lamarea.com

lunes 19 noviembre 2018

Sociedad

El anonimato de las fuentes periodísticas, en riesgo

La tendencia hacia una posición jurídica más partidaria de limitar el derecho a la información por razones de seguridad se consolida

21 febrero 2015
08:00
Compartir
El anonimato de las fuentes periodísticas, en riesgo
Edward Snowden filtró información sobre el programa de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU.

El anonimato de las fuentes, uno de los pilares de la libertad de información (y por tanto de la libertad de expresión), navega por aguas turbulentas en los países occidentales en los últimos años. Carolina Pina, socia consultora del despacho de abogados Garrigues, experta en derecho a la imagen y en derecho de la propiedad industrial e intelectual, cree que el derecho del periodista a proteger el anonimato de las fuentes “se va a regular más” en el futuro por cuestiones de “seguridad nacional”.

Pina participó el pasado jueves en Sevilla en las jornadas El debate entre el derecho a la información y la imagen pública, organizado por la Asociación para el Progreso de la Comunicación (APD). En opinión de esta experta, en España los tribunales están siendo “benévolos” con sus sentencias hasta ahora, pero  cree que es posible que en el futuro “se ceda en otros derechos como la libertad de información por cuestiones de terrorismo”, según dijo a preguntas de los periodistas sobre la posible evolución legislativa al respecto.

Los expertos vienen a confirmar de este modo la tendencia a la consolidación de una posición jurídica más partidaria de limitar el derecho a la información, que se inició en Estados Unidos en 2005 con el caso Judith Miller, una periodista del diario New York Times que fue encarcelada por un tribunal de Washington por no revelar su fuente tras la filtración de una información de seguridad relacionada con una agente encubierta de la CIA. Pese a que su defensa invocó la primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que consagra la libertad de expresión, la fiscal que contribuyó a su condena basó su alegato en que los periodistas no están habilitados para prometer confidencialidad a sus fuentes. La historia inspiró la película Nothing but the true (Nada más que la verdad).

En las mismas fechas, en España se vivió el caso del ex director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, procesado por no revelar sus fuentes en relación con los atentados del 11-M. Pero en esta ocasión, el periodista fue absuelto de sus cargos al ser tenida en cuenta su apelación al “secreto profesional y al derecho a no revelar las fuentes de información, al amparo de los dispuesto en el artículo 20 de la Constitución”.

Posteriormente llegó el caso Wikileaks, un portal de filtraciones anónimas que publicó miles de documentos sobre las actividades de los aliados en la guerra de Irak, principalmente, y que llevó a su fundador director, Julian Assange, a una persecución por presunto delito sexual que le mantiene aún hoy refugiado en le embajada de Ecuador en Londres.

¿Seguridad nacional o lavado de trapos sucios?

Pese a esta oleada de regulación o intento de regulación del mensajero, lo cierto es que las incursiones de los poderes del Estado en derechos fundamentales de los ciudadanos se han cebado hasta ahora más con las fuentes, una vez identificadas (o presuntamente identificadas), que con el periodista. Pero en cualquier caso, la presión se ha intensificado desde comienzos del siglo XXI con las dos guerras más mediáticas de este periodo.

El caso más conocido es el del soldado y analista de inteligencia Bradley Edward Manning (actualmente Chelsea E. Manning), señalado por el Pentágono como la fuente principal de Wikileaks en la filtración de documentos de las guerras de Afganistán y de Irak, especialmente del video más famoso de esa filtración, Collateral murder (asesinato colateral), que muestra cómo un helicóptero estadounidense mata a un grupo de civiles en Irak del que formaban parte dos periodistas de la agencia Reuters. Manning fue condenado a 35 años de cárcel y se encuentra en situación de máxima vigilancia.

Pero no es el único que ha pagado caro su chivatazo. Tan conocido como el caso Manning es el de Edward Snowden, el analista que filtró información sobre el programa de vigilancia secreta del Gobierno estadounidense. Estados Unidos ha mantenido causas contra una decena de funcionarios en los últimos años basándose en el Acta de Espionaje de 1917, diseñada para criminalizar a los espías e informantes pero no para encausar a los funcionarios que simplemente denuncian ante la prensa o la justicia, con pruebas obtenidas gracias a su trabajo, las actuaciones del Gobierno que consideran abusivas o abiertamente ilegales.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Daniel Salado

Daniel Salado

2 comentarios

  1. rulolira1940
    rulolira1940 28/02/2015, 04:09

    Si no estamos dispuestos a defender con uñas y dientes la libertad de expreión y el derecho de los periodistas de negarse a descubrir sus fuentes de información, estamos entrando paseniñamente en un Estado policiaco.Ya estamos sufriendo la concentración de los tres poderes de Montesquieu en manos de los gobiernos de turno; ya vivimos situaciones en las que un gobernante marca los tiempos de un juicio segun de quien se trate, luego, de ahi a que El Gran Hermano deje de ser un titular y se convierta en la realidade de nuesdtra existencia ya no falta casi nada.
    Precisamos revisar toda la evolución de los poderes públicos en manos de los gobiernos. Si permitimos modificar constituciones segun el interés de los gobiernos de turno, estamos apeándonos del único caballo que podia trasladarnos a unha situacion mejor, gracias a las denuncias que los medios libres e independientes (esa es una meta no alcanzable aún)nos vayan ofreciendo. Una vez que esto esté controlado ya no no queda nada más que dedicarnos a ver la telebasura que nos ofreceran como agua de maio. Yo espero, por la biología, no sufrir esta situación, pero la siento ya en ni interior como algo nefasto para la democracia y para una sociedad sana.

    Responder a este comentario
  2. Carmen
    Carmen 21/02/2015, 21:08

    Si van reprimiendo llegará un momento en que la tensión será inaguantable. Por algún sitio explotará o por varios como ya vamos viendo.
    Creo que no somos lo suficiente agradecidos ni prestamos el apòyo que merecen quienes se han sacrificado tan duramente por defender los derechos y las libertades de tod@s nosotr@s.
    Los que se sublevan contra los crímenes el terrorismo y las perversidades de los Estados y los gritan a la ciudadanía, a un ciudadanía demasiado dócil o adormecida que ya deberíamos habernos revelado hace mucho tiempo.
    Bendito periodismo comprometido. Benditos Snowden, Assange, Manning, Falciani y tantos otros…

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.