lamarea.com

jueves 23 noviembre 2017

Cultura

El silencio como arma

Leí a Galeano como un vademécum para curarme de los excesos de ruido inútil. Y más de una vez sus palabras me resultaron bálsamos revolucionarios de cordura y sentido común

14 abril 2015
11:10
Compartir
El silencio como arma
El escritor uruguayo Eduardo Galeano. WIKIPEDIA COMMONS.

Sólo los tontos creen que el silencio es un vacío. No está vacío nunca. Y a veces la mejor manera de comunicarse es callando.

Eduardo Galeano.

Tuve un maestro que nos preguntó en un examen de lengua a qué suena la lluvia. A todos mis compañeros se les quedó nublada la cara y el cerebro. No salían de su asombro. Yo no. Apenas había estudiado la tarde anterior en un reto estúpido con mi compañero de pupitre. Sonreí aliviado y él se dio cuenta. Añadió un par de preguntas sobre análisis sintácticos, lexemas y cosas así para disfrazar la prueba de ortodoxia académica. O para delatarme. Qué más da. El caso es que aprobé por los pelos gracias a la media aritmética entre mi imaginación y mi ignorancia. Como premio, además del raquítico suficiente, aquel profesor enjuto, barbudo y despeinado, me regaló una novela de su bolsillo: Alfanhuí. Y luego otra. Y otra… Hasta condenarme a no olvidarlo nunca.

Alfanhuí es una bellísima narración juvenil de Rafael Sánchez Ferlosio, autor de la conocida novela El Jarama, e hijo del falangista Rafael Sánchez Mazas, también escritor, político y superviviente del fusilamiento que sostiene la trama de Soldados de Salamina, la no menos conocida novela de Javier Cercas. En uno de sus pasajes, Alfanhuí encuentra a un mendigo con una flauta colgada al hombro. El mendigo le explica que funciona al revés de las demás y que había que tocarla en medio de un gran estruendo, porque en lugar de ser, como en las otras, el silencio fondo y el sonido tonada, en ésta el ruido hacía de fondo y el silencio daba la melodía. La tocaba en medio de las grandes tormentas, entre truenos y aguaceros, y salían de ella notas de silencio, finas y ligeras, como hilos de niebla. Y nunca tenía miedo de nada. Eso le dijo el mendigo. Una música parecida a la de esa flauta debió interpretar Sánchez Mazas para escapar vivo del ruido de las balas. La diferencia está en que él calló por miedo. Y otros callan para que otros lo venzan.

Admiro a la gente que calla cuando sobran sus palabras. No a quien lo hace por instinto de supervivencia. Y mucho menos al que viste de neutralidad intelectual su silencio cómplice y cobarde. Al primero lo respeto. Al segundo, lo desprecio casi tanto como al que no sabe lo que dice. La censura moderna no consiste en apartar opiniones del mercado, sino en saturarlo de opiniones superficiales hasta la náusea. Generar tal ruido de fondo que nadie reconozca la melodía. Peor que la inflación de las hortalizas es la inflación de las opiniones estériles, porque la primera quita el hambre y la segunda la inteligencia. No es que el ciudadano no quiera conocer para luego opinar razonada y libremente, es que apenas si conoce lo que otros quieren que conozca hasta el punto de delegar su criterio en la franquicia política de turno. Yo lo llamo “vectorismo”. Los individuos acatan los “vectores” de opinión que emiten los partidos o determinados medios de comunicación sin saber exactamente por qué, de la misma manera que pulsando el botón rojo encienden el televisor pero desconocen el trasfondo científico del proceso. Renuncian a su soberanía intelectual por simple comodidad. Pobre de aquel que se aparte del vector oficial dictado por el partido o por el contertulio de turno, porque degradará su condición pública de ciudadano al de mala bestia, antisistema, terrorista. Pero lo cierto es que quien la suscribe a ciegas, está degradando su condición privada de ciudadano al de animal de compañía.

Cuántas veces hubiera deseado aprender a callar y no ser un instrumento más en esta orquesta sinfónica de opiniones desafinadas. Me hubiera encantado tener la flauta de Alfanhuí. Pero no sé decirte nada con silencios. Por eso admiro a Eduardo Galeano. Porque lo leí adulto como un vademécum para curarme de los excesos de ruido inútil. Y más de una vez sus palabras me resultaron bálsamos revolucionarios de cordura y sentido común. Hasta hacerme comprender que el silencio es un arma de construcción masiva. Incluso en el día de su despedida. Galeano nos enseñó que la utopía es una víspera eterna y necesaria. Y nos deja en la víspera de la segunda república. Eterna y necesaria. En silencio. Para que no callemos nunca.

faldon_noticias

Antonio Manuel

Antonio Manuel

7 comentarios

  1. Desolo
    Desolo 29/10/2017, 18:10

    La miseria es violencia que sumerge a quienes la viven en el silencio. Romper el silencio es un esfuerzo para las personas que viven sometidas a él. Es un esfuerzo colectivo que, a su vez, obliga a las privilegiadas de la palabra a callarse. Escucha y reconocimiento ayudan. Gracias

    Responder a este comentario
  2. Lu
    Lu 21/04/2015, 05:45

    Galeano será eterno en su silencio. Articulo excelente! Enhorabuena.

    Responder a este comentario
  3. Ariel
    Ariel 15/04/2015, 21:47

    Primero descubrí a sábado con su resistencia, luego vino Galeano con su eterna dignidad…… Gracias totales

    Responder a este comentario
  4. Pilar
    Pilar 15/04/2015, 18:27

    Me ha encantado el artículo.

    Responder a este comentario
  5. dorian
    dorian 15/04/2015, 10:39

    Imprescindibles Eduardo Galeano y José Luis Sampedro, entre algún otro

    Responder a este comentario
  6. Tinejo
    Tinejo 14/04/2015, 11:48

    Comenzar a leer sobre Galeano, tan inmediatamente dolorosa su pérdida, y a aparecer, aunque sea indirectamente, pero a su lado, el nombre de Sánchez Mazas, atraganta.

    http://casaquerida.com/2015/04/14/huelgas-silenciadas/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones presidenciales en Chile: lo que está en juego

"En este momento ningún candidato puede sentirse realmente vencedor, por más que proclame lo contrario en su cierre de campaña". Manuel-Fabien Aliana analiza el panorama político de Chile a pocas horas de las elecciones presidenciales.

Los socios/as escriben

La gran guerra mundial

La guerra global de los ricos contra los pobres es silenciado y minimizada, sostiene el autor