lamarea.com

sábado 22 septiembre 2018

Internacional

Manolis Glezos denuncia el acuerdo de préstamo griego como un “espejismo”

El político más veterano de Syriza, el héroe de guerra de 94 años y eurodiputado Manolis Glezos, se opone a la decisión de su partido de extender el programa de rescate de la Eurozona.

23 febrero 2015
17:38
Compartir

A continuación reproducimos el comunicado del político más veterano de Syriza, Manolis Glezos, en el que denuncia el acuerdo de préstamo griego al que califica de “espejismo”.

Antes de que sea demasiado tarde:

El hecho de que la troika haya sido renombrada como “las instituciones”, el memorándum como el “acuerdo” y los prestamistas como “socios” – de la misma manera que llamar carne al pescado- no cambia la situación previa.

No puedes cambiar el voto del pueblo griego en las elecciones del 25 de enero.

El pueblo griego ha votado por lo que Syriza prometió: abolir el régimen de austeridad, que no es sólo la estrategia de la oligarquía alemana y de los otros países prestamistas sino también de la oligarquía griega; derogar el memorándum y la troika y toda la legislación de la austeridad; que al día siguiente, con una ley, se derogue la troika y sus consecuencias.

Un mes ha pasado y esta promesa todavía no se ha cumplido.

Es lamentable.

Pido disculpas en mi nombre al pueblo griego por haber ayudado en esta ilusión.

Antes de continuar en la dirección equivocada, antes de que sea demasiado tarde, reaccionemos.

Sobre todo, los miembros, amigos y simpatizantes de Syriza, en reuniones urgentes en todos los niveles de la organización, deben decidir si aceptan esta situación.

Algunas personas dicen que en un acuerdo también debes hacer algunas concesiones. Pero por principios, entre el oprimido y el opresor no puede haber acuerdo mutuo, como no puede haber acuerdo entre el esclavo y el tirano. La libertad es la única solución.

Pero incluso si aceptamos este absurdo, las concesiones que ya han sido hecha por los anteriores gobiernos pro-memorando con el paro, la pobreza y los suicidios, están más allá de los límites de cualquier concesión.

Traducción de Fermín Grodira

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
La Marea

La Marea

2 comentarios

  1. Mancuso
    Mancuso 24/02/2015, 16:50

    Coincido básicamente con lo expresado; han cambiado los términos pero todo continúa igual. Particularmente lo que me indigna es que desde Alemania pretendan entrar en aspectos que los griegos deben decidir, como la reforma laboral (eufemismo bajo es que se esconde trabajo basura y pobreza) u obligar a llevar a cabo privatizaciones.
    Dicho lo anterior Grecia debe ser libre de hacer y legislar como le plazca. Tan sólo que eso será con su dinero. No puede pretender que va a hacer un montón de cosas con el dinero de los demás tan sólo unas semanas después de decir que no va a pagar la deuda.
    De la tiranía capitalista supongo que pueden liberarse; pero lo hipócrita es pedir a los capitalistas dinero para liberarte de su modelo.

    Responder a este comentario
  2. Carmen
    Carmen 24/02/2015, 16:07

    No queda otra al esclavo que liberarnos de la tiranía capitalista.
    O la humanidad o ella.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".