lamarea.com

jueves 15 noviembre 2018

Internacional

“En Europa manda Alemania porque hay 27 miembros que lo permiten”

Marisa Matias (Coimbra, Portugal, 1976) es miembro del Bloco de Esquerda portugués y eurodiputada por el grupo GUE-NGL

29 abril 2015
11:20
Compartir
“En Europa manda Alemania porque hay 27 miembros que lo permiten”
Marisa Matias, durante una sesión plenaria de la Eurocámara en 2012. GUE/NGL

Marisa Isabel dos Santos Matias (Coimbra, Portugal, 1976) es eurodiputada por el grupo GUE-NGL. Acalorada, tras pasar un atípico día soleado en Bruselas de reunión en reunión, recibe a La Marea en su despacho situado en la tercera planta del edificio Willy Brandt, donde está el resto de sus colegas de partido del Bloco de Esquerda portugués. A escasos metros se encuentran los despachos frecuentados por los eurodiputados de Podemos y Syriza. Tras dar varios sorbos a un refresco recién comprado, asegura que le gusta que la definan como una persona determinada e involucrada.

¿Convence Europa a los ciudadanos de la unión?

No, está muy lejos de los ciudadanos aunque su política interfiera cada día en sus vidas. Hay una brecha muy fuerte entre ellos y las instituciones, además de una brecha democrática que todavía sigue profundizándose.  En Bruselas están concentrados los poderes que quitan a los ciudadanos la capacidad de poder decidir en muchas cosas importantes de sus vidas. Por eso tenemos que estar aquí presentes, para involucrarnos. Tenemos que dar la disputa dentro de las instituciones.

¿Europa está en recuperación o es todavía un continente estancado?

No hay resurgimiento en Europa. Más que nada, porque 24 de los 28 países de la UE no cumplen los criterios del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Si eso ocurre es que muy probablemente sea un problema de las reglas y no de los países. Las propias instituciones europeas saben que Europa ha tenido un crecimiento bajo, en algún caso recesión. Sin embargo, en el discurso se empeñan en decir lo contrario y aseguran que estamos saliendo de la crisis, que estamos empezando a crecer, etc. Basta con mirar las cifras y ver que eso no es cierto. Lo que se ve es un crecimiento negativo, que es una expresión muy creativa de los economistas, o un estancamiento. No hay otro resultado. Y a todo eso se le suman las altas cifras de paro y desempleo y el aumento de las desigualdades. Puede que haya algún indicador económico que haya mejorado, pero a grandes rasgos, la vida de las personas es peor que hace unos años. No se puede decir que está bien la economía cuando la vida de las personas está peor.

Entonces, ¿sí a Europa pero no a sus reglas?

Es necesaria una refundación de la UE para que sea más democrática. Primero, porque los tratados no están adecuados a las sociedades en las que vivimos y porque las reglas no funcionan. Las reglas que fueron creadas para salir de la crisis no han funcionado. La Unión Europea no es el problema, pero su arquitectura es la adecuada.

Por ello, es necesario reconstruir. Sí que existen algunas bases que son buenas, pero hay muchas cosas que deben cambiar. Por ejemplo, tenemos una Carta Europea de Derechos Humanos, que no se cumple. Nos ponemos siempre la mano en el pecho a la hora de decir que los valores europeos son los de democracia, justicia e igualdad, pero lo cierto es que no se cumplen. La solución es intentar recuperar algunos valores que son universales e intentar aplicarlos y no destruir el proyecto europeo.

¿Europa es de Alemania o es de los 28?

Es de los 28. Quien manda en Europa es Alemania, pero lo hace porque hay otros 27 miembros que lo permiten. La responsabilidad de la destrucción social que estamos viviendo en Europa es de todos los gobiernos.

¿Se ha convertido el Parlamento Europeo en una institución ingobernable tras las últimas elecciones y tras la irrupción de partidos euroescépticos como el Front Nacional en Francia o UKIP el Reino Unido?

Este Parlamento es muy diferente al anterior. Hay una distancia increíble porque hasta ahora no existía una mayoría de derecha. Había una gran coalición entre socialistas y populares, pero se ha producido un incremento de las fuerzas de derecha y sobre todo de las de extrema derecha, xenófobas y racistas. La política tiene horror al vacío y, si hay vacíos, estos serán ocupados, y pueden serlo de muchas formas. Si las instituciones no responden a las necesidades de la población, puede el vacío puede ser ocupado por fuerzas como esas. Las que gobiernan ahora mismo los países europeos, aunque se llamen y autoproclamen europeístas, están destruyendo el proyecto europeo.

¿Cómo ve el panorama político en España a meses de unas elecciones generales y a punto de celebrarse unas elecciones autonómicas? ¿Qué papel tienen nuevos partidos como Podemos o Ciudadanos?

En España se está viviendo un proceso muy interesante. La crisis del sistema político no existe sólo en España y el mejor ejemplo lo podemos ver en Grecia. Los espacios abiertos por esta crisis fueron aprovechados para poner en causa algunos hechos que antes no se tenían en cuenta y que a veces se dejaban al amparo de una voluntad divina. Está claro que ahora en España está todo muy fragmentado y que los partidos tradicionales que han gobernado desde la dictadura están afrontando una crisis profunda. ¿Cómo se reorganizarán las fuerzas después de esto? No lo sé, depende mucho de si la voluntad popular va más hacia la izquierda o hacia la derecha. Aunque no se clasifiquen así, está claro que hay un sentimiento de justicia social y de intereses comunes. Así es el caso de Podemos y, ya en una matriz más liberal, el de Ciudadanos.

¿Cree que Podemos ha tocado techo una vez pasaron las elecciones europeas?

Podemos no existía hace un año y medio. Es impresionante cómo personas que estaban fuera de la política despertaron y empezaron a discutir y a participar. Los resultados que tenemos hasta ahora son los de las elecciones autonómicas de Andalucía y las europeas. No sé si han tocado techo o no.  Todo lo que está pasando, ya sea con Podemos o con Ciudadanos, no hay forma de preverlo. Está todo muy inestable.

¿Cómo es su relación con Pablo Iglesias?

Es una buena relación. No sólo con Pablo, sino con todo el equipo de Podemos. Tengo también buena relación con los eurodiputados de Izquierda Unida. Con la llegada de Podemos al grupo parlamentario, nosotros empezamos a tener una situación que ya existía en Portugal pero no para España. Hubo más representación con Izquierda Unida y ahora con Podemos. Nosotros en Portugal tenemos el Partido Comunista y el Bloco de Esquerda y es normal que tengamos relaciones buenas.

Desde hace muchos años tenemos buena relación con Izquierda Unida y ahora es normal tener buena relación con Podemos, ya que tiene muchas semejanzas con Bloco. Hay una relación muy natural y seguimos diversificando contactos y compartiendo y discutiendo debates y proyectos. Hay aspectos que no compartimos, pero en la gran mayoría de las cosas hay mucha afinidad.

Con Pablo tengo la mejor de las relaciones. Estamos juntos en la Bureau y trabajamos mucho en conjunto en la candidatura de la presidencia del Parlamento Europeo. De hecho, las dos delegaciones seguimos trabajando en conjunto.

Estas buenas relaciones se dan también con Syriza, ¿cómo ve a Grecia ahora que Alexis Tsipras ha llegado al poder? ¿Cree que cumplirá con lo que las instituciones le exigen?

En la UE hay al menos 24 países incumplidores. La cuestión es si hay sanciones o no por lo que un país está incumpliendo. Hay una lógica de que los virtuosos viven en el norte de Europa y los deshonestos en el sur y hay que castigarlos, ya que son incumplidores. Esto no es cierto, ya que los criterios del Tratado de Maastricht no son cumplidos por la mayoría de países. Por ejemplo, Alemania no cumple con el tratado ya que tiene excedencias comerciales que no están permitidas y todavía no pasa nada al respecto.

Los países deficitarios están jodidos, pero hay un doble rasero, una doble vara de medir para los países dependiendo de si presentan déficit o superávit. Hay mucha presión y chantaje sobre los países con déficit. La guerra contra Syriza es mucho más continua que con Podemos, por ejemplo. Syriza lleva desde 2004 y Bloco Esquera desde 1999, y ahora creo que aunque hay cosas muy positivas de la victoria de Syriza, también hay muchas dificultades porque estamos atravesando un terremoto. Syriza ya mostró que está dispuesta a negociar y ceder en lo que tenga que ceder, excepto en cuestiones básicas de soberanía.

Los puntos de divergencia se encuentran en los salarios o sobre el estatus social y las privatizaciones. Todas las instituciones exigieron a Syriza una lista de reformas estructurales. Nunca en la historia, ningún gobierno en la UE ha hecho una lista tan profunda de reformas estructurales que van a la propia estructura. Grecia presentó una lista increíble de estas reformas y las instituciones siguen chantajeando a Syriza. Lo que están diciendo las instituciones es que no vale la pena celebrar elecciones en los países ya que al final, gane quien gane, van a tener que adoptar las normas o medidas que ellos mandan.

¿Cómo ve el Tratado Transatlántico (TTIP) entre EEUU y la UE? ¿Qué le parece el papel que está teniendo el PE en estas negociaciones?

Es un papel ridículo. Los eurodiputados trabajamos muchísimo, hacemos resoluciones y declaraciones y todavía no tenemos acceso a ninguna información. Nosotros, como representantes de los ciudadanos europeos, no podemos intervenir en el proceso. Es ridículo. Estamos intentado una y otra vez tener acceso pero el tratado está siendo negociado no se sabe por quién ni sobre qué. Pero va a cambiar mucho la vida de la gente y tiene dimensiones muy peligrosas, como el tema de los tribunales arbitrales que conllevará que las empresas y corporaciones tendrán más poder que los estados. Esto es un cambio aún más profundo que las troikas y todo lo que conocemos hasta ahora.

Espero que no se cierre el acuerdo, ya que puede ser que se logre lo que se consiguió con ACTA y otros acuerdos que estaban siendo negociados a puerta cerrada y que hubo un momento que los ciudadanos despertaron y lograran bloquearlo. Espero, de verdad, que no se cierre. Está claro que en una situación de competición como la que encontramos en el marco de este tratado, es imposible que todos puedan ganar. Eso no existe en una competición, ya que siempre van a ganar los más fuertes. Eso de decir que todos vamos a ganar con este acuerdo es algo muy raro, es algo que se debería cuestionar. ¿Cómo se van a incrementar las exportaciones y más ganancias para todos? Está claro que algunas economías europeas ganarían en muchos aspectos, pero no todas.

En relación al conflicto ucraniano y las relaciones con Rusia, ¿cree que Europa está dando una imagen exterior de que no es capaz de solucionar sus propios problemas?

El único lenguaje que entienden las instituciones europeas es el de los mercados. Hay una variable que no cambia y es que Europa sólo está donde están los intereses comerciales y económicos. El caso de Ucrania es un ejemplo muy claro ya que hay una necesidad de abastecimiento energético por parte de Rusia. Ucrania está siendo maltratada por las dos partes, tanto por Rusia como por la UE. Lo que menos importa, tanto para unos como para otros, son los ucranianos.

Cuando se empieza a destruir un país y la única cosa que no importa son las personas que viven allí, esto es muy malo. La paz está muy lejos. El tener dirigentes europeos muy destacados haciendo campaña electoral allí e interfiriendo en procesos que deben ser sólo cosas de los ucranianos me parece lamentable. Se trata de una cuestión geopolítica y están negociando temas geoestratégicos y también cuestiones comerciales que en el fondo están destruyendo un país.

¿Cree que Europa está haciendo oídos sordos y mira hacia otro lado cuando se trata de solventar y solucionar los problemas del mediterráneo?

Lo que pasa en el Mediterráneo es una tragedia. Es vergonzoso. Europa tiene una política de migración lamentable que trata a los inmigrantes como a criminales. Existe mucho racismo generalizado en Europa. No se tratan de la misma forma todas las muertes de personas. Europa debe hacer más para establecer una Política de refugiados y una política de Migración adecuadas. Si hay cooperación y voluntad, se pueden gestionar los flujos de personas de esos países. No sería necesario tener policía ya que no existen las personas ilegales.

Es inmoral, además, que los países europeos sigan vendiendo armas y sigan comprando petróleo a países controlados por el Estado Islámico, que también son parte del problema, ya que la gente huye de esos lugares controlados. Tenemos una responsabilidad enorme al respecto y parece que estamos esperando. Hay un cinismo profundo en este punto ya que los negocios están por encima de las personas. Está claro que no hay voluntad política para acabar con el terrorismo.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Miquel Àngel López

Miquel Àngel López

2 comentarios

  1. Avanza
    Avanza 29/04/2015, 23:05

    En mi parte es normal, quien mueve la economia en Europa es Alemania y al final quien mas dinero tiene es el que tiene el poder. No deberia de ser asi pero pasa.

    Responder a este comentario
  2. kzlove
    kzlove 29/04/2015, 19:23

    Me he tomado la libertad de postear, este muy interesante articulo, en plaza podemos: http://redd.it/34amx3.

    Gracias por vuestro trabajo!!

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.