lamarea.com

domingo 22 julio 2018

Opinión

1º de mayo. Un sindicalismo para el presente

Sólo una acción sindical que escape de la camisa de fuerza de las instituciones y de las relaciones laborales podrá tener sentido y ser útil en un mercado de trabajo cada vez más desregulado

01 mayo 2015
10:09
Compartir
1º de mayo. Un sindicalismo para el presente
Manifestación el 1 mayo en Madrid por el día del trabajo. FERNANDO SÁNCHEZ

Ermengol Gassiot* // Llega otro 1 de Mayo. Uno tiene la sensación de que, como otras fechas señaladas, es un día que salimos a la calle porque toca. La manifestación. Los eslóganes. Las banderas. En algunos casos quitarse la americana para parecer más sindicalista. En otros, seguir recordando que cada día es 1 de Mayo, tal vez más como una voluntad que una realidad de las luchas en las empresas. Año tras año, haciendo historia.

En mi opinión, no nos podemos permitir el lujo de hacer, del sindicalismo, historia. La historia la cerramos en libros, que ocupan lugares en estanterías y bibliotecas, en los recuerdos y en la nostalgia. La gran mayoría de la población, la clase trabajadora, activa o no, con o sin trabajo, necesitamos que el sindicalismo no quede reducido a la historia. Lo requerimos vivo, activo y actual. Nos va la vida, poder ser personas y no sólo fuerza de trabajo, o plantilla, o personal, o una cifra más en el registro de parados. Y ese es el reto que tenemos este 1 de mayo, como hemos tenido a lo largo del mes de abril y tendremos el próximo junio.

Para hacer que el sindicalismo siga siendo presente y, por tanto, una puerta del futuro, tenemos que saber ir más allá de algunas afirmaciones que a menudo acabamos repitiendo como un tópico. La primera es que dentro de la precariedad no hay sindicalismo posible, que es una manera fina de decir “como soy precario/a, no me puedo defender en el trabajo”. La huelga de las subcontratas de Movistar estos días ha echado por tierra esta afirmación.

La segunda es más bien una práctica. Diría que los diferentes sindicatos (me refiero a aquellos que huyen de la concertación diaria que, para mí, terminan siendo más bien gestorías) hemos caído en la tendencia de ver la acción sindical como la forma de gestionar un determinado marco legal. ¿Qué recurso legal puedo usar si me modifican la jornada laboral? ¿El empresario puede hacerme trabajar varios meses al año en tareas por encima de la cualificación de mi contrato? ¿Si me echan, puedo aspirar a que consideren mi despido nulo? ¿Me pueden obligar a cambiar de centro de trabajo? ¿Podemos rechazar esta movilidad impuesta? ¿Podemos impugnar las horas extras? ¿Cómo negociamos un convenio denunciado?, etc. En relación a cuestiones como éstas hacemos formaciones, editamos materiales, contratamos o nos dotamos de servicios jurídicos, analizamos cambios legislativos y lo transmitimos todo al conjunto de la organización y en los centros de trabajo. En algunos casos esta rutina nos absorbe con fuerza. Y caemos en una acción sindical asimilada en gran medida a una acción legal.

Este 1 de Mayo es una buena oportunidad para recordar que la acción sindical es, y debe ser, acción colectiva. Solidaridad, apoyo mutuo, coparticipación, implicación.

La acción sindical es el empuje que nos hace ser y sentirnos compañeras y compañeros, y utilizarlo de manera consciente. Pensando cómo podemos canalizar nuestra fuerza colectiva. Dentro de una empresa, preparando una huelga, un plante, una asamblea… Afuera, socializando el conflicto, buscando complicidades dentro del propio sindicato y en el tejido militante, en los movimientos sociales del barrio o pueblo. En definitiva, la acción sindical implica construir una fuerza que sea capaz de imponer los intereses de la mayoría a los intereses privados de los empresarios, en definitiva, de una ínfima minoría de la población.

En la historia del sindicalismo catalán e ibérico tenemos buenos referentes de acción sindical como acción colectiva. Desde la mítica huelga de La Canadiense, hasta las luchas de la Roca, del Puerto de Barcelona o de las gasolineras de los últimos 1.970s y primeros 1.980s. Y eso por no mencionar algunas mucho más recientes. La primera necesidad para recuperar esta forma activa de hacer acción sindical es distinguirla claramente de la acción legal. Son cosas diferentes, que en el camino pueden confluir en algunos momentos y alejarnos en otros. Cuándo y cómo lo hacen es, en todo caso, una decisión nuestra.

Y vuelvo a la precariedad laboral y el sindicalismo. Sólo una acción sindical que escape de la camisa de fuerza de las instituciones y de las relaciones laborales podrá tener sentido y ser útil en un mercado de trabajo cada vez más desregulado. ¿Qué utilidad pueden tener las elecciones sindicales cada 4 años a personas que están en un trabajo durante unas semanas o meses? ¿O cómo podemos hacer una acción colectiva en un centro de trabajo de pocas personas sin recurrir a la solidaridad y apoyo externo, sindical o de movimientos sociales? Resolver estas limitaciones implica pensar un sindicalismo a partir de nosotros mismos, de nuestras situaciones y de nuestros intereses. Y no del cuadro que nos marca la legislación, el convenio o el NIF de quien nos paga. A principios del s. XX el sindicalismo lo expresó claramente con la combinación de la autogestión, el apoyo mutuo y la acción directa. Todos ellos, conceptos muy actuales.

* Ermengol Gassiot es Secretario General de CGT Cataluña

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Carta a la redacción

Carta a la redacción

1 comentario

  1. ofelia
    ofelia 03/05/2015, 21:26

    En un momento de descrédito de los sindicatos “oficiales”, artículos como éste, que aclaran cuál debería ser el papel de los sindicatos, y la actividad que la CGT desempeña me parecen más que nunca necesarios. ¡Gracias!

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.