lamarea.com

domingo 18 febrero 2018

Internacional

Un llamamiento contra el avance del imperialismo en América Latina

“Obama se quitó la máscara y anunció explícitamente que habrá medidas, como un bloqueo naval”, aventuró el intelectual español Ignacio Ramonet, sobre Venezuela

13 marzo 2015
10:52
Compartir
Un llamamiento contra el avance del imperialismo en América Latina
Hebe de Bonafini y Piedad Córdoba se saludan durante el foro.

“El Imperio no descansa y hoy está decidido a acabar con esta etapa de cambios políticos en América Latina”. Con estas palabras, el sociólogo venezolano Vladimir Acosta resumía el espíritu que se respiró la primera jornada del Foro por la Emancipación y la Igualdad organizado por el Gobierno argentino, que reúne hasta el sábado en Buenos Aires a académicos, políticos y activistas de 18 países. Se refería Acosta al avance en la región latinoamericana del imperalismo estadounidense, “el mayor enemigo de todos los pueblos del mundo”. No se trataba de una abstracción: Acosta se refería a los golpes, duros o blandos, en Honduras, Paraguay, Salvador. A la ofensiva mediática contra la mandataria brasileña Dilma Rousseff, que, pocos meses después ganar las elecciones, se enfrenta a un pedido de impeachment por parte de una derecha que no sabe aceptar la derrota en las urnas; o a los intentos por desestabilizar en gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, después de las inquietantes palabras de Barack Obama, muy comentadas este primer día de Foro, que apuntaban a Venezuela como un peligro para la seguridad nacional de los Estados Unidos. “Obama se quitó la máscara y anunció explícitamente que habrá medidas, como un bloqueo naval”, aventuró el intelectual español Ignacio Ramonet.

La colombiana Piedad Córdoba, senadora y activista por los derechos humanos, lo resumió así: “El imperialismo quiere retomar la región. Pero, si uno se cae, aplasta el proceso en toda la región. El imperialismo se viene con toda la fuerza. Y Venezuela somos todos”. Las izquierdas latinoamericanas se la juegan en Venezuela y se la juegan también en Colombia: “Sin paz en Colombia, las bases militares van a seguir así; Colombia seguirá siendo el Israel de América Latina”, afirmó Córdoba, que hizo un llamamiento, muy repetido también, por la solidaridad y la integración latinoamericana, la Patria Grande, esa aspiración que parece haberse debilitado tras la muerte del argentino Néstor Kirchner y el venezolano Hugo Chávez, dos protagonistas de la transformación política sin precedentes que ha vivido América Latina en los últimos quince años.

De la década ganada a los tiempos de la incertidumbre

El siglo XXI comenzó en todo el continente con aires de cambio. Dos años antes del nuevo milenio, Hugo Chávez llegó a la presidencia de Venezuela; después, y en cascada, alcanzarían el poder gobiernos autodenominados progresistas, y con sólido apoyo social de base, en Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina, Nicaragua, Honduras, Paraguay. “El cambio político más importante en América Latina en 500 años”, lo llamó Noam Chomsky. Eran procesos diferentes para países diferentes, pero compartían un elemento central: canalizaban el rechazo popular al neoliberalismo que campó a sus anchas en la región en los 90 y que, políticas de ajuste mediante, llevó al aumento de la pobreza y la desigualdad en la región. Un indígena, un obrero, una mujer en la presidencia. Los movimientos sociales creyeron que el Estado podía ser un agente para la transformación social. Quince años después, la correlación de fuerzas ha cambiado y en países como Venezuela, Brasil y Argentina, está en cuestión el continuismo de esos proyectos que apostaron por la redistribución de la renta, pero no supieron emprender cambios estructurales.

¿Qué ha pasado? Vladimir Acosta lo explicaba así ayer en una de las conferencias de prensa previas al Foro: “Aquellos cambios en América Latina contaron con dos ventajas relativas: el desconcierto de las derechas latinoamericanas, que se habían acostumbrado a la impunidad, ante el avance electoral de las izquierdas; y el descuido del imperialismo estadounidense, que se había concentrado en las guerras en el Oriente Medio”. Hoy, sin embargo, las oligarquías latinoamericanas se han reorganizado y fortalecido, en sintonía con los intereses del capital internacional y del imperialismo, cree Acosta. Pero quizá, también, el modelo implementado por estos gobiernos progresistas muestra signos de agotamiento, y los movimientos indígenas y campesinos denuncian que el saqueo extractivista –la minería a cielo abierto, la extracción petrolera, los megaproyectos que devastan ecosistemas y destruyen pueblos enteros- no arrecia con los gobiernos izquierdistas, entre otras cosas porque, como apuntó el miércoles el crítico cultural paraguayo Ticio Escobar, “el margen de los estados es corto y requieren de esas políticas productivistas para financiar sus programas sociales”. En ese contexto, ¿sigue siendo el Estado el lugar desde el que se puede dar la batalla contra la mercantilización de la vida que impone el capitalismo?
La uruguaya Costanza Moreira, senadora por el Frente Amplio, contesta con un sí rotundo, pero admite los desafíos a los que debe enfrentarse el Estado para ser un elemento de emancipación y no de dominación. En la primera mesa del Foro, reservada a los desafíos y encrucijadas de la izquierda latinoamericana, Moreira tuvo palabras complacientes para los gobiernos progresistas, pero no rehuyó temas tan espinosos como la despenalización del aborto, la necesaria recuperación de la reforma agraria en la agenda política, la salida al mar para Bolivia o la presencia militar en Haití.

“Es la política, estúpidos”

“Es la política, estúpidos”, dijo Moreira en recuerdo de aquel célebre llamado a la economía como centro del debate. Para la senadora uruguaya, la llamada “década ganada” para la izquierda latinoamericana significó, antes que nada, la recuperación de la política. Como cuando a Lula da Silva se le preguntó, al comienzo de su mandato, si no le preocupaba cómo reaccionarían los mercados a su elección, y él respondió: “Los mercados van a tener que entender que los brasileños tienen que comer tres veces al día”, recordó Moreira. Por su parte, Leonardo Boff señaló, en conferencia de prensa previa al evento, la necesidad de colocar la ecología en el centro de la política, aludiendo así a ese dilema central que supone el extractivismo para las izquierdas; ese dilema, o falso dilema, entre bienestar material y devastación ambiental.

El sociólogo brasileño Emir Sader fue más allá al referirse a la necesidad de un cambio cultural que esté a la altura de los cambios sociopolíticos: “El imperio estadounidense muestra debilidades en lo político, lo económico e incluso lo militar, pero sigue siendo muy fuerte en su capacidad de exportar el modo de vida americano (el American Way of Life), ese que destruye los modos de vida diferenciados de cada lugar para que todos consumamos las mismas marcas que ellos; ese no-lugar que nos reduce al consumo”. Esta expansión de la ideología del consumo, que reduce a los ciudadanos a consumidores, “sólo puede combatirse con valores humanistas y solidarios, y esa batalla ideológica es la más determinante”.
La batalla ha de ser ideológica y ha de ser internacional porque, como señala Vladimir Acosta, “la burguesía capitalista supo unirse globalmente; el proletariado, no”. Porque, como subrayó Noam Chomsky en su conferencia magistral, la batalla central sigue siendo, ayer como hoy, por el control de los recursos que Estados Unidos considera suyos por derecho aunque estén en el Medio Oriente o en esa América Latina que el Imperio quiso convertir en su patio trasero. Y es cada vez más urgente pues, como advirtió Chomsky, “la humanidad está en una carrera hacia su propia destrucción: se subsidia a las industrias letales, se incentiva la extracción de la última gota de petróleo aunque la evidencia científica dice que debemos dejar esos combustibles fósiles donde están. Es lo que cabe esperar de las sociedades de mercado: la ignorancia de las externalidades, esto es, el impacto de una transacción sobre los no involucrados, que en este caso son nuestros descendientes”.

En ese complejo escenario dominado por una “plutocracia global”, en palabras de Chomsky, la lucha es por la soberanía a las dos orillas del Atlántico. América Latina y Europa se encuentran frente al espejo, ahora que en el Viejo Continente se conocen de cerca las brutales consecuencias de las políticas de ajuste neoliberales; y desde este lado del charco se observa con esperanza el ascenso de Podemos en España o el triunfo de Syriza en Grecia. Los retos son diferentes, pero, como señaló un aplaudidísimo Iñigo Errejón, aparece una oportunidad histórica para el diálogo y el intercambio de experiencias y un nuevo orden político se gesta en las plazas y las calles, indicó el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, que recordó la necesidad de luchar por el poder estatal, sin olvidar la necesidad de construir espacios autónomos de poder desde lo comunitario. García Linera cerró el evento volviendo al eje central de la solidaridad con Venezuela: les dijo a las derechas estadounidenses y europeas: “Ustedes son un peligro para la soberanía latinoamericana”. Y terminó recordando a los españoles que, frente a las políticas de ajuste en el sur de Europa, que desde América latina se observan como un dejá vu, otra política es posible.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Nazaret Castro

Nazaret Castro

2 comentarios

  1. ArroyoClaro
    ArroyoClaro 14/03/2015, 21:56

    La conspiración y la manipulación informativa del imperio contra Venezuela viene de lejos. Concretamente desde que no puede someterla.

    Ese extraño dictador llamado Chávez, por Eduardo Galeano:
    https://www.youtube.com/watch?v=JEgH0j7hdTU

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM57 – Febrero 2018

Última hora

Tus artículos

Reflexiones tras los Goya de un actor (aún) “desconocido”

"Con un consentimiento explícito y un entendimiento y afecto previos trabajados entre profesionales con madurez suficiente, se puede llegar a la creación artística desde muchos lugares", escribe Aser García Rada.

Los socios/as escriben

“La desigualdad es más profunda que el tema salarial si la llevamos a la desigualdad de género y la de clase”

La escritora y directora Irene Hernanz reconoce también su admiración por el bilingüismo en Cataluña.

Año nuevo… Seguimos como siempre

"¿Vamos a seguir un año más diciendo prácticamente lo mismo, repitiendo el discurso que está llevando a un progresivo declive del impulso transformador de la sociedad?".