lamarea.com

domingo 18 febrero 2018

Los socios/as escriben

Carta a los políticos sobre la relación entre el Estado y la iglesia católica

Desde AVALL piden que los partidos políticos garanticen la independencia de los servicios e instituciones públicas y se opongan a la intromisión en ellas de la Iglesia Católica y a la de cualquier otra confesión religiosa.

11 mayo 2015
11:26
Compartir
Carta a los políticos sobre la relación entre el Estado y la iglesia católica

Los sondeos del CIS evidencian una progresiva desafección de la ciudadanía en general respecto a la práctica de la religión católica en nuestro país. Los católicos que se declaran practicantes apenas llegan al 20% de la población. En cuanto a los no creyentes, en el caso de jóvenes y personas con formación universitaria/estudios superiores, su porcentaje llegaría al 50%. No obstante, la presencia e influencia de la iglesia católica en la vida pública española alcanza cotas similares a las que tuvo en las primeras décadas posteriores a la guerra civil. De ahí que, en estos momentos, los no creyentes, agnósticos, ateos o librepensadores en general, nos encontremos discriminados por una serie de leyes y prácticas políticas que distan mucho de lo que correspondería al Estado aconfesional al que hace referencia nuestra Constitución. Leyes y prácticas hechas desde la obediencia a unas creencias que no compartimos, pero que afectan al uso de nuestras libertades, como el derecho a decidir abortar libremente o a la elección de una muerte digna (eutanasia), por poner sólo dos ejemplos. Por eso entendemos que una neta separación entre Iglesia y Estado debe ser una exigencia irrenunciable por parte de la ciudadanía a cualquier gobierno que quiera ser considerado legítimo.

En otro orden de cosas, el estatus del que disfruta la iglesia católica en nuestro país tiene unas importantes consecuencias económicas que afectan a todos los ciudadanos, sean o no católicos, sean o no creyentes. Entre otras, la pervivencia de un anacrónico Concordato con el Estado Vaticano, unido a los múltiples privilegios concedidos a la iglesia católica española, que cuestan a nuestro erario público más de 11 mil millones de euros anuales, lo que supone una carga que los sucesivos gobiernos de la democracia no han hecho nada por reducir. En efecto, además de las exenciones fiscales que ya obtuvo, como no pagar el impuesto por bienes inmuebles (IBI), la iglesia católica española está saqueando nuestro ya mermado fondo de subvenciones públicas, e incluso nuestro patrimonio histórico artístico (es el caso, entre otros, de la Mezquita de Córdoba) ante la pasividad de nuestras instituciones de gobierno. Gobierno que, sin embargo, ha impuesto a la ciudadanía unos recortes que han acabado con el incipiente estado del bienestar al que estaba llegando nuestro país.

Por todo ello, entendemos que nuestros gobernantes deberían garantizar la independencia de nuestros servicios e instituciones públicas y oponerse a la intromisión en ellas de la iglesia católica y a la de cualquier otra confesión religiosa. Para ello, nuestros gobiernos deberían ser absolutamente laicos y defender el derecho a la laicidad de sus ciudadanos, dejando la práctica de la religión en el estricto ámbito de la privacidad y separándola así de todo acto oficial y cívico y dejando la financiación cualquier Iglesia a cargo exclusivamente de sus fieles.

Además, contra la intromisión de la iglesia católica, y de cualquier otra creencia religiosa, nuestros gobiernos deberían promover una enseñanza de calidad basada en criterios científicos, y no en dogmas religiosos, desde la escuela primaria hasta la enseñanza universitaria, deberían invertir en el sistema de salud pública en lugar de otorgar subvenciones a instituciones docentes y sanitarias de carácter religioso. Y establecer el ámbito donde las instituciones religiosas, las que sean, deben, actuar: el ámbito de la vida privada de los ciudadanos. Ámbito que debería estar claramente separado de la esfera pública que financiamos todos los españoles con nuestros impuestos.

Amparo Ariño es miembro del Consejo de AVALL (Associació Valenciana d’Ateus i Lliurepensadors)

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Amparo Ariño

Amparo Ariño

5 comentarios

  1. amparo ariño verdu
    amparo ariño verdu 31/05/2015, 16:12

    Joan Ribó, el más que previsible futuro alcalde de València por la Coalició Compromís, ya ha anunciado que la procesión cívica del próximo 9 de Octubre, será eso que nunca debió dejar la de ser: exclusivamente CIVICA. Adios al Te Deum impuesto por Rita Barberá a la ciudadanía desde hace 24 años.
    Molt ben fet, Joan!
    Una abraçada

    Responder a este comentario
  2. Chorche
    Chorche 20/05/2015, 22:22

    La iglesia no sólo se ha inmatriculado las propiedades del pueblo navarro, tambien en Aragón empezamos a descubrir la rapiñería eclesiástica de nuestros bienes.
    Y no se andan con chiquitas, ni más ni menos que la catedral de la Seo

    Responder a este comentario
  3. María R.
    María R. 13/05/2015, 13:53

    POR SI QUEREIS ADHERIROS: El colectivo FEMINISTES DE CATALUNYA inicia una campaña exigiendo a la iglesia católica y al Estado que pida perdón y repare en la medida de lo posible el terrible daño causado a los niños y niñas internados en centros públicos hasta los años 80: http://feministesdecatalunya.blogspot.com.es/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

‘Homo Lubitz’, de Ricardo Menéndez Salmón

Reseña de la última novela de Menéndez Salmón, una obra que "nos adentra en un mundo donde se ejerce una nueva dimensión de lo atroz, esa dimensión no representable ni imaginable y que, al mismo tiempo, nos muestra una visión de futuro de nuestra especie", según Portela.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".