
  3. epdi
    epdi 20/05/2015, 08:09

    Dejadlos en sus magreos obscenos, son ellos mismos los que no quieren admitir que si necesitan esa nocturnidad sin luz, es debido a que se autodefinen como vampiros. Vade retro al #15M porque ya tiene más poder que una mismisima Internacional de Parias en el pasado siglo.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".