lamarea.com

lunes 19 noviembre 2018

Política

El borrador de Constitución catalana plantea prohibir las mayorías absolutas

El texto elaborado por el equipo del juez Santiago Vidal establece una limitación de mandatos a dos legislaturas, listas abiertas y la posibilidad de referéndums revocatorios

02 febrero 2015
13:00
Compartir
El borrador de Constitución catalana plantea prohibir las mayorías absolutas
El juez Santiago Vidal, miembro del equipo que ha redactado el esbozo de la Constitución catalana.

BARCELONA // Limitación de mandatos a dos legislaturas, referéndums revocatorios en caso de que los cargos electos incumplan su programa electoral, listas abiertas y prohibir las mayorías absolutas. Estos son algunos de los aspectos regeneradores de la política institucional que incluye el texto de Constitución catalana elaborado por un grupo de expertos encabezados por el juez de la Audiencia de Barcelona Santiago Vidal, que el pasado sábado presentó el proyecto. Junto a éste también se expusieron otros dos textos que comparten el objetivo de enriquecer el debate sobre una futura Constitución catalana y que han impulsado los equipos de Juristes per la Independència (una sectorial de la Assemblea Nacional Catalana) y constitucio.cat, cuyo portavoz es el profesor de Ciencia Política Oriol Vidal-Aparicio.

Desde finales de 2013 y en el marco del proceso soberanista instalado en Cataluña, Vidal, con un equipo de diez juristas y expertos en Derecho Constitucional, ha estado confeccionando el borrador de una eventual Carta Magna catalana con el objetivo de que pueda servir de base al Parlament en el caso de que se constituyese una futura república. El resultado es un texto de 97 artículos breves y concisos que avanza ostensiblemente en aspectos renovadores de la política, así como en la protección del Estado del Bienestar, en comparación con la Constitución vigente desde 1978 en el Estado español.

Uno de los aspectos más destacados sobre la regulación de la vida parlamentaria de este esbozo de Constitución es el veto a las mayorías absolutas, que el magistrado explicó así en la rueda de prensa celebrada el sábado en el Ateneu Barcelonès: “El partido o lista que consiga mayor aceptación ciudadana tendría mayoría de escaños, pero nunca más del 49%. De este modo se impediría el error de algunas democracias de que, si un partido consigue la mayoría absoluta, el poder legislativo deja de representar al pueblo y representa a ese partido”.

El borrador fija listas electorales abiertas, en las que los electores “podrán votar indistintamente a cualquiera de los candidatos”, y como medida de control ciudadano establece la posibilidad de que los electores puedan impulsar un referéndum revocatorio sobre los cargos públicos (alcaldes, concejales y diputados) que “incumplan sistemáticamente” su programa electoral. Para ello, sería necesario reclamar ante la Justicia la celebración del referéndum presentando como aval las firmas de un mínimo del 25% de los electores de la lista votada. Por otro lado, en su artículo 42 especifica que “cada diputado disfruta de plena libertad a la hora de emitir su voto, y por lo tanto, no está obligado a seguir ninguna disciplina de partido”.

La limitación de mandatos a dos legislaturas –cuya duración pasaría de cuatro a cinco años- y la obligatoriedad de que todos los diputados hagan público su patrimonio antes de tomar posesión de su cargo y lo actualicen en el momento de dejarlo, son otras de las cuestiones planteadas. En materia de transparencia, se hace hincapié en que la Administración del Estado estará obligada a hacer públicos “todos los datos relevantes en relación al gasto público”, y a “fomentar la participación colectiva en las decisiones referentes a las prioridades que deben recoger los presupuestos”.

El borrador preparado por el equipo de Vidal define a ese eventual Estado catalán como una “república parlamentaria unicameral y no presidencialista”, con un presidente de la República y un primer ministro. Este Estado sería aconfesional y, por tanto, se explicita que “ninguna religión podrá ser subvencionada con fondos públicos”. El texto establece el catalán como lengua oficial, con el castellano como lengua cooficial. La capital se mantiene en Barcelona, y como desarrollo de los principios de “proximidad y descentralización”, fija que el Consejo de Ministros se reúna por lo menos una vez al año en las ciudades de Girona, Lleida y Tarragona.

Renta Mínima e igualdad salarial

En el capítulo de derechos, la Constitución elaborada por el equipo de Vidal establece una Renta Mínima que permita a todas las personas en situación de necesidad o riesgo de exclusión social “desarrollar una vida digna”, una propuesta que actualmente ya tramita el Parlament vía Iniciativa Legislativa Popular. También señala expresamente que el hombre y la mujer “tienen derecho a un salario igual por un trabajo equivalente”, así como “derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica, con independencia de la orientación sexual de la pareja escogida libremente”.

El texto dedica una especial protección al medio ambiente, y establece que la lucha contra la contaminación será una “prioridad en todos los planos públicos”, así como encarga a los poderes públicos velar por “la preservación de la biosfera, la conservación de los sistemas ecológicos, y la regeneración del agua, el aire, la tierra, la fauna y la flora”.

El articulado señala a Cataluña como “territorio libre de ejército y de fuerzas armadas”, a excepción de la policía propia (los Mossos d’Esquadra), subraya que “la economía de mercado deberá permanecer siempre sujeta a criterios de regulación equitativa aprobados por los legítimos representantes”, mantiene el euro como moneda propia de Cataluña y destaca la voluntad de seguir formando parte de la ONU y la Unión Europea.

En una entrevista con La Marea, al ser preguntado sobre si el equilibrio de fuerzas en el Parlament permitiría mantener el espíritu progresista del texto Santiago Vidal se mostraba confiado: “La ciudadanía ya no confía en los dos grandes partidos, en el bipartidismo clásico, y lo que quiere es que sus representantes sean mucho más abiertos, más transversales, es decir, que haya un pluripartidismo. En el momento en que tienes un parlamento, y un gobierno, que necesariamente debe pactar muchas cosas, eso obliga a una negociación democrática que creemos que es muy positiva”.

Durante todo el 2015, el texto restará a disposición de los ciudadanos en la página web unanovaconstitució.cat para que aquél que lo desee pueda introducir enmiendas y votar los distintos artículos. Este lunes, algunos de ellos acumulaban ya 24 enmiendas. Una vez finalizado este proceso participativo, se redactará un documento final que será entregado al Parlament. Vidal, que se enfrenta a su posible inhabilitación por su participación en la redacción del texto, expresó su confianza en que, de darse el caso, el Parlament –que, subrayó, es el único órgano representante de la soberanía popular y quien deberá elaborar la Constitución-, tenga en cuenta las aportaciones de este trabajo.

faldon_noticias

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Brais Benítez

Brais Benítez

2 comentarios

  1. María R.
    María R. 08/02/2015, 21:20

    Es un magnífico ejemplo y una gran esperanza incluso para los no catalanes.
    Si esta Constitución se puede llevar a cabo creo que más de una de Tierras involucionistas acabaremos exiliándonos a Catalunya.
    Territorio aconfesional, libre de ejército y de fuerzas armadas, lucha contra contaminación, República, nada de mayorías absolutas, Protección del Estado del Bienestar, ect.
    Por fín retorna la Catalunya progresista ¡Enhorabona!

    Responder a este comentario
  2. Jordi
    Jordi 03/02/2015, 07:31

    Con una constitución así, yo también querría la independencia.
    En todo caso, dudo que las mayorías políticas existentes actualmente en Catalunya, que son independentistas, la asumieran, aunque es cierto que estamos en una época de gran volatilidad de las mayorías políticas.
    El único pero que le veo a esta propuesta de constitución es la articulación de el referendo revocatorio. Tal y como aparece en el texto, puede ser una herramienta de boicot del normal funcionamiento de las Instituciones de gobierno por parte de organizaciones opositoras no necesariamente bienintencionadas.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.